Inicio
Así Avanza La Segunda Asamblea Nacional De Autoridades Indígenas Del Pueblo Nasa En El Resguardo Indígena De Lopez Adentro, Municipio De Caloto Cauca.

Así Avanza La Segunda Asamblea Nacional De Autoridades Indígenas Del Pueblo Nasa En El Resguardo Indígena De Lopez Adentro, Municipio De Caloto Cauca.

  Nos reunimos en el resguardo de López Adentro, territorio de recuperación y resistencia indígena para trabajar sobre el plan de salvaguarda del pueblo Nasa.  

LA ACIN GRADÚA UN CENTENAR DE GUARDIAS INDÍGENAS PARA LA PAZ Y LA PROTECCIÓN COMUNITARIA.

LA ACIN GRADÚA UN CENTENAR DE GUARDIAS INDÍGENAS PARA LA PAZ Y LA PROTECCIÓN COMUNITARIA.

  En un acto celebre y corto frente a 1100 guardias indígenas, autoridades tradicionales y comuneros delegados de los 20 cabildos indígenas del norte del Cauca, se llevó a cabo el día 18 de noviembre la graduación de 100 comuneros Kiwe Thegnas guardias indígenas, hombres, mujeres...

Acompañados De Los Espíritus De La Madre Tierra Que Con Su Frescura Nos Recibieron En Cali, Nos Movilizamos Por La Paz.

Acompañados De Los Espíritus De La Madre Tierra Que Con Su Frescura Nos Recibieron En Cali, Nos Movilizamos Por La Paz.

Una vez más solemos hacerlo, el día de hoy nos movilizamos en exigencia de nuestro derecho a la paz. Saliendo desde Santander de Quilichao en el Norte de Cauca y con destino la ciudad de Cali, la Chxab Wala Kiwe – ACIN, acompaño la marcha que arribó a la gobernación del Valle del Cauca.

  • Así Avanza La Segunda Asamblea Nacional De Autoridades Indígenas Del Pueblo Nasa En El Resguardo Indígena De Lopez Adentro, Municipio De Caloto Cauca.

    Así Avanza La Segunda Asamblea Nacional De Autoridades Indígenas Del Pueblo Nasa En El Resguardo Indígena De Lopez Adentro, Municipio De Caloto Cauca.

    Martes, 22 Noviembre 2016 16:27
  • LA ACIN GRADÚA UN CENTENAR DE GUARDIAS INDÍGENAS PARA LA PAZ Y LA PROTECCIÓN COMUNITARIA.

    LA ACIN GRADÚA UN CENTENAR DE GUARDIAS INDÍGENAS PARA LA PAZ Y LA PROTECCIÓN COMUNITARIA.

    Miércoles, 23 Noviembre 2016 15:00
  • Acompañados De Los Espíritus De La Madre Tierra Que Con Su Frescura Nos Recibieron En Cali, Nos Movilizamos Por La Paz.

    Acompañados De Los Espíritus De La Madre Tierra Que Con Su Frescura Nos Recibieron En Cali, Nos Movilizamos Por La Paz.

    Viernes, 25 Noviembre 2016 22:17

Comunicados

Nuevos Hechos Protagonizados Por Organizaciones Paramilitares En La Zona.
 

Comunicamos a la opinión pública, organizaciones defensoras de derechos

humanos y al ministerio público que:

(223)
En medio de la Asamblea de Autoridades del Pueblo Nasa y la protocolización del Plan de Salvaguarda (auto 004 de 2009) se presentan actos de agresión y violación al territorio indígena por parte de la Policía Nacional.

 


­­COMUNICADO DERECHOS HUMANOS DE ACIN.

Noviembre 23 de 2016.

 

En medio de la Asamblea de Autoridades del Pueblo Nasa  y la protocolización del Plan de Salvaguarda (auto 004 de 2009) se presentan actos de agresión y violación al territorio indígena por parte de la Policía Nacional.

(207)

Menú Multimedia

  • Video inicio

    Segundo dia Saakhelu Tacueyo

Nuestra Palabra Kueta Susuza

  • ¡hablando y haciendo paz desde la memoria de los territorios!


