Inicio
Guerra en el norte del Cauca: La masacre de los pobres y el funeral de los soldados

Guerra en el norte del Cauca: La masacre de los pobres y el funeral de los soldados

  La propaganda ante la muerte de 11 soldados a manos de las FARC en el Norte del Cauca, distorsiona la verdad para ahogar en sangre y terror a las comunidades sometidas a una guerra en su contra en estos territorios. La paz: Las negociaciones para alcanzar acuerdos en La Habana,...

Cauca: “Sabemos que nuevamente tienen en la mira a El Naya para despojarlo”

Cauca: “Sabemos que nuevamente tienen en la mira a El Naya para despojarlo”

  La comunidad del Naya convoca la solidaridad para prevenir nueva incursión militar a su territorio   Dos delegados de la comunidad del Alto Naya estuvieron visitando la ACIN y también el Tejido de Comunicación. Esta visita tiene el objetivo de socializar la...

San José de Apartadó: ¿Qué pretenden esconder militares y paramilitares generando desplazamientos?

San José de Apartadó: ¿Qué pretenden esconder militares y paramilitares generando desplazamientos?

  ´´...Nuestro clamor de justicia se mantiene, aunque nos cuesta nuestra propia vida, preferimos cualquier cosa antes que callar...``   Por estos días, en Urabá se desarrolla una monstruosa operación militar y judicial supuestamente para dar con el paradero de alias...

  • Guerra en el norte del Cauca: La masacre de los pobres y el funeral de los soldados

    Guerra en el norte del Cauca: La masacre de los pobres y el funeral de los soldados

    Sábado, 18 Abril 2015 11:09
  • Cauca: “Sabemos que nuevamente tienen en la mira a El Naya para despojarlo”

    Cauca: “Sabemos que nuevamente tienen en la mira a El Naya para despojarlo”

    Sábado, 18 Abril 2015 12:25
  • San José de Apartadó: ¿Qué pretenden esconder militares y paramilitares generando desplazamientos?

    San José de Apartadó: ¿Qué pretenden esconder militares y paramilitares generando desplazamientos?

    Lunes, 20 Abril 2015 12:42

Nuestra Palabra

Cauca: Caminando en memoria de Guillermo Paví

La guardia indígena ...
El pasado lunes 13 de abril, fue devuelto a la Madre Tierra SIBERSTON GUILLERMO PAVÍ, acompañado de mujeres, jóvenes, niñxs y mayorxs que sabían que había dado su vida en la Liberación de la Madre Tierra en La Emperatriz - Caloto, donde las balas asesinas de la policía le quitaron su vida el 10 de abril.

Menú Multimedia

  • Video inicio

    Victimarios en la escena del crimen

Nuestra Palabra Kueta Susuza

  • Parar la guerra en el Cauca

    Las organizaciones indígenas y de afrodescendientes del norte del Cauca han rechazado el brutal ataque realizado por las Farc en la vereda de Esperanza – Timba del municipio de Buenos Aires. La ACIN en su comunicado del 16 de abril condena el hecho que califica como un asesinato y denuncia la ola de asesinatos de civiles que se ha desatado en esta región y que tiene su más reciente desarrollo en el secuestro y ejecución de comuneros en Agua Bonita.
     
  • La guerra, la muerte, la violencia y el terror regresa a las comunidades y territorios del norte del Cauca

    COMUNICADO A LA OPINIÓN PÚBLICA: LA ASOCIACIÓN DE CABILDOS INDÍGENAS DEL NORTE DEL CAUCA -ACIN- CXHAB WALA KIWE, ante los hechos de violencia que vienen ocurriendo en los últimos días, se permite informar y denunciar la situación que se viene presentando en la zona del departamento del Norte del Cauca.
     
  • Convocatoria abierta a la audiencia pública: Violación de Derechos Humanos por parte del estado colombiano en el marco de las acciones de liberación de la Madre Tierra en el norte del Cauca

    Audiencia en La Empe...
    Desde el año 2005 atendiendo los mandatos comunitarios reactivamos la liberación de la Madre Tierra. La minería, la agroindustria de la caña y el agrocombustible, el conflicto armado, los cultivos de uso ilícito la están matando y no aguanta más, tampoco nosotros sus hijos, quienes la defendemos y la protegemos. La ausencia de una política agraria en el país, la alta concentración de la tierra en Colombia, la insuficiencia de tierras para los pueblos indígenas que habitamos la parte alta de la montaña, y para afrodescendientes y campesinos son razones suficientes para exigir la devolución de los territorios ancestrales y liberarlos del secuestro y explotación al que están sometidos.

