CUANDO EL DOLOR MÍO SEA EL SUYO, ENTENDEREMOS QUE ES PAZ

Compartir en Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

CUANDO EL DOLOR MÍO SEA EL SUYO, ENTENDEREMOS QUE ES PAZ

Escribo entre lágrimas, no puedo dejar pasar esta fecha tan desapercibida:  el 16 de

septiembre del 2011, cuando truncaron los sueños de la niña, de mi hija, Maryi Vanessa Coicue Coicue, de tan sólo 11 años de edad, quien soñaba ser una lideresa indígena. Ella nació en la Vereda El Credo, Resguardo Indígena de Huellas Caloto, al norte del departamento del Cauca en Colombia.

El día en que ese artefacto explosivo cayó en nuestra vivienda, segándole la vida de manera inmediata a mi niña, se presentaban combates entre guerrillas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia- FARC- EP y el Ejército Nacional de Colombia.

Hoy 8 años después, también a centenares de lideresas y líderes sociales les han cortado sus sueños, tan sólo por pensar distinto al modelo de gobiernos que han dominado el país por varias décadas, borrando así a todo aquel que camine en contravía al modelo imperante en Colombia. Mientras tanto, la gran mayoría de pueblos en lucha, seguimos siendo ignorados, marginados y sometidos a la guerra y en consecuencia a la pobreza.

La guerra en el mundo y en Colombia es un negocio, sumada a la corrupción, al narcotráfico… que reina en todas las esferas de las instituciones del estado. Para eso elaboran proyectos de ley, de reformas de la Constitución Política y demás. Acabando así con las organizaciones sociales que resisten por los derechos colectivos, con los campesinos, afros, mestizos, e indígenas minorizados en sus territorios. Generando estrategias de división, ahondando diferencias y provocando conflictos al interior de las organizaciones, para romper el tejido social e ir logrando sus objetivos.

¿Cómo se entiende entonces, el cierre de los pocos medios de comunicación independientes o comunitarios en las regiones del país? Inventan mentiras para lograr sus propósitos, dicen que no se pueden sostener económicamente. Nos van cerrando espacios, mejor dicho, silenciando la voz. Atacan estos medios porque informan con imparcialidad, porque les pisan los callos a los señores de la muerte, porque investigan a profundidad la realidad, porque sacan a relucir toda la olla podrida que tienen los pocos que quieren seguir gobernado. ¿Por qué será que le dan toda la publicidad a RCN y a Caracol?, ¿de quién son estos medios de comunicación y al servicio de quien están?

Hablemos claro, nos ahogan económicamente, o en lo mejor de los ejemplos: “quitan el agua para que se muera el pez”

Pienso que cada vez vamos para un callejón sin salida, nos vuelven más mendigos, con programas asistencialistas, proyectos que nos dejan más estáticos, sin poder ver más allá de la gran realidad que nos depara la estraga de la guerra. Quiérase o no’, no estamos siendo consecuentes con el discurso de las palabras. No tenemos que decirle al presidente Duque que nos escuche, más bien, si tenemos que escucharnos entre nosotros, entre afros, campesinos, indígenas, mestizos, con la gente que está en contacto con la tierra. Esas personas que día a día se levantan buscando un sustento para sus hijos, a esos que días tras días le ponen la espalda al sol para vender sus productos en el mercado, pero que al regresar a casa llegan con la mochila vacía, porque no le alcanzó para nada.

Quiero que se fortalezca ese sentido de pertenencia, solidaridad, hermandad, unidad, que nos han dejado por décadas nuestros ancestros, mujeres y hombres caídos resistencia. Por ello saludo con orgullo a mi gente que sigue liberando la madre tierra y exigiendo nuestros derechos que nos los robaron; a mujeres, hombres, jóvenes que laboran la tierra sin ningún servicio de prestación social, que sin embargo aportan al servicio comunitario, ejerciendo el servicio como guardia indígena, en la protección del territorio, son ejemplo de admiración.

Es por ello, que hoy más que nunca se hace necesario conocer a profundidad el desarrollo de la guerra que viene prolongándose en el tiempo y en los territorios, conociendo el contexto de asesinatos de lideresas y líderes sociales en Colombia y así prepararnos entre todos a defender la vida de la madre tierra y la vida de todo el ámbito territorial.

Los asesinatos son contra quienes se oponen a un modelo de despojo de tierras, para seguir propagando los monocultivos de caña de azúcar, palma aceitera, bananeras, ganadería a gran escala, o con grandes megaproyectos hidroeléctricos, puertos marítimos, vías de última generación, con los cuales van ocupando la tierra, que ellos necesitan para poder extraer los recursos naturales, biodiversidad, petróleo, carbón, agua, fauna, entre otros. Ellos ven todo como negocio con su codicia, los gobiernos de todos los países en complicidad con muchas multinacionales, saqueadoras o en mejor de las palabras, están en una reconquista legal y permisiva. Generando todo tipo de guerra, desplazamientos, asesinatos, amenazas, propaganda ideologice, formando grupos paramilitares en complicidad con las fuerzas públicas.

Así de esa manera, reapareciendo los llamados falsos positivos en todos los lugares de la geografía colombiana. Están volviendo trisas los acuerdos de paz, incumpliendo los puntos acordados con los ex combatientes, asesinándolos vilmente, obligándolos a volver en armas y así tener justificación perfecta para continuar la guerra. Mientras los que ponemos los muertos y las muertas, somos los hijos de los pobres, mientras ellos y sus hijos se dan la gran vida, llenándose los bolsillos a costa del derrame de sangre de los más inocentes.

Por lo tanto, en nombre de cada una de las familias víctimas, madres, padres, hijos e hijas y demás familiares que hoy sienten mi dolor. Hago el llamado a las organizaciones sociales campesinas, indígenas, afros, mestizas a unirnos más que nunca a defender la vida, a nuestros derechos humanos nacionales e internacionales, a conocer en terreno la verdadera problemática de guerra en Colombia y quienes las generan, de esta manera construir entre todos y todas, un lugar en paz para nuestro hijos e hijas.

Para las personas que quieran acompañar el homenaje a Maryi Vanessa Coicue Coicue, se hará en la Institución Educativa  Agropecuaria el credo territorio ancestral de huellas  el próximo domingo 15 de septiembre desde las   3 de la tarde, en este espacio podemos reflexionar de las diversas  situaciones que nos ha dejado la guerra,quitándonos a nuestros hijos e hijas, padres, madres, hermanos de allí la importancia de seguir luchando por alcanzar la paz en las comunidades y en los territorios.

Escuchemos una entrevista realizada al compañero Avel Coicue quien nos habla sobre el dolor que causa la guerra y el perder nuestros seres queridos.

 Por : Abel Coicué, comunero Nasa desde la distancia obligatoria

Septiembre de 2019

Publicaciones relacionadas