Inicio
La locura de querer construir 17 represas en el Alto Magdalena

La locura de querer construir 17 represas en el Alto Magdalena

Un movimiento cívico se empieza a formar en varios municipios del departamento del Huila en oposición a un megaproyecto que transformaría radicalmente el río Magdalena. Ese proyecto ya tiene el aval del gobierno de Colombia y fue formulado por Hydrochina, empresa estatal de ese país.

San José de Apartadó: Carta a Director de Testigo Directo Rafael Poveda

San José de Apartadó: Carta a Director de Testigo Directo Rafael Poveda

"...Si usted hubiera querido transmitirle al mundo la verdadera situación de San José de Apartadó, habría tenido abundante tema.

En Libertad condicional el Taita Crispín Chindoy pasará año nuevo en Argentina, a falta de celeridad de jueces y fiscales, por un delito que no existe

En Libertad condicional el Taita Crispín Chindoy pasará año nuevo en Argentina, a falta de celeridad de jueces y fiscales, por un delito que no existe

  El 10 de octubre del 2014 permanecerá en la memoria del Taita Crispín, de la comunidad Cametsa del Valle del Sibundoy Putumayo; cuando -como si fuera una película-, vio atropellada su ceremonia de Yajé por parte de 30 efectivos fuertemente armados del Estado de Corrientes en...

  • La locura de querer construir 17 represas en el Alto Magdalena

    La locura de querer construir 17 represas en el Alto Magdalena

    Martes, 16 Diciembre 2014 20:26
  • San José de Apartadó: Carta a Director de Testigo Directo Rafael Poveda

    San José de Apartadó: Carta a Director de Testigo Directo Rafael Poveda

    Miércoles, 17 Diciembre 2014 12:27
  • En Libertad condicional el Taita Crispín Chindoy pasará año nuevo en Argentina, a falta de celeridad de jueces y fiscales, por un delito que no existe

    En Libertad condicional el Taita Crispín Chindoy pasará año nuevo en Argentina, a falta de celeridad de jueces y fiscales, por un delito que no existe

    Miércoles, 17 Diciembre 2014 20:30

Nuestra Palabra

Uma kiwe no aguanta más. Encuentro de mingas por la vida y en defensa del territorio, 24 y 25 de noviembre de 2014

Dicen los mayores que el territorio es el lugar donde camina el pensamiento. Por supuesto se refieren al pensamiento ancestral, al pensamiento nasa.
 
Porque una gran amenaza para nuestros territorios es ahora mismo la implantación del pensamiento capitalista. No solo en Cxhab wala kiwe, también en toda Abya Yala. El pensamiento capitalista avanza a galope como un caballo loco por las selvas, los ríos, las montañas, los páramos y los glaciares de Nuestramérica.
 
No es fácil reconocerlo, aparentemente todo lo que está llegando es bueno. Desarrollo. Progreso. Después de tantos siglos tenemos la oportunidad de “una vida digna”. Llegan los proyectos, los programas asistenciales, la inversión social. Llega el extractivismo.

Menú Multimedia

  • Video inicio

    Diálogos de PAZtilina, la locomotora minera en Suárez, Cauca

Nuestra Palabra Kueta Susuza

  • Cauca: La comunidad del Pueblo Totoroez elige a su autoridad indígena

    Como es costumbre dentro de los pueblos indígenas en Colombia, el mes de diciembre es el mes donde se eligen las autoridades tradicionales indígenas para la vigencia del próximo periodo, las dinámicas de elección son diferentes en cada pueblo, vamos a referirnos a la elección de nuestra autoridad para el Pueblo Totoroez - Cauca.
     
     
  • Pronunciamiento por la preservación del Macizo Colombiano

    Es inaudito y antes que causarnos indignación, lo que nos da es verdadera tristeza saber que entidades como la Corporación Autónoma Regional del Cauca que tiene por misión defender, conservar y preservar el patrimonio ambiental, hoy, se presten a las pretensiones de la Agencia Nacional Minera para la implementación de la política de promoción y formalización de la minería que, para el caso del Macizo Colombiano se convertiría en una verdadera catástrofe.

