Propuesta Política de los Pueblos

Propuesta Política de los Pueblos

Propuesta Politica de los pueblos

PROPUESTA POLÍTICA Y DE ACCIÓN DE LOS PUEBLOS INDÍGENAS

Colombia, 08/26/2004, Fuente: Organizaciones Indígenas de Colombia
Autor: Organizaciones Indígenas de Colombia

MINGA POR LA VIDA, LA JUSTICIA, LA ALEGRÍA, LA AUTONOMÍA Y LA LIBERTAD Y MOVILIZACIÓN CONTRA EL PROYECTO DE MUERTE Y POR UN PLAN DE VIDA DE LOS PUEBLOS

Presentación:

Este es el documento marco adoptado y aprobado por las organizaciones indígenas abajo firmantes de los niveles nacional y regional como orientación política y estratégica básica para la Minga y la Movilización. Se propone que las organizaciones, autoridades y programas de las comunidades indígenas lo estudien y lo manejen para los efectos de educación y discusión interna y externa. El documento será compartido a través de las páginas y medios electrónicos con el propósito de recibir comentarios, propuestas y reacciones de las organizaciones y de los demás movimientos populares del país y solidarios del exterior. Como documento marco, el contenido es una matriz de trabajo que debe ser explicada, profundizada y desarrollada en diversas formas. Los equipos de comunicación deberán desarrollar materiales para la difusión del contenido y prepararse para responder a los medios de comunicación y a otros agentes sobre la base de su contenido. Se solicita a expertos en diversos temas, líderes y asesores colaboración con el desarrollo y profundización de los temas y propuestas que se incluyen. Al documento deberán anexarse otros que desarrollen información y temas particulares, especialmente aquellos relacionados con las violaciones de derechos humanos cometidas en los territorios indígenas y contra las comunidades y comuneros, como también sobre el tema del TLC y el ALCA y sobre el paquetazo de reformas constitucionales.

Principios:

Este es un mensaje de convocatoria desde los pueblos indígenas que tiene raíces en nuestra voz y nuestra memoria colectiva, pero que no pretende imponerse. Los pueblos necesitamos solidaridad recíproca y unidad, caminar juntos para defender la vida, la justicia, la alegría, la autonomía y la libertad. Partimos de estos principios:
• Lo que sucede hoy en nuestro país y en nuestros territorios es grave, no da espera y debemos movilizarnos de inmediato.
• La situación de emergencia se debe a un problema de fondo relacionado con la estrategia neoliberal y la globalización y por eso la acción inicial es parte de una lucha a mediano y largo plazo. Los resultados que persiguen el ALCA y el TLC representan las formas de agresión más peligrosas y destructivas para las que se realizan las reformas constitucionales y a las que en última instancia sirven la guerra y el terror.
• Las movilizaciones urgentes no son el comienzo ni el final del camino, sino una etapa del proceso que se propone construir en minga alternativas indígenas y populares para que otro país justo, democrático, respetuoso y en paz sea posible.
• Es contrario a la verdad que este Gobierno haya alcanzado o esté logrando la paz, la justicia y el bienestar y que ande por buen camino. Ya estamos sumergidos en la guerra y en una crisis sin precedentes que empeoran con las políticas que se vienen implementando con el falso argumento de superarlas.
• Las comunidades, organizaciones y pueblos indígenas vivimos en carne propia esta realidad y por eso queremos que el país y el mundo sepan que estamos inconformes con el modelo que se implementa en nuestro país y con sus consecuencias.
• Como pueblos ancestrales autónomos rechazamos la intención y la práctica irresponsable y criminal del Gobierno que pretende involucrarnos en la guerra imponiéndonos la disyuntiva de colaborar con las fuerzas armadas o de lo contrario, ser perseguidos y criminalizados como presuntos colaboradores de la insurgencia. En vez de protegernos, el Gobierno y las fuerzas militares son un factor de terror y maltrato en contra de nuestros pueblos.
• Igualmente, una vez más rechazamos la arrogancia, el autoritarismo, la intimidación, los abusos, los crímenes cometidos por la insurgencia contra nuestra organización y nuestras comunidades y sus intentos constantes de cooptar y someter a las organizaciones y de reclutar comuneros y comuneras.
• Reconocemos, respetamos y compartimos la inconformidad y la lucha de otros sectores y procesos populares y nos comprometemos a coordinarnos y a trabajar en unidad y solidaridad recíproca con ellos desde nuestra autonomía.
• Rechazamos por principio y por experiencia cualquier intento de cooptación, apropiación, manipulación o explotación de nuestro proceso.
• Es fundamental reconocer y no caer en la trampa que busca dividir a las comunidades indígenas contra las campesinas y afro-colombianas. Estas viejas estrategias explotan y generan diferencias para dividir los procesos populares.
• Nos distanciamos de quienes aseguran que solo es posible el desarrollo y el bienestar aplicando las fórmulas y las recetas del mercado multinacional global. El deterioro de las condiciones de vida y la creciente pobreza e inseguridad de los pueblos es evidencia de lo contrario. Como pueblos indígenas reconocemos en estas promesas la versión actualizada de la vieja estrategia de exterminio y dominación que vienen aplicando desde la conquista. Recurrentemente nos han dicho que por nuestro bien debemos ser exterminados y que no hay lugar para nosotros en el presente ni en el futuro. Hoy como siempre reiteramos que no hay presente ni habrá futuro sin nosotros porque defendemos la vida, el equilibrio y la armonía. Aseguramos con el peso de nuestra experiencia que sí hay alternativas y es necesario que las encontremos reuniéndonos según nuestros usos y costumbres para soñar y trabajar juntos y desde lo propio consolidar nuestros Planes de Vida.
• El triunfo de la vida sobre la muerte depende de que la fuerza de las armas sea superada por la unidad de las conciencias. La única manera de superar la pesadilla de horror que ocupa el poder es educar, madurar y liberar la conciencia de la gente en defensa de la vida.

