La pelea es contra el régimen y el modelo económico no contra nosotros mismos

Compartir en Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

El Consejo Regional Indígena del Cauca –CRIC-, representado en los 10 pueblos indígenas (Misak, Nasas, Yanaconas, Eperaras-siapiraras, Totoroez, Polindaras, Kisgo, Ambalo, Kokonukos e Ingas), las 11 Asociaciones de Cabildos, las 126 autoridades tradicionales y los más 300 mil comuneros y comuneras indígenas. Nos vemos en la obligación de pronunciarnos ante la sistemática agresión en los innumerables comunicados que han salido a nombre del pueblo Misak, con la siguiente posición política:

  1. En nuestros principios, plataforma de lucha y los quince congresos del CRIC, nunca hemos considerado ni consideraremos al pueblo misak como nuestro contradictor, al contrario los consideramos como nuestros hermanos fraternos.
  2. De igual manera nuestra orientación política siempre ha caminado la palabra en la posibilidad de tejer desde el corazón, la hermandad y la sabiduría con los hermanos afros, campesinos, indígenas y sectores urbanos, que están representadas en las organizaciones sociales y populares del Cauca, con el propósito de fortalecer, consolidar la unidad y resistencia. Nuestra lucha se ha enmarcado contra los terratenientes, la agroindustria y las multinacionales que pretenden apoderarse de los territorios para fines extractivistas y convertir nuestra Madre Tierra como un instrumento de acumulación económica a costa del desplazamiento, la amenaza, despojo territorial y la muerte.
  3. Desmentimos categóricamente las diferentes aseveraciones, calumnias y difamaciones que han hecho contra nuestra autoridad tradicional como es el CRIC, puesto que nos coloca en inminente riesgo por los irresponsables señalamientos a nuestro proceso político organizativo. Por lo tanto hacemos claridad en los siguientes asuntos:
  • No somos mezquinos, egoístas, ni ambiciosos, puesto que hemos caminado el proceso bajo la sabiduría colectiva de las comunidades, asambleas, congresos y movilizaciones sociales que han reivindicado derechos fundamentales para todos los pueblos indígenas del Cauca y Colombia. Igualmente hemos contribuido en la lucha social y popular de la región y el país, tal reconocimiento nos lo hemos ganado pulso a pulso contra el régimen, las políticas del Gobierno Nacional, el modelo económico y político que nos ha querido avasallar.
  • Aquí estamos frentiando y dando la cara como nos ha caracterizado nuestra historia y nuestro proceso, siempre dispuestos a que sea la palabra franca, sincera y desprovista de desconfianzas para establecer caminos certeros y luces que nos permita discernir nuestras diferencias mediante nuestra sabiduría ancestral y así buscar solución a este malentendido o desarmonía territorial.
  • Nosotros, que en toda la historia en el marco de la interpretación de nuestras cosmovisiones hemos aportado a las soluciones de grandes conflictos armados en Colombia, con nuestra sabiduría siempre hemos caminado hacia un horizonte de reconciliación y la paz, en busca del equilibrio y la armonía social, cultural, política y territorial de la región y del país. De esto puede dar fe no solamente la opinión nacional, sino también la opinión internacional.
  • Curiosamente nuestro pueblo hermano misak manda a que el estado colombiano y organizaciones internacionales nos sancionen moral, política y administrativamente. La historia nos ha demostrado que los pueblos indígenas nasas, los misak y todos los demás pueblos, hemos sido víctimas de las políticas del despojo, de la guerra, del conflicto armado, del narcotráfico, del desplazamiento, de la xenofobia, el racismo, por causa de los efectos estratégicos y políticos de este régimen que ha secuestrado nuestras posibilidades de avanzar en nuestros procesos autonómicos como pueblos.