     
  • La masacre de Caloto: crónica de una vergonzosa impunidad

    En hora buena el Consejo de Estado y la CSJ han tomado estas decisiones, casi 23 años después de la matanza. Sin embargo, no todas las víctimas han sido reparadas y el juicio contra los oficiales de la Policía apenas comienza en un juzgado en la ciudad de Popayán.

Contexto Colombiano

  • A la cárcel 16 empresarios de palma de Chocó

    sentencia-palmicultores-620x400-2
    Un desplazado de Curvaradó contempla sus tierras. Foto: archivo Semana.
     
    Una juez de Medellín condenó a 16 empresarios tras comprobar que se aliaron con los paramilitares para desarrollar un proyecto agroindustrial de palma de aceite en el Bajo Atrato.
     
  • Paramilitares deciden plan de ordenamiento territorial de Apartadó y Turbo

    Nuestra Comunidad de Paz de San José de Apartadó no cesa de descubrir cada día nuevas dimensiones del poderío paramilitar y de su unidad de acción con las instituciones de un Estado que se sigue destacando como amplio violador de los derechos de los ciudadanos sin pudor alguno.

     
  • Ningún presidente se había atrevido a tanto

    Ministro de Defensa de Colombia con Comandante Supremo de la OTAN
     
    El Presidente de Colombia hizo una gira reciente por Europa. El propósito de esta fue presentado como la “Gira por la Paz” en la que Santos buscaba y obtenía “exitosamente” recursos para el post-conflicto, cuando está por firmarse un acuerdo entre las FARC y el Gobierno. En realidad, como lo señala el Senador Jorge Robledo, Santos iba a firmar un acuerdo que pone al ejército colombiano al servicio de la OTAN y de las potencias europeas. Un acuerdo ilegal, inconstitucional e inconsulto. En la nueva geografía global, tropas colombianas ya actúan en Ucrania, en Africa y donde quiera que las necesite el imperio transnacional de la derecha capitalista. 
     

Vivencias Globales

Comunicados

Cauca: Carta abierta al secretariado de la farc-ep Timoleon Jimenez

Hasta ahora ha hablado el gran responsable revolucionario y el pequeño también, sacando panfletos con amenazas y mentiras. Habló el alto Comisionado y los comisionados subalternos, han hablado los partidos políticos, han hablado los gremios, los comités, los grupos de alto nivel y los grupos de bajo nivel, también sacan sus comunicados los sindicatos, los obreros, los campesinos, los eternos demagogos; han hablado todos…..Falta alguno?

(866)
Comunicado público frente a las amenazas de las Farc

La Asociación de Cabildos Indígenas del Cauca  es la autoridad tradicional de Cxhab Wala Kiwe y es una entidad pública especial con cobertura territorial, que actúa legítimamente bajo los mandatos comunitarios, respetando la autonomía de sus territorios y tiene como mandato guiar la consolidación de un territorio indígena en el marco del derecho propio.  Por tanto, reiteramos que no nos encontramos trabajando con ninguna entidad de seguridad del Estado, mucho menos utilizando nuestra guardia indígena para hacerle juego a la Fuerza Pública. Actuamos bajo nuestros mandatos comunitarios y nuestros usos y costumbres; entre los cuales se encuentra el ejercicio del control territorial y la aplicación de nuestra justicia propia.

(790)

Documentos

Denuncia pública: Nuevas amenazas contra integrantes del Movice, medios y defensores DDHH
El Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado (Movice) denuncia una nueva amenaza firmada por las Águilas Negras, dirigida contra varios de nuestros integrantes, además de otros defensores de derechos humanos, víctimas de crímenes estatales, funcionarios de la Alcaldía de Bogotá y medios alternativos de comunicación.
(26)
Amenazas de muerte, hostigamientos, seguimientos, planes de atentados
Amenazas de muerte, hostigamientos, seguimientos, planes de atentados, órdenes arbitrarias de desalojo contra legítimos habitantes de los predios colectivos Curvaradó, Jiguamiandó, La Larga Tumaradó, Pedeguita y Mansilla.
(38)

ACIN - Çxhab Wala Kiwe

Carta abierta desde las encrucijadas de la guerra

Ratio:  / 0
MaloBueno 
altCarta abierta desde las encrucijadas del conflicto y de la guerra en la búsqueda común de caminos de paz. "Dichosos los constructores de paz porque serán llamados hijos de Dios", dice Jesús (Mt. 5,9). "Caminante no hay camino, se hace camino al andar y al volver la vista atrás se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar".
 