• Como siempre, hemos consultado y seguiremos escuchando a los mayores para saber que nos acompaña nuestra fuerza espiritual ancestral en equilibrio y armonía con todos los seres de la vida.

Objetivos de la Minga

Es necesario hacer claridad en algunos aspectos relacionados con los objetivos planteados. Aunque se hacen unas exigencias inmediatas, estas son inseparables e integrales a los objetivos de largo plazo que se persiguen con la Minga. Tener éxito frente a las exigencias urgentes no es el propósito de la Minga. En este sentido también es necesario aclarar que con la marcha y con la movilización inicial no termina la Minga. Teniendo en cuenta estas clarificaciones, se plantean los siguientes objetivos:

1. Para el Movimiento Indígena hacia adentro:

• Convocar una Minga que respondiendo a la grave amenaza que representa para la vida de las comunidades indígenas la agresión neoliberal que enfrentamos, nos comprometa con un proceso de formación y lucha que nos lleve a hacer conciencia de la agresión, resistirla y construir alternativas de vida desde lo propio.

2. Desde el Movimiento Indígena hacia fuera:

• Plantear exigencias de carácter urgente encaminadas a detener políticas, procesos y proyectos que amenazan la supervivencia y la seguridad de nuestros pueblos, organizaciones y comunidades.
• Establecer instancias y mecanismos de articulación y convergencia con otros procesos y organizaciones populares que nos posibiliten trabajar y actuar unidos para fortalecer la resistencia y construir alternativas que hagan posible un país diferente.
• Fortalecer la solidaridad recíproca con pueblos y procesos de las Américas y del mundo que comparten la resistencia y nuestra lucha por un mundo posible y necesario.

La Historia es Memoria que Muestra el Camino:

