Inicio
Otra vez los indígenas a la calle

Otra vez los indígenas a la calle

En 1993 los indígenas Wayúu del municipio de Hato Nuevo, colindantes con la mina a cielo abierto más grande del mundo, se “pararon”,  se decidieron y se fueron, acompañados por la valiente Chayo Epiayú, a la capital de La Guajira en donde se tomaron la plaza Almirante Padilla de...

Minería ilegal de oro sigue tiñendo de tragedia a Los Farallones de Cali

Minería ilegal de oro sigue tiñendo de tragedia a Los Farallones de Cali

La fiebre del oro contagia a 500 mineros ilegales en la reserva natural. La tragedia social y ambiental afecta a las comunidades vecinas.

El Retorno: 10 años bien cumplidos

El Retorno: 10 años bien cumplidos

De procesos, reflexiones y veredas: un diálogo con Gustavo Hincapié. Ha cumplido 10 años el colectivo audiovisual El Retorno, uno de los proyectos más coherentes, perseverantes y pertinentes de nuestro audiovisual y nuestra cultura regional. Basta ver imágenes de sus trabajos para...

  • Otra vez los indígenas a la calle

    Otra vez los indígenas a la calle

    Sábado, 27 Septiembre 2014 12:29
  • Minería ilegal de oro sigue tiñendo de tragedia a Los Farallones de Cali

    Minería ilegal de oro sigue tiñendo de tragedia a Los Farallones de Cali

    Lunes, 29 Septiembre 2014 14:00
  • El Retorno: 10 años bien cumplidos

    El Retorno: 10 años bien cumplidos

    Lunes, 29 Septiembre 2014 16:49

Nuestra Palabra

De cómo nos están mapeando y despojando para "La paz"...

Las Expediciones Bowman coordinan al Pentágono, las universidades y organizaciones y líderes de procesos indígenas y populares. Donde quiera que se implementan hay guerra para la paz del modelo, sea México, Centro América o Colombia urbana y rural. Pasan mayormente desapercibidas. Sus ideólogos no son suficientemente estudiados ni controvertidos. Sus contrapartes gozan de recursos y prestigio. Los efectos en despojo y sometimiento son, ni más ni menos, la conquista hoy, en su modelo post-neoliberal, extractivista legitimado. Hay que hacerle Minga a esta amenaza real para conocerla y detenerla. Así No!!

Menú Multimedia

  • Video inicio

    Despojo de Tierras en Cajamarca caso familia Chaupe

Nuestra Palabra Kueta Susuza

  • Cauca: Alimentos orgánicos de la mano de los propios productores en Mingalerías

    User
    Los días viernes, cada 15 días desde hace 3 años, en el parque del barrio el Rosario de Santander de Quilichao abrió su espacio a los agricultores que vienen a ofrecer sus productos. Gracias a la iniciativa del Tejido Económico Ambiental de la ACIN, los indígenas y campesinos agricultores tienen la oportunidad de ofrecer directamente sus productos sin tener que depender de intermediarios y comerciantes que, en su mayoría, devalúan sus productos y se quedan con las ganancias. Además la población del área urbana tiene la oportunidad de acceder a alimentos sanos, cultivados orgánicamente con la confianza de que vienen de la mano de los mismos productores.
     
  • Cauca: Recorridos territoriales en el resguardo de Huellas - Caloto

     
    Con el objetivo de continuar visibilizando las diferentes problemáticas y fortalezas del movimiento indígena, el Tejido de Comunicación y Relaciones Externas para La Verdad y la Vida del Cxhab Wala Kiwe, realizó recorridos territoriales en algunas veredas de Huellas - Caloto, durante la última semana del mes de Septiembre de 2014.
     
  • Cauca: Expulsión de retroexcavadoras y recuperación del Río Oveja

    COMUNICADO DE EXPULSIÓN DE RETROEXCAVADORAS Y RECUPERACIÓN DEL RÍO OVEJA TERRITORIO DE YOLOMBO 
     
    La comunidad de la vereda Yolombo, una de las 5 que integran el Consejo Comunitario de La Toma, municipio de Suarez en el norte del Cauca adelantaaron el día 24 de septiembre una acción para sacar las retroexcavadoras que continúan destruyendo el territorio y la cuenca del río Ovejas afectando los derechos de las comunidades y poniendo en riesgo la vida de los líderes ante el incumplimiento por parte de todas las autoridades de sus obligaciones.

