Agradecimientos a los mingueros y mingueras que participaron en la lucha y resistencia de la minga social del suroccidente colombiano

Compartir en Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

La minga ha sido y será un espacio colectivo de los pueblos originarios, donde se intercambia sabiduría, fuerza, alegrías, nostalgias y trabajo de reciprocidad para un bien común: La Minga social por la defensa de la vida, el territorio, la democracia la justicia y la paz, no es para echar de menos, nos congregamos para defender nuestro territorio con políticas de vida frente a las políticas de muerte que el Estado pretende para los pueblos y comunidades marginadas de Colombia.

Son miles y miles de pasos incansables de los mayores y mayoras, que nos han mostrado el camino, que han dado el sentido del caminar, desde la humildad y sabiduría, de sus palabras convertidas en acción y ejemplo de vida, de quienes vamos siguiendo sus enseñanzas del día y del atardecer, cuando contemplamos su esencia desde que despunta el sol. Desde la tulpa, sabedores y sabedoras en su diálogo espiritual nos orientan el momento de la fuerza con el que los mingueros y mingueras deben afrontar las situaciones en el espacio y tiempo.

No hay palabras para agradecer a la guardia indígena, nuestras y nuestros guerreros milenarios que día y noche nos enseñaron la tranquilidad y la verraquera con la que hay que defender la vida. Su compromiso con el pueblo, dejo ver enterita su alma de joven, la confianza que nos brindaron fue a costa de sus propias vidas, y en la lucha toca así, defender la vida así nos cueste la nuestra, eso lo aprendimos de ustedes, nuestros dolores y alegrías nos juntaron y nos dan la fuerza para continuar porque como dijimos, la minga no ha terminado. ¡GUARDIA, GUARDIA! ¡FUERZA, FUERZA!

Las mayoras que silenciosas en las cocinas apuran la preparación de los alimentos, su amor y sabiduría se transformaban en ricos manjares para las y los mingueros, así como el fuego, resplandecía las alegrías de las mayores quienes a la hora de la cena compartían sus anécdotas, sus experiencias y entre risas y bromas aconsejaban a los jóvenes de como se ha construido el proceso, como el coraje se convertía en fuerza y la lucha es resultado de la resistencia.

A los que escucharon atentos los informes y las reuniones, las manos diestras de algunas tejedoras indicaban a los niños, que cada momento es infinito, que debe aprovecharse para seguir construyendo, que en cada minuto se hace minga y que no debemos parar.

La mujer, pilar fundamental de los procesos organizativos, dadoras de vida, siempre con la frente en alto, que con su valentía demuestran dignidad. A nuestras autoridades indígenas, consejeros zonales, comisionados, voceros, coordinadores de programas, dinamizadores en general, como también a cada familia que desde sus hogares aportaban con sus productos alimenticios a la minga, a los amigos nacionales e internacionales que expresaron su solidaridad.

A los periodistas de los medios alternativos, televisivos, radio y prensa nacionales e internacionales, que cumplieron con el deber de comunicar mas no de informar, en especial a los que pisaron barro, trasnocharon con la guardia, se untaron de minga, se mojaron, disfrutaron de alimentos propios y escucharon narrativas de mucha alegría que caracteriza las comunidades movilizadas. Pero, por qué no también a los que filtraron la información desde los escritorios, desde los consejos de redacción, con subjetividades o imaginaciones estigmatizando la protesta social, faltándole el valor ético, pero como en toda minga se ve de todo, lo que no contaron fue con la astucia de NADIE TV presente en el lugar de los hechos.

CRIDEC, CRIHU, CAMPESINOS, AFROS recordaremos con fuerza y amor, la dignidad demostrada por los pueblos de aquí y de allá, que con sus banderas en alto y gritos de consignas, en un solo sentir, tejieron cada uno de los mingueros y mingueras los hilos de vida, que nos permitieron hilar la mochila en la que vamos echando nuestras luchas y resistencias, haciéndolas una solo palabra, una sola acción, que será compartida en el camino.

Los y las llevamos presentes, quizás no existan palabra alguna para agradecerles, pero como en toda minga, no nos faltará un buen plato de mote y una totuma de guarapo para seguir compartiendo.

Consejo Regional Indígena del Cauca-CRIC

Programa de comunicaciones CRIC

Red AMCIC

Estudiantes de comunicación propia-UAIIN

Publicaciones relacionadas