Desde nuestro origen somos pueblos de la vida. Nacimos con todos los seres vivos. Nuestros Dioses nos enseñaron a convivir en el territorio para defender el equilibrio y la armonía. Somos pueblos ancestrales y originarios. Los conquistadores trajeron a estas tierras su proyecto de muerte. Vinieron con afán de robarse la riqueza y explotarnos para acumular. El Proyecto de Muerte es la enfermedad del egoísmo que se vuelve odio, guerra, mentiras, propaganda, confusión, corrupción y malos gobiernos. Los pueblos indígenas somos pueblos en RESISTENCIA. No nos han dejado descansar. En cada época de agresión utilizaron estrategias diferentes para exterminarnos o someternos. Siempre nos tocó defendernos empezando por descubrir lo que había detrás de la máscara de mentiras y promesas con las que llegaron a robarnos y matarnos, según ellos “por nuestro bien”. Para cada agresión hemos tenido que diseñar otra forma de resistencia. Aquí estamos y aquí nos quedamos. Tuvimos que resistir al conquistador asesino con las armas. En la colonia usamos las letras y la religión para llegar al monarca y obtener reconocimiento para nuestro territorio. En la república impedimos que nos convirtieran en esclavos de terratenientes rescatando primero nuestra conciencia milenaria de indígenas y levantándonos desde el hambre y el dolor para recuperar nuestras tierras. Nos unimos alrededor de una plataforma de lucha sustentada sobre los principios de UNIDAD, TIERRA Y CULTURA. Rescatamos la TIERRA DE LA GENTE PARA LA GENTE. Luego nos comprometimos con avanzar hacia la AUTONOMÍA a través de la reflexión, la conciencia y la participación para formarnos como GENTE PARA LA TIERRA con formas de gobierno e instituciones propias. Pero ahora reconocemos una amenaza mayor y nos corresponde organizarnos para resistirla y pervivir.

En cada época nos solidarizamos con otros pueblos oprimidos y excluidos con quienes compartimos la lucha y el sufrimiento y también recibimos solidaridad a manos llenas. Recogemos en la memoria de la historia una cosecha de gratitud y unidad que nos ha costado mucho. Por eso sabemos que no estamos solos para enfrentar la mayor amenaza que hemos sufrido hasta el momento. Comprender y enfrentar las estrategias del proyecto neoliberal requiere que sumemos capacidades, compartamos conocimientos y trabajemos juntos. Llamamos de nuevo a todos los pueblos y organizaciones a que nos levantemos al mismo tiempo y paso a paso cada vez más unidos y numerosos, por nuestros derechos y por el de cada pueblo.

Con la misma fuerza con la que rechazamos la agresión neoliberal, rechazamos también la imposición por las armas de ideologías, la intimidación, la represión y las ordenes autoritarias del movimiento insurgente que pretenden negarnos la identidad como pueblos e irrespetan y violentan nuestra libertad para resistir y rebelarnos con autonomía.

La memoria nos enseña y nos muestra el camino: todos resistimos juntos la agresión que nos maltrata, pero cada uno respeta la diversidad y la diferencia para que la tierra del futuro sea un tejido de conciencias colectivas y de autonomías en equilibrio y armonía con todos los seres de la vida.

Lo Urgente Reclama Movilización Inmediata

EL RIESGO ACTUAL ES GRAVE. ESTAMOS OBLIGADOS A HACER EXIGENCIAS PARA DETENER PROYECTOS EN CURSO QUE AMENAZAN NUESTRAS CONQUISTAS Y NIEGAN NUESTROS DERECHOS. LA MINGA SE INICIA CON UNA MOVILIZACIÓN PACÍFICA. NOS LEVANTAMOS EN CONTRA DE:

1. Las Violaciones y el irrespeto a los Derechos Humanos y a la Vida.
Señalamos y rechazamos lo siguiente:

• La implementación de la Política de Seguridad Democrática en nuestro territorio.
• El irrespeto y violación al Derecho Constitucional de nuestros pueblos en el territorio autónomo, lo mismo que a la jurisdicción y a las autoridades propias.
• Los atropellos y las violaciones a los derechos humanos y al Derecho Internacional Humanitario que vienen cometiéndose de manera sistemática y creciente contra nuestro pueblo.
• La presión por parte del Presidente y del Gobierno para involucrar nuestra organización, nuestros lideres y a la Guardia Indígena en el conflicto armado.
• La represión, intimidación, irrespeto a nuestras autoridades y territorios, atropellos y maltratos por parte de la insurgencia.
• El uso de la población civil como escudo en zonas de conflicto y la transformación de pueblos y veredas en escenarios de combate.
• La intimidación, las amenazas y el irrespeto a nuestras autoridades, líderes y comuneros por parte de la policía y de las fuerzas armadas, incluyendo amenazarnos permanentemente con la llegada de paramilitares.
• Las acusaciones falsas a nuestra organización, líderes y comuneros de responder órdenes y colaborar con la insurgencia.
• El desmantelamiento progresivo por parte del Gobierno de programas y políticas necesarias para la protección de la vida y la realización de nuestros derechos colectivos y de los derechos humanos.
• El desarrollo e imposición de políticas y proyectos económicos y productivos que amenazan con destruir la naturaleza y la vida en nuestros territorios.
• También rechazamos la intimidación, el abuso y las acciones criminales por parte de la insurgencia contra nuestros mayores, líderes y comuneros, pretendiendo someternos o castigarnos como colaboradores de las fuerzas armadas del Estado.