    Dentro del escenario de formación y la apuesta político-organizativa de nuestro movimiento, hemos venido consolidando distintos proyectos con el objetivo de  potenciar, difundir y desarrollar ejercicios de memoria que se han venido construyendo  desde años atrás, como parte, de nuestros  derechos a la verdad, justicia, reparación y garantías de no repetición.

     
  • “La tierra no créese pero las familias si”

    Un joven que anteriormente participó  en  Movimiento juvenil, cuanta que  la liberación de la Madre Tierra es muy importante hacerle seguimiento, porque estas tierras pertenecieron a nuestros ancestros. "Hoy nosotros  que somos la futura generación queremos bajar a la parte  plana donde nos sacaron anterior mente".

     
  • La liberación de la Madre Tierra sigue siendo arremetida por las fuerzas privadas del estado.

    En  horas de la mañana  del día de hoy lunes, cuando la comunidad se disponía a realizar la minga de  liberación de la Madre Tierra que consistía en  tumbar la Caña, hombres de la fuerza pública habían arremetido contra la comunidad con disparo de armas de fuego mientras la  población civil  iniciaba su labor de liberación.

Contexto Colombiano

Vivencias Globales

  • Diversas organizaciones defienden propuesta legal para impedir la criminalización de las Radios Comunitarias

    La iniciativa legal fue presentada por el Senador Alejandro Navarro en diciembre del 2015 y busca eliminar las penas privativas de libertad para la radiodifusión sin licencia, modificando el artículo 36 B a) de la Ley General de Telecomunicaciones en donde las radios comunitarias han sido las principales afectadas. De aprobarse el proyecto, se eliminaría una importante barrera para el ejercicio pleno de la libertad de expresión y del derecho a la comunicación en Chile.

     
  • El planeta pierde 33 mil hectáreas de tierra fértil por día

    IPS, 19 de agosto, 2016.- El mundo pierde 12 millones de hectáreas de tierra fértil por año, lo que equivale a 33.000 hectáreas diarias, de 30 a 35 veces más que la proporción histórica.

     
  • Nicaragua: tierras para los rusos y despojo para los indígenas

    La demanda de demarcación de las tierras indígenas fue presentada desde hace diez años por el Gobierno Comunal Creole de Bluefields. LA PRENSA/LISSA VILLAGRA

    El Gobierno de Nicaragua ofreció cuatro millones de hectáreas disponibles del territorio nacional durante la Ronda de Negocios y Foro Mediático Rusia-América Latina, que se desarrolló el 30 de marzo en Uruguay.

    El ofrecimiento fue calificado como una “contradicción obscena”, por el abogado constitucionalista Gabriel Álvarez, teniendo en cuenta que el 30 de marzo la Comisión Nacional de Demarcación y Titulación (Conadeti) reconoció solo el siete por ciento de las tierras que el Gobierno Comunal Creole de Bluefields (GCCB) reclamaba desde hace diez años.

     

Nuestra Palabra

¡LA PAZ es el camino!



 
Históricamente los pueblos indígenas del país, hemos venido reclamando y
exigiendo el fin del conflicto armado y la guerra en Colombia. Desde la llegada de
los españoles: la violencia, el saqueo, la invasión y el despojo, se convirtieron en
la forma cómo se fueron apropiando de los territorios de los pueblos excluidos de
la nación colombiana. Luego de 52 años de confrontación armada entre la guerrilla
de las FARC y el gobierno colombiano, y de varios intentos por lograr una solución
política al conflicto armado en Colombia, reconocemos de manera positiva el
acuerdo firmado el día 12 de noviembre de 2016 entre las partes de la Mesa de La
Habana (Cuba). 

Documentos

Ratificamos Nuestro Compromiso con la Paz de Colombia, Valorando Positivamente el Fin Del Conflicto Armado Y Posicionándonos Decididamente con el SI en el Plebiscito.

 La consejería del CRIC, tomando como base el punto 6 de la junta directiva celebrada los días 26 y 27 de julio del presente año, ratifica su decisión de apoyar y participar activamente en la campaña por el SI al plebiscito, realizar pedagogía por la paz desde nuestra dinámica organizativa e insistir en una sesión con delegados de la mesa de la Habana en la María, Piendamó, territorio de convivencia, diálogo y negociación de la sociedad civil.  

