Los verdaderos terroristas atentan contra la Minga

Compartir en Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Los verdaderos terroristas atentan contra la Minga

El día de hoy 8 de abril recibimos un panfleto amenazante de parte del autodenominado grupo Águilas Negras en retaliación por la gran minga que acabamos de desarrollar por nuestros derechos, amenazando de muerte a nuestras autoridades y coordinadores de Guardia Indígena, en coincidencia con las declaraciones amenazantes y autoritarias hechas a través de twitter por parte del senador Álvaro Uribe Vélez, ambos hechos que explícitamente exhortan a la violación de los Derecho Humanos.

La coincidencia en el discurso nos pone en gran sospecha sobre su cercanía, a sabiendas que ambos planteamientos defienden sectores políticos y económicos para los cuales los derechos de las comunidades indígenas van en contra de sus intereses. Además de utilizar un discurso estigmatizante y lejano de la realidad, teniendo en cuenta que uno de los compañeros que aparecen en el panfleto sufrió un atentado hace menos de un mes. Con ello vale la pena recalcar los hallazgos de la Fundación Paz y Reconciliación1 de las autodenominadas Águilas Negras de las cuales se concluye que:

  1. Hay sectores en la legalidad, como supuestos empresarios, políticos o particulares, que contratan sicarios para asesinar o amedrantar personas, y se hacen colocar el nombre de Águilas Negras. Es decir, Colombia ha generado unos mercenarios ilegales que se utilizan como grupos privados de seguridad.
  2. Se encontraron evidencias de que agentes institucionales utilizan panfletos con el nombre de Águilas Negras para amedrentar comunidades, individuos e incluso grupos de jóvenes con comportamientos violentos.
  3. También se encontraron que este nombre de Águilas Negras es utilizado por particulares, mediante panfletos, para infundir miedo a diferentes comunidades.

Rechazamos el planteamiento de que nuestra organización en sus 48 años de lucha por los derechos de los pueblos indígenas se le vincule con el terrorismo y denunciamos de ello que el nombre de Águilas Negras tiene fines políticos al servicio de los sectores más retardatarios del país, en clara relación con el partido de gobierno centro democrático y de las fuerzas Militares, quienes se alinean ideológicamente con los contradictores de nuestro proceso de resistencia, el cual desarrollamos como pueblos originarios desde hace más de 527 años.

Rechazamos la utilización de la violencia y el terrorismo desplegado por estos sectores, en cabeza del Senador Álvaro Uribe Vélez justificando abominables masacres y atacando los acuerdos que hemos acabado de suscribir luego de 10 muertos y alrededor de 90 heridos.

Vemos con temor el retorno de aquellos días oscuros de la “seguridad democrática” en que el paramilitarismo estuvo en auge bajo el gobierno de Álvaro Uribe Vélez y nos preocupan especialmente estos hechos, a sabiendas de las diferentes movilizaciones que amplios sectores del país tiene proyectadas para los próximos meses, pues dan el mensaje de que la protesta social ratificada como un derecho constitucional, y que es consecuencia de la estreches del régimen político y la corrupción de las instituciones públicas, es atacada por este gobierno, reacio a escuchar las demandas de los sectores populares en Colombia.

Álvaro Uribe Vélez con sus pronunciamientos irresponsables estimula el odio, el racismo y el clasismo, vilipendiando el anhelo de Paz de todos los colombianos y justificando masacres contra las comunidades que resistimos a su modelo de Muerte.

Le responsabilizamos a él y a su partido centro democrático por lo que pueda suceder con los compañeros amenazados y urgimos a las organizaciones Garantes de Derechos humanos la Oficina de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos – ONU DDHH, MAPP OEA, medios locales y nacionales de comunicación a visibilizar lo que está pasando, pues hace parte del asesinato y amedrentamiento sistemático al que estamos expuestos por reclamar nuestros derechos sociales y ancestrales.

Cuenten con nosotros para la paz nunca para la guerra

Publicaciones relacionadas