2. El paquetazo de La Contra Reforma Constitucional que impone el Gobierno para entregarle el país y su gente a intereses económicos globales.

• Las reformas que propone el Gobierno ignoran el artículo 93 de la Constitución Política de 1991 que eleva los convenios y acuerdos internacionales ratificados por el Estado Colombiano otorgándoles el carácter de artículos constitucionales de obligatorio cumplimiento. Ello impone al Gobierno respetar por ejemplo el Acuerdo 169 de la OIT relacionado con Pueblos Indígenas y los convenios sobre derechos económicos, sociales y culturales entre muchos otros. El paquetazo de reformas constitucionales viola este artículo y los convenios a los que hace referencia y por ello son inconstitucionales.
• Las reformas en curso o propuestas, violan los derechos fundamentales de los pueblos y constituyen una amenaza para la vida. Por ejemplo:
• Pretenden quitarnos la tutela como defensa de derechos populares y colectivos para convertirla en un instrumento para la protección de comerciantes, empresas y mercaderes.
• Nos imponen el estatuto de muerte y terror que llaman antiterrorista, para privarnos de libertad y para matar, arrestar y desplazarnos con impunidad como lo vienen haciendo.
• Modifican el artículo 286 de la Constitución para quitarnos el derecho ancestral como Entidades Territoriales al territorio que es nuestro desde el comienzo de la vida.
• Pretenden imponer la re-elección para que el Presidente que es agente de la muerte complete el trabajo de someternos.
• Aprueban una ley de Alternatividad Penal que garantiza la impunidad de los paramilitares y los remunera por sus crímenes.
• Dan prioridad a los planes económicos sobre el bienestar de los pueblos, privatizan las instituciones públicas y acaban con la salud, la educación, la vivienda, la justicia y todo lo que obliga al Estado a proteger la vida y los derechos del pueblo.
• Nos cierran los espacios de participación y decisión.

3. Los Tratados de Libre Comercio y el Área de Libre Comercio de las Américas que se negocian a espaldas del pueblo para privatizar el país y sus recursos y convertirlos en componentes de la máquina productiva de las multinacionales. Cuando lo firmen, nada será nuestro. Nada. Para empezar, quieren patentar toda la vida en este país para hacer negocio con ella. Ni lo que comemos, ni la tierra donde nacimos y de donde venimos, ni nuestros hijos que pasaran a ser esclavos, ni nosotros mismos convertidos en esclavos y extranjeros en lo que era nuestro país. Los que negocian nos dicen que es inevitable esta entrega y esta muerte porque ellos van a recibir pago a cambio de entregar lo que es nuestro.

Nuestra agenda de lucha propone y convoca alianzas populares amplias a partir de esta movilización para diseñar y poner en marcha una agenda popular de corto, mediano y largo plazo para construir alternativas al modelo neoliberal. Esto propósito incluye plantear unas demandas inmediatas en la perspectiva del proyecto de fondo.

Demandas y Objetivos Inmediatos.

1. Frente a la Represión y la Guerra:

• Iniciar de inmediato los procesos que lleven a una salida negociada al conflicto armado.
• Elevar a la Corte Penal Internacional y a instancias internacionales demandas por violaciones a derechos fundamentales.
• Establecer procesos de negociación en el ámbito regional y nacional en donde los representantes y las propuestas de paz de las organizaciones indígenas y populares tengan un carácter protagónico.
• Cese al fuego y acuerdo humanitario con mediación y supervisión de organismos internacionales con credibilidad y legitimidad.
• Verdad, Justicia y Reparación Integral a las comunidades, familiares y víctimas del conflicto.
• Acompañamiento, observación y solidaridad internacional permanentes en el territorio.
• Replantear el supuesto proceso de negociación con los paramilitares para evitar la impunidad, garantizar que sea real y transparente y proceder en justicia contra quienes han financiado, promovido y participado en estas actividades desde dentro y fuera del Estado.
• Respeto, garantías y recursos para el manejo autónomo y solidario de los recursos, instituciones y servicios públicos y colectivos esenciales para garantizar la vida, el bienestar y la seguridad de la población (salud, educación, justicia, vivienda).
• Liberar las corporaciones públicas, en particular a las ambientales, del control clientelista y corrupto al servicio de intereses particulares y ponerlas bajo la orientación democrática y transparente de organizaciones comunitarias con adecuado respaldo técnico.