Busquemos juntos caminos nuevos, no volvamos a recorrer y repetir caminos ensangrentados. La mirada está en la paz, el camino será la paz, con la fuerza de la esperanza, de la conciencia y de la verdad, arriesgando la aventura de la fraternidad.
 
Uno de estos días, el 18 de julio, subí al cerro de las Torres de comunicación del Berlín. ¿Por qué?
 
Porque el día de mi ordenación sacerdotal me dijeron que para acompañar a la comunidad debía inspirarme en el “Buen Pastor que está donde está el rebaño”, sea en la hora del sol y del pasto fresco, sea en la hora de los lobos.
 
Subí al cerro de las Torres, porque Amerindia está escribiendo otra página en el doloroso camino comenzado en el lejano y cercano 1492.
 
Allá en las Torres del Berlín estaba la Comunidad en resistencia civil, defendiendo y reclamando la paz, que es la contraseña de la vida. Me quedé una noche y un día. Debía responder a preguntas que se hacía y me hacía la Comunidad y que yo mismo sentía la necesidad de profundizar, casi buscando reconfirmar mi sacramento de la confirmación.
 
¿Me equivoqué acompañando en estos treinta años al pueblo Nasa?
 
¿Caí en la trampa de una guerrilla infiltrada, de un pueblo terrorista?
 
Lo que encontré es el alma de un pueblo que tiene raíz, que tiene sueños, que tiene historia, que tiene religión y cultura, que tiene resistencia para ser lo que es y lo que quiere ser.
 
Encontré a las madres que decían al Gobernador del Cabildo: "Mande una delegación de mujeres a hablar con el ESMAD, a veces las mujeres podemos hacer algo más" y a los jóvenes impetuosos decían: "No busquen la agresión". 
 
La gente de la Comunidad allí en el cerro, comía algo, rápido, de pié, dormía sobre un plástico, porque se sabe en Éxodo, y el día de la confrontación estuvo vigilante, corriendo para llevar al puesto de salud a los heridos y asfixiados por el gas.
 
Había un joven muchacho, un Guardia Indígena, de unos 15 años, con manos limpias, sin instrumentos de guerra, en el filo del cerro, a pocos metros de los antimotines. Cayó ahogado por el gas y fue capturado por un soldado. Fue golpeado y se liberó valientemente. Corrió al campo-base y fue atendido por el  personal de salud. Recibió alguna atención médica y como no estaba fracturado, a los 15 minutos, sin comer nada, corrió nuevamente a retomar su posición, allí donde había caído y se había levantado.
 
Un joven cargado de siglos, atalaya del mañana, David y Goliat de nuevo, de frente. Decía, y con él los compañeros: "Ésta es nuestra tierra".
 
Historias épicas de valentía y de riesgo, como éstas, las había leído en tiempos de mi juventud en las narraciones de la independencia de los países europeos. Ahora las veía con mis ojos, aquí en este morro, Calvario y Tabor, al tiempo. 
 
Bajé de la montaña recargado, no de exaltación, sino de decisión y de agradecimiento. Con el pueblo Nasa siguen caminando la Gaitana, Juan Tama,
Manuel Quintín Lame, Pedro León Rodríguez, Álvaro Ulcué, Cristobal Sécue.
Sólo por esta experiencia valió la pena haber subido a las Torres.
 
Pensando en la arremetida de la mañana, cuando los antimotines habían desplazado a los Nasa desde el filo de las Torres, corría por mi mente la palabra de un gran Obispo de América, Pedro Casaldáliga: "Soldados vencidos de una causa invencible".
 
No me había equivocado, entonces, cuando acepté la invitación del Padre Álvaro Ulcué, en aquel lejano 1982, aventurándome a caminar por las montañas de Toribio y del Cauca.
 