  • La Guardia Indígena como nuestro símbolo de resistencia milenaria, es el resultado de una de las acciones colectivas de la comunidad y en el marco de este conflicto nos hemos ganado el respeto, la admiración y hemos sido galardonados a nivel nacional e internacional, como grandes forjadores de la paz. Por lo tanto nos duele que en los diferentes comunicados generalicen imágenes puntuales, en una estrategia de desprestigiarnos y de colocarnos como victimarios a todas y todos, que hacemos parte del CRIC. Si es cierto, que en algunos apartes de este conflicto puntual entre la comunidad del Resguardo La Laguna y la comunidad de Ovejas Siberia, se han presentado confrontaciones físicas de parte y parte. En ese sentido, serán las mismas comunidades que les corresponda investigar, corregir y sancionar tales actuaciones de acuerdo al ejercicio del derecho propio, puesto que no es orientación política del CRIC agredirnos entre pueblos hermanos.
  • Hermanos misak, nosotros no somos sus enemigos, de tal manera que nos preocupa que los que escriben sus comunicados manden a que el estado colombiano detengan y congelen nuestros acumulados que nos hemos ganado en todo el proceso de lucha de nuestra historia. No es cierto como ustedes habilidosamente lo dicen en sus pronunciamientos que los recursos que nos corresponde como derecho propio, como indígenas y ciudadanos colombianos que son para la educación, la salud y proyectos de inversión social los estemos utilizando para hacerle daño a un pueblo hermano, esto es una calumnia contra nuestro proceso organizativo.
  1. Hacemos un llamado a la cordura, a la serenidad y a la sabiduría a los líderes del pueblo misak, para que no siga envenenado a su pueblo y al resto de opinión pública en contra de nuestra organización. Al contrario los invitamos a que no nos sigamos agrediendo mediante estos comunicados y que nos sentemos como personas responsables del futuro de nuestras próximas generaciones a conversar y desarmemos nuestros corazones en procura de ser propositivos y buscar una salida o una solución a esta desarmonía territorial entre la comunidad del Resguardo La Laguna Siberia y el Cabildo de Ovejas Siberia.
  2. Proponemos fortalecer la ruta de conversaciones que hemos establecido entre las dos comunidades, las organizaciones regionales y nacionales indígenas, el Gobierno Nacional, Departamental y Municipal, la Defensoría del Pueblo con el acompañamiento de las Naciones Unidas y la OEA; a que sigamos buscando la manera, la forma, el procedimiento y la formula que nos permita que las dos comunidades no se confronten y más bien busquen la posibilidad de llegar a un feliz término.
  3. Consideremos de que hemos avanzado y es fundamental convocarnos en el ejercicio de operativizar el día jueves 23 de agosto del 2018 la comisión de verificación en terreno, con la comisión conformada y acordada por las partes. Esto con el fin de buscar la posibilidad a que las familias misak sigan regresando a los predios particulares como ya lo han venido haciendo. De igual manera propiciar espacios donde la comunidad Nasa del Resguardo La Laguna y la Comunidad Misak del Cabildo Ovejas, establezcan sus conversaciones y lleguen a posibles acuerdos.
  4. Como CRIC, reiteramos nuestra exigencia al Gobierno Nacional en cabeza del Presidente Ivan Duque, a la Ministra del Interior, al Ministro de Agricultura y al Director de la Agencia Nacional de Tierras, presenten de manera ágil y oportuna como van a solucionar la petición de tierras de las dos comunidades y el sector campesino. Esta desarmonía territorial se debe a su negligencia como instituciones de no cumplimiento de acuerdos y generar este conflicto estratégicamente para debilitar nuestra dinámica organizativa. Es fundamental que se presenten de manera oportuna en la comisión que se ha conformado para que brinden las garantías necesarias para poder dirimir esta desarmonía en Siberia Caldono.

 CONSEJERÍA MAYOR

CONSEJO REGIONAL INDÍGENA DEL CAUCA –CRIC-

Popayán, Cauca, 21 de agosto del 2018

Publicaciones relacionadas