2. Frente al Paquetazo de las Contrarreformas Constitucionales.

• Exigir al Congreso de la República no aprobar las reformas antidemocráticas e impopulares a la Constitución de 1991 y respetar los derechos adquiridos consolidados en esta y respetar la voluntad popular expresada en el rechazo al referendo de Octubre del 2003.
• Promover Leyes de Iniciativa Popular para detener las reformas Constitucionales
3. Frente a la negociación del Tratado de Libre Comercio y el ALCA

• Que se desarrolle un proceso nacional para informar a la ciudadanía sobre este proceso, de manera que puedan conocer y debatir sus implicaciones y riesgos de manera transparente y crítica.
• Que la continuación de las negociaciones quede supeditada a que se convoque a la ciudadanía a que exprese su opinión informada sobre la conveniencia o no del TLC a través de un referendo popular sobre el tema con carácter decisorio.
• Que la ciudadanía esté debidamente informada y pueda participar de manera directa y con carácter decisorio en estas negociaciones.
• Que en ningún caso sean sujeto de negociación temas esenciales para la soberanía nacional y el bienestar y seguridad de los pueblos como el de las patentes a la vida, los alimentos y la soberanía alimentaria, la privatización de instituciones y servicios esenciales entre otros.
• Que cualquier tratado que se firme o acuerdo al que se llegue como resultado de un proceso de negociación viciado por la falta de transparencia, de participación democrática o que vaya en detrimento del bienestar de la población y de la naturaleza pierda su validez y lleve a sanciones y reparaciones en justicia de acuerdo con mecanismos expeditos, transparentes y democráticos bajo la supervisión de organizaciones populares con apropiado respaldo técnico.

4. Instalación del Congreso Nacional Indígena y Popular

• Con el respaldo y compromiso de organizaciones y procesos populares y sobre la base de acuerdos de principios y objetivos comunes, crear las comisiones y los mecanismos a través de los cuales se instale inicie sesiones de planeación y organización este Congreso de los Pueblos.
• Crear una Comisión Nacional de los Pueblos conformada por representantes de procesos populares de base de manera que los líderes que allí trabajen en los niveles locales, zonales y nacionales, respondan a asambleas populares que deben ejercer la soberanía y la autoridad máxima. En el país que queremos y que venimos construyendo en nuestros territorios autónomos, los líderes vienen de los pueblos y mandan obedeciendo.
• De esta comisión proponemos que se establezcan de manera inmediata las Mesas de Paz de los Pueblos que promoverán la defensa y promoción integral de los derechos humanos y la solidaridad entre los pueblos que luchan por el Plan de Vida y contra el Proyecto de Muerte.
• Proponemos que se organice esta Comisión Nacional de los Pueblos con criterios democráticos, políticos y técnicos claros y un mandato para que defina mecanismos y acuerde una agenda temática en un término establecido.
• Sugerimos que la Comisión someta a la consideración, modificación y aprobación de las bases populares, las propuestas temáticas y organizativas del Congreso para que este inicie sesiones.
• Aportamos a este proceso nuestra experiencia de Gobierno en los territorios autónomos, según nuestros usos, costumbres, de modo que la máxima autoridad sea siempre las asambleas populares de los pueblos con carácter deliberativo y decisorio y que las autoridades, representantes y líderes manden obedeciendo las decisiones de estas asambleas.

Las Marchas por La Vida y la Dignidad;

El 12 de Septiembre nos concentraremos para iniciar las marchas. Marcharemos unidos por etapas hacia las ciudades en una celebración de la vida y la resistencia. Desde el encuentro inicial y en cada etapa, realizaremos actividades de intercambio y solidaridad entre los pueblos. En esta celebración de la vida, compartiremos nuestras expresiones culturales, nuestras experiencias de vida, nuestro dolor, nuestra inmensa alegría, nuestra vocación de libertad y nuestra propuesta al país y al mundo. Marcharemos y construiremos el sueño en la realidad para que ya no se detenga nunca más. Al terminar la marcha, dejaremos definido de común acuerdo y anunciaremos el proceso que debe seguir para avanzar en la construcción solidaria del Plan de Vida desde y entre los Pueblos. Estamos cansados de esperar y de sufrir. Por fin llega la hora de los pueblos y de la vida. Llamamos a hombres, mujeres, niñas, niños, ancianos y ancianas, organizaciones e instituciones en toda Colombia y en el mundo a que marchen, intercambien y construyan la propuesta en paz, del país y del mundo que debe ser y que se cansó de esperar.

