La pandemia mortal en nuestros territorios sigue siendo la violencia ocasionada por grupos armados.

Compartir en Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Con mucho esfuerzo y con la esperanza de ver crecer a nuestros hijos sanos, inteligentes, con buena salud, preparados para ayudar a otros y dispuestos a servir a la comunidad, las mujeres entregamos nuestra vida para ver germinar una semilla que no aceptamos sea violentada en su crecimiento.

Debe ser claro para todos, que las mujeres ¡no parimos hijos para la guerra! Por eso hoy nos duele y rechazamos de manera contundente el hecho de confrontación armada presentado el día 15 de abril de 2020 entre disidencias de las Farc y tropas del ejército colombiano en inmediaciones de las veredas El Damián, Rio negro, Buenavista y la Laguna resguardo de Tacueyo en el Municipio de Toribio Cauca, donde resultó herido de gravedad YILBER ANDRES YATACUE MENDEZ de tan solo 14 años de edad que se encontraba en el corredor de la vivienda acompañado de su madre,  El menor fue afectado por dos impactos de arma de fuego, uno en la mano y otro que recibió en la frente, posteriormente fue llevado a la ESE CXAYUCE JXUT donde recibió la debida atención, sin embargo, por la complejidad de sus heridas tuvo que ser remitido a otro nivel, lamentablemente falleció llegando al hospital FRANCISCO DE PAULA en Santander de Quilichao, allí a pesar del procedimiento de reanimación realizado por el equipo médico fue imposible mantenerlo con vida y falleció aproximadamente a las 4:20 de la tarde de ese mismo dia.

Quizá, nosotras como mujeres entendamos el dolor que hoy está sintiendo su familia y especialmente su madre, la ausencia de la partida y hoy la siembra de su semilla nos apachurra el corazón y las lágrimas no dan espera, sabemos es algo difícil de aceptar y solo quien ha tenido que vivir este horrible momento sabe cómo enfrentar.

Hechos como este nos llena de impotencia, es indigno y debe ser rechazado por todos y todas, no es justo que los violentos acaben con la vida de nuestros niños y además vuelvan a utilizar nuestro territorio como campo de batalla dando rienda suelta a su odio infundado que aumenta el riesgo, afecta las familias y la dinámica de gobierno propio que hemos establecido desde los mandatos comunitarios.

Nosotras hoy no lloramos porque seamos débiles, lloramos porque no hemos perdido nuestra sensibilidad ante tanto atropello, nos duele la ignorancia de quienes utilizando armas y otros medios atentan contra la vida de nuestros hijos, de la armonía en el territorio y nuestras prácticas para las que exigimos respeto de parte de los violentos vengan de donde vengan.

Deseando llegue pronto la fortaleza a la familia para superar este daño ocasionado, enviamos nuestra fuerza a la familia Yatacue Méndez, estamos seguras que Yilber seguirá presente ahora en el cantar de las aves que libremente revolotean por nuestros espacios de vida.

¡YILBER, YILBER, YILBER… PRESENTE, PRESENTE, PRESENTE BAKACXTHEPA!

 Abril 18 2020

Por: Colectivo de Comunicación Nasa estéreo de Toribio

Publicaciones relacionadas