Inicio
Parar la guerra en el Cauca

Parar la guerra en el Cauca

  Las organizaciones indígenas y de afrodescendientes del norte del Cauca han rechazado el brutal ataque realizado por las Farc en la vereda de Esperanza – Timba del municipio de Buenos Aires. La ACIN en su comunicado del 16 de abril condena el hecho que califica como un...

Guerra en el norte del Cauca: La masacre de los pobres y el funeral de los soldados

Guerra en el norte del Cauca: La masacre de los pobres y el funeral de los soldados

  La propaganda ante la muerte de 11 soldados a manos de las FARC en el Norte del Cauca, distorsiona la verdad para ahogar en sangre y terror a las comunidades sometidas a una guerra en su contra en estos territorios. La paz: Las negociaciones para alcanzar acuerdos en La Habana,...

Cauca: “Sabemos que nuevamente tienen en la mira a El Naya para despojarlo”

Cauca: “Sabemos que nuevamente tienen en la mira a El Naya para despojarlo”

  La comunidad del Naya convoca la solidaridad para prevenir nueva incursión militar a su territorio   Dos delegados de la comunidad del Alto Naya estuvieron visitando la ACIN y también el Tejido de Comunicación. Esta visita tiene el objetivo de socializar la...

  • Parar la guerra en el Cauca

    Parar la guerra en el Cauca

    Sábado, 18 Abril 2015 10:50
  • Guerra en el norte del Cauca: La masacre de los pobres y el funeral de los soldados

    Guerra en el norte del Cauca: La masacre de los pobres y el funeral de los soldados

    Sábado, 18 Abril 2015 11:09
  • Cauca: “Sabemos que nuevamente tienen en la mira a El Naya para despojarlo”

    Cauca: “Sabemos que nuevamente tienen en la mira a El Naya para despojarlo”

    Sábado, 18 Abril 2015 12:25

Nuestra Palabra

Cauca: Caminando en memoria de Guillermo Paví

La guardia indígena ...
El pasado lunes 13 de abril, fue devuelto a la Madre Tierra SIBERSTON GUILLERMO PAVÍ, acompañado de mujeres, jóvenes, niñxs y mayorxs que sabían que había dado su vida en la Liberación de la Madre Tierra en La Emperatriz - Caloto, donde las balas asesinas de la policía le quitaron su vida el 10 de abril.

Menú Multimedia

  • Video inicio

    Voces del Pueblo Nasa respaldan la lucha de los pueblos originarios de Argentina

Nuestra Palabra Kueta Susuza

Contexto Colombiano

  • Farc - Estado: No asesinen más pueblo con su guerra

    Una vez más queda claro que el objetivo es matar al pueblo con o sin uniforme. Hace poco mataron a 10 soldados, ahora denuncian el asesinato de por lo menos 5 civiles en Suárez. Además de estas recientes masacres, no olvidemos la del 2001, cuando igual que ahora se militarizó el territorio. En realidad no importa si las balas vienen de la guerrilla o del ejército, pues lo evidente es que en cada ataque venga de donde venga las y los muertos son colombianos empobrecidos usados como carne de cañón para que unos pocos acumulen. Para completar las FARC acaba de darle otro pretexto al gobierno para que ordenen el exterminio de más inocentes. No más guerra. Los masacradores del pueblo negocian La Paz matando, la negocian en medio de su guerra.
     
  • Asesinatos selectivos contra población desplazada afro en Bogotá

    Manifestación de la comunidad afro bogotana. (Foto: Movimiento Cimarron.)
    "Hay que darle piso a los negros". Algo muy grave está pasando en el barrio Caracolí en Ciudad Bolívar. Uno de los límites que tiene Bogotá con Soacha, en donde hay un importante asentamiento de familias afro, muchas de ellas desplazadas por la violencia, siete muchachos afrocolombianos han sido asesinados en un fin de semana. Las autoridades aún no tienen información sobre los autores materiales o intelectuales de los hechos. 
     