(589)
¡LA PAZ SÍ ES CON NOSOTROS (AS)!

Históricamente los pueblos indígenas  hemos venido reclamando la Paz en Colombia. Desde la llegada de los españoles a nuestros territorios: la violencia, el saqueo y el despojo, se convirtieron en una constante para quienes hemos resistido a la guerra, por esto apoyamos este importante paso para que luego de 52 años de confrontación armada, se cierre un ciclo doloroso y trágico para Colombia: el conflicto armado. 

(649)

ACIN - Çxhab Wala Kiwe

Colombia: ¿Se Ajusta a Derecho la Presencia Militar Inconsulta en Territorios Indígenas?

Ratio:  / 0
MaloBueno 

Formando parte de la Misión del Foro Permanente de las Naciones Unidas para las Cuestiones Indígenas que visitó Colombia hace un par de años, en una reunión con altos mandos militares, pregunté sobre si se requería el consentimiento de las autoridades indígenas para actuar en sus territorios. No es sólo que la respuesta fuese negativa; es que se reaccionó a cajas destempladas, no sé si sincera o afectadamente, como si la pregunta fuera ofensiva: “¡Es nuestra obligación defender a nuestros indígenas!”. 

El ejército colombiano sigue actuado no sólo sin el requerimiento o la venia de las autoridades indígenas, sino también, con riesgo para la vida y con daño para la dignidad, contra las personas indígenas aplicando una rudeza incluso superior, muy superior, a la que acostumbra con el conjunto de la población. “Es nuestra obligación”. Un reciente testimonio viene del territorio wayuu. La pregunta conviene reiterarla. Hagámoslo en términos de derecho. ¿Puede el ejército actuar legítimamente en territorios indígena sin el consentimiento de las autoridades indígenas? La pregunta se planteó en el Diálogo Regional Andino sobre el Derecho Fundamental a la Consulta celebrado en Bogotá a mediados de este mes de julio.
 
La Constitución de Colombia parece avalar la referida posición militar: “La Nación tendrá para su defensa unas Fuerzas Militares permanentes constituidas por el Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea. Las Fuerzas Militares tendrán como finalidad primordial la defensa de la soberanía, la independencia, la integridad del territorio nacional y del orden constitucional” (art. 217, sin referencia ulterior, ni por asomo, a consulta indígena en cuanto a la defensa de la integridad del territorio). Hace veinte años, acto prácticamente seguido de la aprobación de la Constitución, Colombia ratificó el Convenio de la Organización Internacional del Trabajo sobre Pueblos Indígenas y Tribales en Países Independientes que pudiera dar base al planteamiento de la cuestión: “La ley deberá prever sanciones apropiadas contra toda intrusión no autorizada en las tierras de los pueblos interesados o todo uso no autorizado de las mismas por personas ajenas a ellos, y los gobiernos deberán tomar medidas para impedir tales infracciones” (art. 18). Cabría en todo caso interpretarse que las fuerzas armadas regulares no son personas ajenas cuya intrusión debiera sancionarse y que lo serían en cambio, claramente, las guerrillas, contra las cuales por lo tanto, sin más requisito, podría actuar el ejército en defensa del territorio indígena en cuanto que territorio del Estado.
 
Mas no es esa la interpretación que trae la Declaración sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas que los Estados andinos se comprometieron a asumir antes incluso de que se adoptara por las Naciones Unidas (Carta Andina para la Protección y Promoción de los Derechos Humanos, art. 40: “Se comprometen [Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela] con la adopción de la Declaración Internacional de los Derechos de los Pueblos Indígenas que se encuentra en preparación en el marco de las Naciones Unidas…”). Colombia incumplió el compromiso, pero luego rectificó endosando la Declaración. He aquí su disposición al propósito: “No se desarrollarán actividades militares en las tierras o territorios de los pueblos indígenas, a menos que lo justifique una razón de interés público pertinente o que se haya acordado libremente con los pueblos indígenas interesados, o que éstos lo hayan solicitado. Los Estados celebrarán consultas eficaces con los pueblos indígenas interesados, por los procedimientos apropiados y en particular por medio de sus instituciones representativas, antes de utilizar sus tierras o territorios para actividades militares” (art. 30).
 