Contexto Colombiano

  • Tribunal expulsa empresas mineras de territorio indígena

    Un tribunal ordenó al Gobierno expulsar a 11 empresas mineras que realizan explotación de oro en una zona selvática de Colombia y restituir ese territorio a un grupo de indígenas que fueron obligados a abandonarlo por esas actividades y por la intensidad del conflicto armado.

     
  • “La ’pacificación’ en Colombia no se detiene ni para tomar aliento”

    ENTREVISTA AL ESCRITOR HERNANDO CALVO OSPINA
     
    Hernando Calvo Ospina es autor de una docena de libros, entre los que se encuentra “Colombia, laboratorio de embrujos. Democracia y terrorismo de Estado”, que es la historia del sistema represivo en ese país. Aquí nos cuenta algunas etapas de la “tradición” violenta de un Estado que mantiene la imagen de democrático.
     
  • San José de Apartado: No cesan ni hostigamientos ni montajes

    “… Tantos intentos de exterminarnos con los métodos más infames y sucios, encontrarán siempre una Comunidad decidida a resistir desde la impotencia y una gran franja de seres humanos dispersos por el mundo que aún conservan principios éticos y que condenarán tanta barbarie de frente a la historia…”
     

Vivencias Globales

  • Guatemala - Muerte en Los Pajoques: Crónica desolada de la barbarie en la que vivimos

    Pajoques
    ¿Cuántas muertes más aguantará esta sociedad? ¿Cuántos presos inocentes y cuantas impunidades evidentes aguantan nuestras conciencias? ¿Cuántos cadáveres más aceptarán las comunidades como repuesta a sus demandas?
     
  • Fracking no es el futuro

    Imagen 1 Alberto Serdán
    El fracking es una técnica en la se inyectan de 9 a 29 millones de litros agua dulce por pozo mezclada con arena y 750 químicos de los cuales 26% son cancerígenos, para fracturar rocas en el subsuelo y extraer gas y petróleo de su interior.
     
  • Declaración Pre Cumbre Continental de Comunicación indígena

    Declaración Precumbre Continental de Comunicación Indígena Originaria Campesina, Bolivia 2014Nos encontramos los pueblos originarios enfrentando un neocolonialismo para imponer el nuevo modelo de acumulación que implica una criminalización y judicialización de la protesta, acompañada de un fuerte contenido racista, con el fin de consolidar su proyecto neo liberal y los megaproyectos en los territorios de los pueblos indígenas en minería, hidroeléctricas, biocombustibles, monocultivos transgénicos como la palma africana, la soya y otros. 
     
     

Comunicados

La guerra continúa afectando nuestra vida y nuestra Mama Kiwe - Madre Tierra
Las Autoridades Indígenas del Norte del Cauca que integramos la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca-ACIN, nuevamente expresamos nuestro rechazo y alertamos a la comunidad nacional e internacional acerca de la agudización del conflicto armado en nuestros territorios, en lo que ha corrido de este año han sido asesinados tres maestros comunitarios.
 
(212)
Caloto – Cauca: Acciones de control territorial en los Cabildos Indígenas de Huellas, Toez y López Adentro
Los tres cabildos de Caloto convocan a Armonizar el territorio mediante el desalojo de maquinaria para la extracción minera que afecta el territorio y la comunidad. Responsabilizar a los mineros de la cuenca del río Palo, actores armados, socios y compañías de propietarios de fincas privadas aledañas por cualquier tipo de retaliación física psicológica a comuneros, guardias indígenas, cabildantes y comunidad en general de los cabildos ejecutantes de la resolución número 001-02-2014. El encuentro será a partir del 3 de abril del 2014.
(2291)

Documentos

Carta del senador Robledo a presidente Santos y vicepresidente Vargas Lleras sobre inconveniencia de licencias ambientales exprés

El proyecto de decreto que modifica el 2820, y que crea las licencias ambientales ‘exprés’, es irresponsable y dañino.