  • Comunicado público: AFRODES condena el asesinato de jóvenes miembros en ciudad Bolivar y Altos de Cazuca

    La Asociación Nacional de Afrocolombianos Desplazados AFRODES, nuevamente se permite denunciar el asesinato de varios de sus miembros en las localidades de Ciudad Bolívar en la Ciudad de Bogotá y Altos de Cazuza en la Ciudad de Soacha.
     

Vivencias Globales

  • Lucha Indígena 104: ¡No a la entrega del país a las transnacionales!

    Lucha-Indigena-104Esa es la riqueza de nuestro país que las grandes empresas transnacionales están asesinando. A los grandes capitales de Estados Unidos, Canadá, Europa, China, Rusia, no les importa matar la biodiversidad, envenenar el agua que bebe nuestro pueblo, que da vida a la agricultura y la ganadería que nos alimenta. Su único y sagrado objetivo es ganar cada vez más dinero, esa insaciable avidez de capital es la que nos está matando.
     
     
  • Acampe Qom en Capital: “La indiferencia nos mata”

    Acampe Qom en Capital: “La indiferencia nos mata”
    El referente Qom, Félix Díaz, lamentó que las autoridades desoigan los reclamos por derechos básicos para las comunidades originarias. Hace dos meses que acampan en Buenos Aires, sin agua ni condiciones mínimas. Pretenden dialogar con la Presidenta, pero no han recibido respuestas. El líder de La Primavera denunció que los gobiernos nacional y de Formosa se niegan a resolver el problema de la tierra. Exigen el respeto a su cultura.
     
  • "Bajamos de las montañas para decir no a la minería"

    Consulta popular 622x350Las montañas de Chalatenango fueron el escenario para una consulta popular histórica donde los pobladores salieron desde temprano de sus casas para votar, y no por una elección presidencial,  ni para alcaldes, sino, para decidir si la gente está o no de acuerdo en la explotación minera en la zona.
     

Comunicados

Restituir las tierras a las comunidades indígenas
COMUNICADO A LA OPINIÓN PÚBLICA NACIONAL E INTERNACIONAL Definitivamente, la sangre del indio, es apetecida por los hombres del ejército nacional, la policía y los agentes del ESMAD, como requisito previo para el ascenso militar. Así como la sangre del indio, alimentó la riqueza de unos criollos españoles en Colombia.
(229)
COMUNICADO A LA OPINIÓN PÚBLICA; Sigue la presión e intimidación a nuestros comuneros y comuneras quienes ejercen la liberación de la madre tierra

Comunidades, Autoridades tradicionales y la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca, ACIN – Cxhab Wala Kiwe, en cumplimiento de los principios culturales y territoriales, en el ejercicio de la Autonomía como pueblos indígenas del territorio y siguiendo nuestros mandatos, estamos en proceso de Liberación de nuestra madre tierra con el fin de restablecer la Armonía y el Equilibrio en nuestro territorio. Pero hacer valer nuestros derechos tiene un costo elevado en nuestro país y desde que comenzamos el proceso, el número de amenazas, persecuciones, procesos judiciales, estigmatizaciones y heridos van en incremento.

(800)

Documentos

Familias desplazadas de la masacre de Tortugaña Telembí, son re victimizadas por el Estado Colombiano a causa de los incumplimientos de los acuerdos pactados en Mesas de Concertación del Auto 174-2011
"Un Awá sin territorio no es Awá, para nosotros es parte fundamental de la cultura; así mismo, es importante, porque es el lugar donde aprendemos, enseñamos, nos alimentamos, vivimos y convivimos con otros seres (...) por eso somos gente de la selva: Inkal Awá” – Plan de salvaguarda étnico Awá - PSEA 
(47)
La amenaza fantasma
Nadie sabe dónde están, quienes son, y las autoridades mismas señalan que no existen; pero las “Águilas Negras” siguen amenazando defensores(as). Cifras del Boletín trimestral ENERO-MARZO de 2015  del Sistema de Información sobre Agresiones contra Defensores De Derechos Humanos En Colombia – SIADDHH, señalan el incremento de homicidios, atentados y amenazas contra líderes y defensores de los ddhh en Colombia.
(35)

ACIN - Çxhab Wala Kiwe

Colombia: ¿Se Ajusta a Derecho la Presencia Militar Inconsulta en Territorios Indígenas?