Hermanos representantes del Estado, hermanos de la insurrección armada, hermanos caminantes en la búsqueda de la paz de todos los rincones del país, aprovechemos esta hora, descifremos el llamado, escuchemos al profeta Isaías: "Forjarán de sus espadas azadones y de sus lanzas podaderas. No levantará espada nación contra nación, ni se ejercitarán más en la guerra.  Casa de Jacob, casa de Colombia, en marcha, caminemos a la luz de Yahvé" 
(Is. 2,4).
 
¿Por qué tanto gasto en armas? Si este dinero estuviera al servicio de la educación y del empleo, sobrarían los antimotines y los "reclutamientos" para la guerra.
 
¿Por qué no intentar esta "aventura imposible"?
 
Hombres de la guerra, ¿cuándo nos daremos cuenta que somos hermanos, por sangre, por nación, por bautismo, por un don del Creador?
 
¿Quién nos ha enseñado a sembrar y legalizar desolación, terror y muerte?
 
¿Por qué hemos cancelado de la conciencia el mandamiento del amor que está por encima de todo: "No matarás", "Ámense los unos a los otros"?
 
¿Por qué hemos dejado infiltrar en la vida la legitimidad y la justificación de la muerte?
La infiltración del dinero, el monstruo del narcotráfico, ponen en riesgo mortal la legitimidad de instituciones, agrupaciones y, en primer lugar, cancela la conciencia ética de los corazones.
 
Redescubramos el sentido genuino de Patria y Revolución. Reconciliémoslos. Miremos a nuestros niños aterrorizados, hijos de víctimas y de victimarios, hijos de la guerra. Desde ellos y con ellos recomencemos a vivir. No más masacre de inocentes. No burocraticemos este momento de nuestra historia. Es un don que interpela nuestra responsabilidad. No al miedo, al desánimo y a la indiferencia.
 
Ya están en curso diálogos entre gobierno y movimiento indígena en Santander de Quilichao y Popayán. Esperemos que sea un paso firme hacia el diálogo.
 
Llegó la hora del diálogo, que no es, que no sea, diplomacia, táctica, ganancia y astucia, terquedad en barreras insuperables. Es sencillamente un acto de modestia, de audacia y de amor, creyendo que otro camino es posible. Es sentarse a la mesa de la fraternidad, escuchándonos. Es salir de donde estamos, es desarmar el corazón en primer lugar. Un convite para todos, especialmente para los últimos. Aceptar que el camino puede ser largo: tanto tiempo de conflicto armado incrustado al conflicto social y cultural, pide una buena purificación de la memoria y un cambio profundo que lleve a un renacimiento. Pal Álvaro Ulcué decía:"Que el miedo de matar sea más grande que el miedo de morir".
 
Toribio de icono de la guerra y del fratricidio, pasará a ser el laboratorio de paz, el arco iris de un tiempo nuevo.
 
Agradecemos a todos los visitantes y amigos solidarios de estos días: Naciones Unidas, Cruz Roja, organizaciones indígenas de otros Resguardos, movimientos populares, instituciones nacionales, departamentales, gubernamentales y no gubernamentales, internacionales, personas de la calle, periodistas y comunicadores: nos han traído aliento, amistad y unas nuevas ganas de caminar y de sonreír a la vida.
 
Que Toribio siga siendo una casa de corazón y puertas abiertas. Un nudo y un cruce de comunicaciones cara a cara y también de comunicaciones virtuales, con corazón de carne. Gracias a todos y que esta "alianza" y "espíritu de familia" sean una avalancha que arrastre el tiempo.
 
¿De dónde se desencadenó esta sorpresa que estamos viviendo, esta brecha que, tal vez imprevista, se abrió y rompió, sin duda por un tiempo, la oscuridad y el dolor de la guerra?
 
Era el domingo 8 de julio, las 10:30 de la mañana: en Toribio se escuchó un grito y se vio un levantamiento. ¿Qué pasó? Un “tatuco” cayó sobre el Centro Médico, la IPS indígena, hirió cuatro enfermeras y destrozó a Helena Briceño, la coordinadora de las enfermeras. Ella está ahora en tratamiento médico con una pierna amputada, en la clínica Valle de Lilí de Cali.
 
Alguien la oyó gritar: "Ayúdenme, ayúdenme, no me dejen morir” - que se traduce-no me dejen matar. En aquel grito que recogía gritos y agonías del pasado, gritaba Toribio, gritaba Colombia.
 