Las Estrategias Actuales del Proyecto de Muerte:

En esta nueva época de agresión, el Proyecto de Muerte que nos amenaza viene con el nombre de Globalización y Neo-liberalismo. Se nos impone con las políticas de Seguridad Democrática y Estado Comunitario del Gobierno actual. La Seguridad Democrática nos mete en la guerra para que unos pocos se queden con nuestra riqueza mientras destruyen nuestras culturas. Nos obligan a ser informantes, a meternos en los grupos armados o a ser soldados campesinos. El Estado Comunitario trae leyes que le entregan la naturaleza y los pueblos trabajadores a las multinacionales para que se sigan enriqueciendo con nuestra miseria.

La agresión que enfrentamos es muy poderosa. Es difícil de ver, de entender y de resistir y tiene medios para meterse en todas partes. Nos hemos dado cuenta de que:

A través de la PROPAGANDA nos muestran un mundo falso. Nos entretienen, nos duermen, ocultan verdades, informan mentiras y nos meten en la cabeza que no pasa nada, que el hambre y la muerte y el desempleo y el desplazamiento y la guerra y las masacres y las torturas son necesarias, o son inventos de terroristas o son un problema de otros, de los que algo deben. Solo las víctimas saben, pero la verdad de los inocentes sacrificados no se conoce porque no es noticia lo que no le conviene a los poderosos que son dueños de la maquinaria de propaganda. La propaganda está en los medios de comunicación, los anuncios publicitarios, los discursos y las promesas de los políticos, los programas educativos y en casi todo lo que vemos y escuchamos y hasta lo que comemos y como nos vestimos. La propaganda sirve para que no entendamos, para que nos dé vergüenza ser nosotros y pertenecer a nuestras culturas. Con propaganda nos roban la imaginación y los sueños y perdemos el derecho de pensar por nosotros mismos, de cuestionar y de tener conciencia. Ciegos, ignorantes y entretenidos, nos vamos convirtiendo en consumidores, en esclavos tontos que sueñan con escaparse al circo de fantasías o al paraíso de ilusiones que es privilegio reservado para los que tienen dinero para comprarlo. Y la propaganda funciona. Creemos las mentiras. Elegimos a los que nos explotan, apoyamos la guerra contra nosotros y contra nuestras familias, aceptamos los proyectos con los que nos roban, compramos lo que nos venden y perdemos lo que tenemos por tratar de ser otros.

A través del TERROR, de la REPRESIÓN y de la GUERRA, las fuerzas del Estado y los paramilitares que actúan en complicidad con estas, convierten en criminal al que piensa y protesta, asesinan impunemente a quienes alzan la voz o se organizan o desplazan a los que viven en un territorio en el que hay riquezas que quieren para explotar. Estos grupos armados matan campesinos, indígenas, sindicalistas, estudiantes, hombres, mujeres, niños y niñas inocentes. Pero el terror da resultado. Les sirve. A sangre y fuego se quedan con la riqueza y someten en silencio a la mayoría. Sin embargo la propaganda del Gobierno y de sus aliados dice que la guerra es contra el narcotráfico, contra el terrorismo, por la defensa del orden, la democracia y la justicia social.

Con el tiempo, la insurgencia que surgió como una necesidad legítima de resistencia popular armada, parece haberse confundido. El discurso de defensa a los derechos del pueblo contra los opresores se contradice en la práctica con el irrespeto y la agresión contra los procesos populares en resistencia. Son muchos los comuneros y líderes asesinados y maltratados por estas fuerzas.

El campo de batalla de los adversarios en combate está en los cuerpos de la gente del pueblo.