Ratio:  / 0
MaloBueno 

Formando parte de la Misión del Foro Permanente de las Naciones Unidas para las Cuestiones Indígenas que visitó Colombia hace un par de años, en una reunión con altos mandos militares, pregunté sobre si se requería el consentimiento de las autoridades indígenas para actuar en sus territorios. No es sólo que la respuesta fuese negativa; es que se reaccionó a cajas destempladas, no sé si sincera o afectadamente, como si la pregunta fuera ofensiva: “¡Es nuestra obligación defender a nuestros indígenas!”. 

El ejército colombiano sigue actuado no sólo sin el requerimiento o la venia de las autoridades indígenas, sino también, con riesgo para la vida y con daño para la dignidad, contra las personas indígenas aplicando una rudeza incluso superior, muy superior, a la que acostumbra con el conjunto de la población. “Es nuestra obligación”. Un reciente testimonio viene del territorio wayuu. La pregunta conviene reiterarla. Hagámoslo en términos de derecho. ¿Puede el ejército actuar legítimamente en territorios indígena sin el consentimiento de las autoridades indígenas? La pregunta se planteó en el Diálogo Regional Andino sobre el Derecho Fundamental a la Consulta celebrado en Bogotá a mediados de este mes de julio.
 
La Constitución de Colombia parece avalar la referida posición militar: “La Nación tendrá para su defensa unas Fuerzas Militares permanentes constituidas por el Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea. Las Fuerzas Militares tendrán como finalidad primordial la defensa de la soberanía, la independencia, la integridad del territorio nacional y del orden constitucional” (art. 217, sin referencia ulterior, ni por asomo, a consulta indígena en cuanto a la defensa de la integridad del territorio). Hace veinte años, acto prácticamente seguido de la aprobación de la Constitución, Colombia ratificó el Convenio de la Organización Internacional del Trabajo sobre Pueblos Indígenas y Tribales en Países Independientes que pudiera dar base al planteamiento de la cuestión: “La ley deberá prever sanciones apropiadas contra toda intrusión no autorizada en las tierras de los pueblos interesados o todo uso no autorizado de las mismas por personas ajenas a ellos, y los gobiernos deberán tomar medidas para impedir tales infracciones” (art. 18). Cabría en todo caso interpretarse que las fuerzas armadas regulares no son personas ajenas cuya intrusión debiera sancionarse y que lo serían en cambio, claramente, las guerrillas, contra las cuales por lo tanto, sin más requisito, podría actuar el ejército en defensa del territorio indígena en cuanto que territorio del Estado.
 
Mas no es esa la interpretación que trae la Declaración sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas que los Estados andinos se comprometieron a asumir antes incluso de que se adoptara por las Naciones Unidas (Carta Andina para la Protección y Promoción de los Derechos Humanos, art. 40: “Se comprometen [Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela] con la adopción de la Declaración Internacional de los Derechos de los Pueblos Indígenas que se encuentra en preparación en el marco de las Naciones Unidas…”). Colombia incumplió el compromiso, pero luego rectificó endosando la Declaración. He aquí su disposición al propósito: “No se desarrollarán actividades militares en las tierras o territorios de los pueblos indígenas, a menos que lo justifique una razón de interés público pertinente o que se haya acordado libremente con los pueblos indígenas interesados, o que éstos lo hayan solicitado. Los Estados celebrarán consultas eficaces con los pueblos indígenas interesados, por los procedimientos apropiados y en particular por medio de sus instituciones representativas, antes de utilizar sus tierras o territorios para actividades militares” (art. 30).
 