Los indígenas que estaban en Asamblea permanente en la casa comunal del Manzano, con el Gobernador del Cabildo al frente, tal vez por un "hilo" que saben manejar los espíritus de la madre tierra y el Espíritu, considerando lo absurdo de que la muerte entrara allá donde se cura la vida a riesgo, sin esperar autorizaciones, sin cálculos de prudencia, obedeciendo a la suprema ley de la conciencia libre e indignada, se levantaron gritando: "Basta ya, no más". 
 
Van al Alto del Manzano, donde estaba la zona de operación militar de las FARC, secuestran las armas y desmontan el lanza-tatucos. Cesan los disparos. Se despeja el camino para el 9 de julio, aniversario de la maldita chiva-bomba. 
 
El día ya estaba programado para la guerra. Pero no fue así: el 9 de julio de 2012 fue el día de la marcha por la paz, con pronunciamientos de las autoridades, con la decisión de desmilitarizar el territorio. Hubo celebración eucarística. Amaneció. Esta "hora" ya entró en la historia de Toribio y de Colombia. Afuera del lugar había algunos milicianos desfilando con símbolos de paz. “Hermanos milicianos no hagan esto. Escojan. Están camuflando y entorpeciendo la resistencia civil de un pueblo”.
 
Escucho decir que las autoridades indígenas podrían ser judicializadas por querer la desmilitarización del territorio. Dicen que están en contra el Estado. No están contra el Estado, están contra la guerra, que significa estar contra la muerte que es el resultado de la guerra y que necesita de actores armados. 
 
Mantengamos la lucidez del pensamiento y la verdadera razón de un proyecto de paz que obviamente necesita un clima de confianza y un plan de garantías.
 
Recordemos el Artículo Primero de la Constitución de Colombia, (las primerísimas palabras de la Carta Magna del país):"Colombia es un Estado social de derecho, organizado en forma de República unitaria, con autonomía de sus entidades territoriales, fundada en el respeto de la dignidad humana".
 
Los indígenas han hecho resplandecer la Constitución de la República de Colombia transformando la letra en historia. Creo que los constitucionalistas podrán interpretar el "levantamiento" de estos días, con el peso de cada palabra del Artículo Primero, como un grito de obediencia al corazón de la Constitución. Además los indígenas recuerdan a los legisladores que están esperando la puesta en marcha del mandato constitucional de las entidades territoriales.
 
Los Cabildos Indígenas merecen un reconocimiento del Estado por ser ciudadanos que en horas supremas del camino de la nación, han sido y siguen siendo defensores de los valores supremos de la Constitución de la República.
 
La prensa y los medios de comunicación (no todos) no han hecho siempre un servicio a la verdad y a la paz. Esto lo digo con pleno respeto a la libertad de opinión y de expresión. Pero la Verdad tiene derechos primarios Hay cosas que no son. Una fotografía de impacto mediático, a veces puede tapar más, que revelar. La complejidad de la situación y el costo del conflicto piden más análisis. También en Toribio tenemos muchas fotografías de indígenas maltratados, vengan y las verán. En nuestros cementerios, en muchas partes del territorio ancestral, hay una cruz que recuerda un derramamiento de sangre. 
 
Dicho esto, también digo que cuando se transgreden los derechos humanos por parte de los indígenas, tengo que denunciarlo claramente, sin excepción de personas. Y estoy seguro y espero que mis hermanos indígenas hagan lo mismo. El campo de la confrontación de fuerzas no es nunca totalmente sereno: hay tensiones, alguna desconfianza, inseguridad, recuerdos dolorosos del pasado. El "el ojo por ojo" no está completamente evangelizado y la disciplina de la no-violencia exige un aprendizaje prolongado. Sepamos ser comprensivos y tener misericordia con todos. No tenemos que colar el mosquito y tragar el camello.
 
Por gracia de Dios y por mi larga experiencia de años, de situaciones y lugares transitados, busco estar con el samaritano allá por el camino entre Jerusalén y Jericó, donde caen hermanos asaltados y heridos. Luchar por la justicia sí, violencia no. Esto nos enseña el Maestro. Y aquí me encuentro con el Artículo 11 de la Constitución de Colombia." El derecho a la vida es inviolable. No habrá pena de muerte".
 
