SOMOS EL VIENTO QUE AVIVA EL FUEGO

Compartir en Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

VII ENCUENTRO DE JOVENES CRIC

Este es el tiempo de los jóvenes, de aquellos que buscan el camino con esperanza de libertad. Esta vez, ese camino nos llevó al resguardo y municipio de Jambaló, zona media, vereda La Mina; este bonito territorio rodeado de montañas verdes, atravesado por quebradas y ríos, sembrado de maíz, caña y cabuya; el mismo en el que mayores y mayoras han tejido su pensamiento, han sembrado resistencia, armonía, y que hoy estamos caminando.

Jóvenes de gran número de resguardos y pueblos del Cauca llegaron hasta aquí, de los pueblos Nasa, Misak, Yanakuna, Kokonuco, Polindara, Inga, Totoró, Eperaras Siapidaras y Ambaló; muchos de ellos emprendieron largos viajes cruzando valles, páramos, ríos y montañas. Otro gran número de jóvenes haciendo travesías aún más largas llegaron desde otros pueblos del gran territorio nacional, desde el pueblo Nasa, Zenú y Embera y aún se encuentra en camino el pueblo Awa.

Todos vienen aquí con algo en común, son jóvenes pertenecientes a los pueblos originarios, los que portan la sangre de Juan Tama, La Gaitana, Quintín y muchos otros mártires que viven en nuestra memoria y hoy sus espíritus nos acompañan y guían. Esos mismos líderes que en algún momento enseñaron a cuestionar, a pensar, a preguntar, a sentirse orgullosos de portar la sangre de guerreros milenarios, a no tragar entero.

Este será un espacio de pensar en el camino que espera a la juventud indígena, de aceptar y reconocer que son un pilar fundamental en las luchas de los pueblos originarios, mostrar que los jóvenes son alegría, danza, música y tejido; pero que también hay una posición política fuerte y clara, clamando ser escuchados en los territorios, en la organización, en el país, en la vida.

Por: Equipo de comunicaciones

VII encuentro regional de Jovenes CRIC

Publicaciones relacionadas