Es una disposición que necesita poca interpretación, pues resulta diáfana. No puede haber presencia militar sin el requerimiento o el acuerdo indígena, con la sola excepción de que exista interés público pertinente (no necesariamente permanente, como reza la errata de alguna edición de la Declaración), pero mediando en todo caso consulta por procedimientos apropiados y con autoridades representativas con carácter previo. En este contexto, la apreciación de la pertinencia no puede ser unilateral del Estado, sino que ha de ser propuesta a las autoridades indígenas en la correspondiente consulta. ¿Qué ocurre si las mismas no la aprecian? No tendría sentido que entonces la decisión quedara en manos de ninguna de las partes. Para la Declaración sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, han de entrar entonces en juego otros mecanismos que debieran estar constituidos: “Los pueblos indígenas tienen derecho a procedimientos equitativos y justos para el arreglo de controversias con los Estados…”. ¿Qué ocurre si hay urgencia de intervención militar como en el caso, por ejemplo, de invasión por un Estado vecino? Se necesita entonces el requerimiento de defensa por parte del pueblo indígena. No hay otra para la Declaración. Si el ejército colombiano no cuenta con la confianza de parte indígena, Colombia tiene un problema que no se resuelve por medios militares.
 
Todo lo dicho debe especialmente resaltarse respecto a los pueblos indígenas transfronterizos, como suelen encontrase en las fronteras terrestres de Colombia y como es el caso wayuu, pues cuentan con derechos adicionales por virtud de instrumentos de derecho internacional aquí vigentes: “Los gobiernos deberán tomar medidas apropiadas, incluso por medio de acuerdos internacionales, para facilitar los contactos y la cooperación entre pueblos indígenas y tribales a través de las fronteras, incluidas las actividades en las esferas económica, social, cultural, espiritual y del medio ambiente” (Convenio sobre Pueblos Indígenas y Tribales en Países Independientes, art. 32); “Los pueblos indígenas, en particular los que están divididos por fronteras internacionales, tienen derecho a mantener y desarrollar los contactos, las relaciones y la cooperación, incluidas las actividades de carácter espiritual, cultural, político, económico y social, con sus propios miembros así como con otros pueblos a través de las fronteras. Los Estados, en consulta y cooperación con los pueblos indígenas, adoptarán medidas eficaces para facilitar el ejercicio y garantizar la aplicación de este derecho” (Declaración sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, art. 36).
 
En consulta y cooperación con los pueblos indígenas es como, según la Declaración (art. 38), los Estados deben adoptar “las medidas apropiadas, incluidas medidas legislativas, para alcanzar los fines” de la misma; más aun, como miembros de las Naciones Unidas vinculados a los instrumentos de derechos humanos, los Estados en sus respectivos espacios “promoverán el respeto y la plena aplicación de las disposiciones de la presente Declaración y velarán por su eficacia” (Declaración, art. 42). Todo esto debe hacerse valer para el caso de Colombia pues su Corte Constitucional tiene sentada la jurisprudencia de que el establecimiento de instalaciones militares es de interés nacional no susceptible de consulta indígena. Debe entonces considerarse que la Declaración sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas explícitamente asumida por Colombia ha sobreseído dicha jurisprudencia por mucho que la Constitución parezca respaldarla.
En suma, en Colombia y en cualquier Estado dentro de cuyas fronteras existan pueblos indígenas, la presencia militar inconsulta en territorios indígenas no se ajusta a derecho.
 
Bartolomé Clavero
Profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad de Sevilla

 

Add comment

Visitas

7244007
Hoy
Ayer
Esta semana
La semana pasada
Este mes
El mes pasado
Todos los días
939
9554
73187
7102739
179030
310398
7244007

Tu IP: 54.167.163.70
Server Time: 2015-04-19 03:01:17

Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca - ACIN CXAB WALA KIWE - Territorio del Gran Pueblo correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Calle 3 - 7 A 20. Telefax: (2) 8290958 - (2) 8293999 Santander de Quilichao - Cauca – Colombia. Desarrollado por Gustavo Ulcué Campo Nasalucx Comunicaciones