A fuerza de balas y mentiras los guerreros y sus cómplices convencen al mundo que en Colombia la única vía es la fuerza. El capital multinacional acumula ganancias con la guerra y los gobiernos apoyan la militarización y el tráfico de armas. La ciudadanía del mundo manipulada y confundida es indiferente en su gran mayoría o apoya a alguna facción armada sin escuchar los gritos de dolor del pueblo. De nosotros piensan: son terroristas y narcotraficantes. A pesar de esto una minoría solidaria nos escucha y apoya.

A través del denominado ajuste estructural, que incluye las REFORMAS y TRATADOS ECONÓMICOS, POLÍTICOS Y LEGALES y de la corrupción que siempre ha existido, el capital multinacional, sus instituciones y sus representantes, transforman el Estado a través de sus gobernantes, para que no responda a su obligación de proteger a la gente, garantizar nuestros derechos, redistribuir la riqueza y promover la democracia y la libre expresión. El Gobierno vende baratas las instituciones y los servicios públicos a empresas privadas convirtiendo todos estos servicios en negocios rentables y en privilegios para quienes puedan pagarlos. Entrega la riqueza, los recursos naturales y ofrece gente a bajo precio o regalada en el mercado mundial del trabajo para que las multinacionales puedan explotar al pueblo. Como esto causa hambre, desempleo y desesperación, la protesta, el crimen, la violencia social y política crecen y el Gobierno responde con propaganda contra los que llama criminales y con más medidas de guerra y represión. De esta manera el capital multinacional y sus agencias e instituciones, los gobernantes y los ejércitos que sirven sus intereses, son parte de una estructura de crimen global organizado que sirve para acumular poder y riqueza a costa y en contra de los pueblos y de la vida en la tierra. Hoy en día, hace falta hacer conciencia de que o se está con los pueblos en la protección del tejido de autonomías para la vida, o se está con el poder multinacional y en contra de los pueblos y de la vida.

Esta agresión, nos confunde, lo reconocemos y tenemos que salir de la trampa en la que nos hacen caer. Cuando no tenemos propuestas propias terminamos negociando las del otro. Cuando esto pasa, ya no somos nosotros: somos ellos. Nos hemos vuelto una parte del sistema, del crimen global organizado. Corremos detrás de recursos y de las leyes que nos imponen. Cada cual por su lado en las oficinas y frente a los funcionarios. Con el tiempo, la autonomía deja de tener sentido, porque la verdad es que nos van convirtiendo en burócratas y a la gente la acostumbran a mendigar la limosna que da el Gobierno. A fuerza de ponernos a negociar sin tener propuestas propias, el sistema se está apropiando de nuestros procesos de nuestras organizaciones. Vemos que lo mismo les sucede a otros sectores y organizaciones populares por efecto de la propaganda, del terror y de las reformas, no solo en Colombia sino en toda Latino América y el mundo.

Pero también sabemos que no estamos solos frente a la agresión y que no somos los únicos que hemos decidido resistir. Los pueblos están despertando. Bolivia, Venezuela, Ecuador, Brasil, Chiapas y muchos más dan testimonio vivo de esta verdad. Para enfrentar al sistema hay que consolidar una propuesta propia. Solo entonces tendremos la fuerza para negociar. Sin propuesta ni fuerza, solo podemos seguir negociando nuestra destrucción. El Proyecto de Muerte debe ser resistido mientras simultáneamente consolidamos el Plan de Vida de los Pueblos.


Propuestas Temáticas para el Congreso Indígena y Popular:

Nunca hemos renunciado a nuestros Principios de Vida, a nuestra dignidad, a nuestra Cultura. Nuestro Espíritu de Lucha está como siempre vivo y dispuesto, apoyado en la memoria que nos orienta y latente en nuestro corazón de indios. Nunca renunciaremos a ser libres.

Pero el mandato ancestral no es egoísta. Nos ordenan nuestros mayores vivir en equilibrio y armonía con todos los seres y con nuestros hermanos y hermanas de todos los pueblos. Nos duele el mismo dolor y nos acerca la misma alegría y esperanza. Sabemos que no estamos solos y que no podemos seguir separados. Tenemos que unirnos desde el dolor y construir un mundo posible. No más muerte. Por eso, esta Minga propone iniciar un Congreso Popular y de los Pueblos como un espacio de unidad, convergencia y trabajo con otros procesos y pueblos que quede establecida a partir de la movilización.