Hermanos indígenas acostumbrados a las evaluaciones y la autocrítica en las Asambleas, aprovechemos este momento para aclarar alguna cuenta que posiblemente podamos tener abierta con la Comunidad y con todos, en el camino de la igualdad, del servicio y del diálogo.
 
El Estado en este momento necesita ser sostenido por un nuevo vigor y una nueva sangre, viva y no sacrificada, un convite a la unidad de las diferencias. Hermanos indígenas, sigamos colaborando. Que la organización indígena presente y comparta una entereza entera.
 
Escuché por un medio radial a un General de la República que llamaba "terroristas" a los indígenas que estuvieron el día del desalojo frente a las Torres de comunicación del  Berlín, y presentando a los antimotines como soldados cumplidores de un Estatuto ético del Ejército.
 
Me dolió y me duele escuchar estas palabras. Espero que un día, señor
General, las pueda retirar por fidelidad a su conciencia bien informada y por honor a la Patria. Estuve ese día once horas en el escenario de los hechos. Miraba y escuchaba. La Guardia Indígena, con toda la Comunidad, sí ha sido maltratada, y los antimotines no estuvieron a la altura donde usted los pone. No había razones para echar tanto gas de tantos colores, ni de producir tantos heridos, ni de golpear a las personas, ni de cerrar el paso violentamente a quienes llegaban desarmados para solidarizarse con sus compañeros. Señor General, si estos indígenas son terroristas, yo también soy uno de estos terroristas.
 
El Presidente de la República vino a Toribio en horas difíciles: lo recibió una casa parroquial supermilitarizada. Tocó por la circunstancia. Pero nos dolió mucho porque Evangelio y armas no pueden convivir en la misma casa. Esperamos otra visita del Presidente en una casa desmilitarizada sentado a una mesa de hermanos con el brindis alegre del vino nuevo de la paz.
 
Toribio, Colombia, llegó una hora nueva: domingo 8 de julio de 2012, 10:30 de la mañana.
Un grito: "No me dejen matar".
 
Un levantamiento: "Basta ya, no más". Un levantamiento que tiene que ver con un levantamiento de Alguien que al tercer día salió de un sepulcro.
 
Sincronicemos el reloj a las 10:30 del 8 de julio de 2012 El tiempo no se ha parado porque la historia camina y corre. Pero el tiempo si se ha recargado, una nueva conciencia se ha despertado, un pueblo "mayor" se ha puesto a caminar. En este camino los niños están adelante de nosotros, nos miran, nos agarran las manos y nos piden que no los dejemos matar. Ellos merecen algo más que un reclutamiento para la guerra y una tumba antes de tiempo.
 
¿Los estamos escuchando? Nos hablan a todos nosotros: padres y Comunidad Nasa, Estado, guerrilla y, unidos a los niños del país, y de "las tumbas tempranas", hablan a Colombia.
 
Terminando la carta dejo la palabra al Padre Álvaro Ulcué Chocué (hermanos Nasa, no lo olvidemos), en la vigilia de su muerte:"El cuerpo lo matarán, el espíritu no lo matarán, seguirá vivo luchando en la comunidad".
 
Una fe en la vida más fuerte que la muerte es el camino, es la consigna de esta hora y de este lugar.
 
Amaneció, amanezcamos.
 
Toribio julio 25 de 2012
 
Pal Ezio Guadalupe Roattino
Misionero de La Consolata
 
Hermano de todos en nombre de muchos

Add comment

Visitas

011728
Hoy
Ayer
Esta semana
La semana pasada
Este mes
El mes pasado
Todos los días
11728
0
11728
5887094
11728
0
11728

Tu IP: 54.147.196.159
Server Time: 2014-12-20 22:18:44

Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca - ACIN CXAB WALA KIWE - Territorio del Gran Pueblo correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Calle 3 - 7 A 20. Telefax: (2) 8290958 - (2) 8293999 Santander de Quilichao - Cauca – Colombia. Desarrollado por Gustavo Ulcué Campo Nasalucx Comunicaciones