(50)
¡En defensa del territorio, del agua, de la vida; por dignidad y soberanía!

Caminata y campamento. Filandia, Quindío - Colombia. Movilización por la vida, en defensa de nuestros bosques y rechazo al proyecto -innecesario- UPME 02-2009.  Que generará un ecocidio en el Distrito de Conservación de Suelos Barbas - Bremen y Paisaje Cultural Cafetero.
(28)

ACIN - Çxhab Wala Kiwe

Colombia: ¿Se Ajusta a Derecho la Presencia Militar Inconsulta en Territorios Indígenas?

Ratio:  / 0
MaloBueno 

Formando parte de la Misión del Foro Permanente de las Naciones Unidas para las Cuestiones Indígenas que visitó Colombia hace un par de años, en una reunión con altos mandos militares, pregunté sobre si se requería el consentimiento de las autoridades indígenas para actuar en sus territorios. No es sólo que la respuesta fuese negativa; es que se reaccionó a cajas destempladas, no sé si sincera o afectadamente, como si la pregunta fuera ofensiva: “¡Es nuestra obligación defender a nuestros indígenas!”. 

El ejército colombiano sigue actuado no sólo sin el requerimiento o la venia de las autoridades indígenas, sino también, con riesgo para la vida y con daño para la dignidad, contra las personas indígenas aplicando una rudeza incluso superior, muy superior, a la que acostumbra con el conjunto de la población. “Es nuestra obligación”. Un reciente testimonio viene del territorio wayuu. La pregunta conviene reiterarla. Hagámoslo en términos de derecho. ¿Puede el ejército actuar legítimamente en territorios indígena sin el consentimiento de las autoridades indígenas? La pregunta se planteó en el Diálogo Regional Andino sobre el Derecho Fundamental a la Consulta celebrado en Bogotá a mediados de este mes de julio.
 
La Constitución de Colombia parece avalar la referida posición militar: “La Nación tendrá para su defensa unas Fuerzas Militares permanentes constituidas por el Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea. Las Fuerzas Militares tendrán como finalidad primordial la defensa de la soberanía, la independencia, la integridad del territorio nacional y del orden constitucional” (art. 217, sin referencia ulterior, ni por asomo, a consulta indígena en cuanto a la defensa de la integridad del territorio). Hace veinte años, acto prácticamente seguido de la aprobación de la Constitución, Colombia ratificó el Convenio de la Organización Internacional del Trabajo sobre Pueblos Indígenas y Tribales en Países Independientes que pudiera dar base al planteamiento de la cuestión: “La ley deberá prever sanciones apropiadas contra toda intrusión no autorizada en las tierras de los pueblos interesados o todo uso no autorizado de las mismas por personas ajenas a ellos, y los gobiernos deberán tomar medidas para impedir tales infracciones” (art. 18). Cabría en todo caso interpretarse que las fuerzas armadas regulares no son personas ajenas cuya intrusión debiera sancionarse y que lo serían en cambio, claramente, las guerrillas, contra las cuales por lo tanto, sin más requisito, podría actuar el ejército en defensa del territorio indígena en cuanto que territorio del Estado.
 
Mas no es esa la interpretación que trae la Declaración sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas que los Estados andinos se comprometieron a asumir antes incluso de que se adoptara por las Naciones Unidas (Carta Andina para la Protección y Promoción de los Derechos Humanos, art. 40: “Se comprometen [Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela] con la adopción de la Declaración Internacional de los Derechos de los Pueblos Indígenas que se encuentra en preparación en el marco de las Naciones Unidas…”). Colombia incumplió el compromiso, pero luego rectificó endosando la Declaración. He aquí su disposición al propósito: “No se desarrollarán actividades militares en las tierras o territorios de los pueblos indígenas, a menos que lo justifique una razón de interés público pertinente o que se haya acordado libremente con los pueblos indígenas interesados, o que éstos lo hayan solicitado. Los Estados celebrarán consultas eficaces con los pueblos indígenas interesados, por los procedimientos apropiados y en particular por medio de sus instituciones representativas, antes de utilizar sus tierras o territorios para actividades militares” (art. 30).
 