A continuación aportamos ejemplos de temas para la deliberación del Congreso Indígena y Popular como parte de la Agenda Popular de Resistencia al Proyecto de Muerte y para la Construcción e Implementación del PLAN DE VIDA DE LOS PUEBLOS.

1. Referendo Popular Conciente frente al TLC, al ALCA y a la política neoliberal. Que el Pueblo tenga derecho de decidir, de decir NO al negocio que nos roba lo que es nuestro. Que se detengan las negociaciones hasta cuando se convoque una consulta popular y se den las condiciones para informar al pueblo lo que está en riesgo.
2. Autonomía: Soberanía alimentaria, territorial, energética y ambiental. Restringir la importación de alimentos subsidiados y transgénicos, realizar una verdadera reforma agraria integral con crédito, subsidios y apoyos técnicos, respetar los territorios ancestrales y acabar con el hambre.
3. Fortalecer y Consolidar la Producción y el Mercado Interno Comunitario y Solidario. Producir para responder a necesidades y derechos y exportar solamente excedentes. Detener la política de exportaciones que enriquece a pocos y condena a la miseria y a la esclavitud a la mayoría.
4. Renegociar la Deuda Pública desde la Dignidad. Someter al capital financiero, comercial y productivo multinacional a la regulación necesaria para proteger los derechos de los pueblos. No más imposición de políticas de hambre a cambio de más deuda. Que el fondo Monetario, el Banco Mundial y los demás acreedores respondan y respeten la soberanía, la paz y la vida.
5. Defensa de la Riqueza Nacional. El Territorio, la Cultura y la Vida no se negocian. No se entrega la riqueza para que acumulen unos monopolios. Primero está el bienestar colectivo. El valor generado por el trabajo debe distribuirse entre todos en equidad, para generar autonomía y bienestar (salud, educación, justicia). No a las privatizaciones.
6. Reconocimiento y Protección del Derecho de Propiedad Colectiva: No se puede patentar la vida para multinacionales y negocios. La tierra es colectiva, la vida no es propiedad privada. No se puede patentar lo que pertenece a la vida y de lo que depende la armonía y equilibrio.
7. Reforma Tributaria para la Justicia y la Redistribución. Revertir los impuestos a los pobres para financiar y apoyar a los ricos. No al IVA, al impuesto a la comida, a la canasta básica, al salario. Impuestos a los ricos y a las grandes empresas. Promover crecimiento económico pero con redistribución justa y solidaria de las ganancias.
8. No más Guerra. Desarme inmediato. Salida inmediata de todos los actores armados del territorio. Justicia, verdad y reparación integral a las víctimas del conflicto. No más impunidad. Salida negociada a la guerra para alcanzar la paz con justicia social, pero donde se negocian las propuestas populares surgidas de una CONSTITUYENTE POPULAR PARA LA PAZ Y LA VIDA.
9. Enfrentar la producción de cultivos para uso ilícito como un problema social y económico y detener de inmediato las fumigaciones y la guerra contra las drogas. Hacer una guerra contra el negocio del narcotráfico en el norte, en los países de Norte América y Europa hacia donde se va el dinero que se gana con la muerte y la intoxicación de los pueblos.
10. Crear un Sistema Nacional Popular de Comunicación para la Vida y la Verdad en contraste a los monopolios de los medios masivos actuales que desinforman para servir intereses particulares.

Organización Nacional Indígena de Colombia-ONIC
Consejo Regional Indígena del Cauca-CRIC
Organización Indígena de Antioquia-OIA
Organización Regional Embera Waunan-OREWA
Organización Regional Indígena del Valle del Cauca-ORIVAC
Consejo Regional Indígena de Caldas-CRIDEC
Consejo Regional Indígena de Risaralda-CRIR
Consejo Regional Indígena del Huila-CRIHU
Consejo Regional Indígena del Tolima-CRIT
Unidad del Pueblo Awá-UNIPA
Organización Regional Indígena del Quindío- ORIQUIN

AGOSTO 26 DEL 2004

Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca - ACIN CXAB WALA KIWE - Territorio del Gran Pueblo correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Calle 3 - 7 A 20. Telefax: (2) 8290958 - (2) 8293999 Santander de Quilichao - Cauca – Colombia. Desarrollado por Gustavo Ulcué Campo Nasalucx Comunicaciones