Es una disposición que necesita poca interpretación, pues resulta diáfana. No puede haber presencia militar sin el requerimiento o el acuerdo indígena, con la sola excepción de que exista interés público pertinente (no necesariamente permanente, como reza la errata de alguna edición de la Declaración), pero mediando en todo caso consulta por procedimientos apropiados y con autoridades representativas con carácter previo. En este contexto, la apreciación de la pertinencia no puede ser unilateral del Estado, sino que ha de ser propuesta a las autoridades indígenas en la correspondiente consulta. ¿Qué ocurre si las mismas no la aprecian? No tendría sentido que entonces la decisión quedara en manos de ninguna de las partes. Para la Declaración sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, han de entrar entonces en juego otros mecanismos que debieran estar constituidos: “Los pueblos indígenas tienen derecho a procedimientos equitativos y justos para el arreglo de controversias con los Estados…”. ¿Qué ocurre si hay urgencia de intervención militar como en el caso, por ejemplo, de invasión por un Estado vecino? Se necesita entonces el requerimiento de defensa por parte del pueblo indígena. No hay otra para la Declaración. Si el ejército colombiano no cuenta con la confianza de parte indígena, Colombia tiene un problema que no se resuelve por medios militares.
 
Todo lo dicho debe especialmente resaltarse respecto a los pueblos indígenas transfronterizos, como suelen encontrase en las fronteras terrestres de Colombia y como es el caso wayuu, pues cuentan con derechos adicionales por virtud de instrumentos de derecho internacional aquí vigentes: “Los gobiernos deberán tomar medidas apropiadas, incluso por medio de acuerdos internacionales, para facilitar los contactos y la cooperación entre pueblos indígenas y tribales a través de las fronteras, incluidas las actividades en las esferas económica, social, cultural, espiritual y del medio ambiente” (Convenio sobre Pueblos Indígenas y Tribales en Países Independientes, art. 32); “Los pueblos indígenas, en particular los que están divididos por fronteras internacionales, tienen derecho a mantener y desarrollar los contactos, las relaciones y la cooperación, incluidas las actividades de carácter espiritual, cultural, político, económico y social, con sus propios miembros así como con otros pueblos a través de las fronteras. Los Estados, en consulta y cooperación con los pueblos indígenas, adoptarán medidas eficaces para facilitar el ejercicio y garantizar la aplicación de este derecho” (Declaración sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, art. 36).
 
En consulta y cooperación con los pueblos indígenas es como, según la Declaración (art. 38), los Estados deben adoptar “las medidas apropiadas, incluidas medidas legislativas, para alcanzar los fines” de la misma; más aun, como miembros de las Naciones Unidas vinculados a los instrumentos de derechos humanos, los Estados en sus respectivos espacios “promoverán el respeto y la plena aplicación de las disposiciones de la presente Declaración y velarán por su eficacia” (Declaración, art. 42). Todo esto debe hacerse valer para el caso de Colombia pues su Corte Constitucional tiene sentada la jurisprudencia de que el establecimiento de instalaciones militares es de interés nacional no susceptible de consulta indígena. Debe entonces considerarse que la Declaración sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas explícitamente asumida por Colombia ha sobreseído dicha jurisprudencia por mucho que la Constitución parezca respaldarla.
En suma, en Colombia y en cualquier Estado dentro de cuyas fronteras existan pueblos indígenas, la presencia militar inconsulta en territorios indígenas no se ajusta a derecho.
 
Bartolomé Clavero
Profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad de Sevilla

 

Add comment

Visitas

14700391
Hoy
Ayer
Esta semana
La semana pasada
Este mes
El mes pasado
Todos los días
6368
16299
95124
14542112
121764
332116
14700391

Tu IP: 54.204.198.71
Server Time: 2016-12-11 06:50:07

Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca - ACIN CXAB WALA KIWE - Territorio del Gran Pueblo correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Calle 3 - 7 A 20. Telefax: (2) 8290958 - (2) 8293999 Santander de Quilichao - Cauca – Colombia. Desarrollado por Gustavo Ulcué Campo Nasalucx Comunicaciones