Es una disposición que necesita poca interpretación, pues resulta diáfana. No puede haber presencia militar sin el requerimiento o el acuerdo indígena, con la sola excepción de que exista interés público pertinente (no necesariamente permanente, como reza la errata de alguna edición de la Declaración), pero mediando en todo caso consulta por procedimientos apropiados y con autoridades representativas con carácter previo. En este contexto, la apreciación de la pertinencia no puede ser unilateral del Estado, sino que ha de ser propuesta a las autoridades indígenas en la correspondiente consulta. ¿Qué ocurre si las mismas no la aprecian? No tendría sentido que entonces la decisión quedara en manos de ninguna de las partes. Para la Declaración sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, han de entrar entonces en juego otros mecanismos que debieran estar constituidos: “Los pueblos indígenas tienen derecho a procedimientos equitativos y justos para el arreglo de controversias con los Estados…”. ¿Qué ocurre si hay urgencia de intervención militar como en el caso, por ejemplo, de invasión por un Estado vecino? Se necesita entonces el requerimiento de defensa por parte del pueblo indígena. No hay otra para la Declaración. Si el ejército colombiano no cuenta con la confianza de parte indígena, Colombia tiene un problema que no se resuelve por medios militares.
 
Todo lo dicho debe especialmente resaltarse respecto a los pueblos indígenas transfronterizos, como suelen encontrase en las fronteras terrestres de Colombia y como es el caso wayuu, pues cuentan con derechos adicionales por virtud de instrumentos de derecho internacional aquí vigentes: “Los gobiernos deberán tomar medidas apropiadas, incluso por medio de acuerdos internacionales, para facilitar los contactos y la cooperación entre pueblos indígenas y tribales a través de las fronteras, incluidas las actividades en las esferas económica, social, cultural, espiritual y del medio ambiente” (Convenio sobre Pueblos Indígenas y Tribales en Países Independientes, art. 32); “Los pueblos indígenas, en particular los que están divididos por fronteras internacionales, tienen derecho a mantener y desarrollar los contactos, las relaciones y la cooperación, incluidas las actividades de carácter espiritual, cultural, político, económico y social, con sus propios miembros así como con otros pueblos a través de las fronteras. Los Estados, en consulta y cooperación con los pueblos indígenas, adoptarán medidas eficaces para facilitar el ejercicio y garantizar la aplicación de este derecho” (Declaración sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, art. 36).
 
En consulta y cooperación con los pueblos indígenas es como, según la Declaración (art. 38), los Estados deben adoptar “las medidas apropiadas, incluidas medidas legislativas, para alcanzar los fines” de la misma; más aun, como miembros de las Naciones Unidas vinculados a los instrumentos de derechos humanos, los Estados en sus respectivos espacios “promoverán el respeto y la plena aplicación de las disposiciones de la presente Declaración y velarán por su eficacia” (Declaración, art. 42). Todo esto debe hacerse valer para el caso de Colombia pues su Corte Constitucional tiene sentada la jurisprudencia de que el establecimiento de instalaciones militares es de interés nacional no susceptible de consulta indígena. Debe entonces considerarse que la Declaración sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas explícitamente asumida por Colombia ha sobreseído dicha jurisprudencia por mucho que la Constitución parezca respaldarla.
En suma, en Colombia y en cualquier Estado dentro de cuyas fronteras existan pueblos indígenas, la presencia militar inconsulta en territorios indígenas no se ajusta a derecho.
 
Bartolomé Clavero
Profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad de Sevilla

 

Add comment

Visitas

5197571
Hoy
Ayer
Esta semana
La semana pasada
Este mes
El mes pasado
Todos los días
8644
0
8644
0
8644
0
5197571

Tu IP: 54.204.128.190
Server Time: 2014-09-30 19:30:23

Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca - ACIN CXAB WALA KIWE - Territorio del Gran Pueblo correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Calle 3 - 7 A 20. Telefax: (2) 8290958 - (2) 8293999 Santander de Quilichao - Cauca – Colombia. Desarrollado por Gustavo Ulcué Campo Nasalucx Comunicaciones