Contexto Colombiano

  • Farc - Estado: No asesinen más pueblo con su guerra

    Una vez más queda claro que el objetivo es matar al pueblo con o sin uniforme. Hace poco mataron a 10 soldados, ahora denuncian el asesinato de por lo menos 5 civiles en Suárez. Además de estas recientes masacres, no olvidemos la del 2001, cuando igual que ahora se militarizó el territorio. En realidad no importa si las balas vienen de la guerrilla o del ejército, pues lo evidente es que en cada ataque venga de donde venga las y los muertos son colombianos empobrecidos usados como carne de cañón para que unos pocos acumulen. Para completar las FARC acaba de darle otro pretexto al gobierno para que ordenen el exterminio de más inocentes. No más guerra. Los masacradores del pueblo negocian La Paz matando, la negocian en medio de su guerra.
     
  • Asesinatos selectivos contra población desplazada afro en Bogotá

    Manifestación de la comunidad afro bogotana. (Foto: Movimiento Cimarron.)
    "Hay que darle piso a los negros". Algo muy grave está pasando en el barrio Caracolí en Ciudad Bolívar. Uno de los límites que tiene Bogotá con Soacha, en donde hay un importante asentamiento de familias afro, muchas de ellas desplazadas por la violencia, siete muchachos afrocolombianos han sido asesinados en un fin de semana. Las autoridades aún no tienen información sobre los autores materiales o intelectuales de los hechos. 
     
  • Comunicado público: AFRODES condena el asesinato de jóvenes miembros en ciudad Bolivar y Altos de Cazuca

    La Asociación Nacional de Afrocolombianos Desplazados AFRODES, nuevamente se permite denunciar el asesinato de varios de sus miembros en las localidades de Ciudad Bolívar en la Ciudad de Bogotá y Altos de Cazuza en la Ciudad de Soacha.
     

Vivencias Globales

  • Lucha Indígena 104: ¡No a la entrega del país a las transnacionales!

    Lucha-Indigena-104Esa es la riqueza de nuestro país que las grandes empresas transnacionales están asesinando. A los grandes capitales de Estados Unidos, Canadá, Europa, China, Rusia, no les importa matar la biodiversidad, envenenar el agua que bebe nuestro pueblo, que da vida a la agricultura y la ganadería que nos alimenta. Su único y sagrado objetivo es ganar cada vez más dinero, esa insaciable avidez de capital es la que nos está matando.
     
     
  • Acampe Qom en Capital: “La indiferencia nos mata”

    Acampe Qom en Capital: “La indiferencia nos mata”
    El referente Qom, Félix Díaz, lamentó que las autoridades desoigan los reclamos por derechos básicos para las comunidades originarias. Hace dos meses que acampan en Buenos Aires, sin agua ni condiciones mínimas. Pretenden dialogar con la Presidenta, pero no han recibido respuestas. El líder de La Primavera denunció que los gobiernos nacional y de Formosa se niegan a resolver el problema de la tierra. Exigen el respeto a su cultura.
     
  • "Bajamos de las montañas para decir no a la minería"

    Consulta popular 622x350Las montañas de Chalatenango fueron el escenario para una consulta popular histórica donde los pobladores salieron desde temprano de sus casas para votar, y no por una elección presidencial,  ni para alcaldes, sino, para decidir si la gente está o no de acuerdo en la explotación minera en la zona.
     

Comunicados

Restituir las tierras a las comunidades indígenas
COMUNICADO A LA OPINIÓN PÚBLICA NACIONAL E INTERNACIONAL Definitivamente, la sangre del indio, es apetecida por los hombres del ejército nacional, la policía y los agentes del ESMAD, como requisito previo para el ascenso militar. Así como la sangre del indio, alimentó la riqueza de unos criollos españoles en Colombia.
(253)
COMUNICADO A LA OPINIÓN PÚBLICA; Sigue la presión e intimidación a nuestros comuneros y comuneras quienes ejercen la liberación de la madre tierra

Comunidades, Autoridades tradicionales y la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca, ACIN – Cxhab Wala Kiwe, en cumplimiento de los principios culturales y territoriales, en el ejercicio de la Autonomía como pueblos indígenas del territorio y siguiendo nuestros mandatos, estamos en proceso de Liberación de nuestra madre tierra con el fin de restablecer la Armonía y el Equilibrio en nuestro territorio. Pero hacer valer nuestros derechos tiene un costo elevado en nuestro país y desde que comenzamos el proceso, el número de amenazas, persecuciones, procesos judiciales, estigmatizaciones y heridos van en incremento.

(813)

Documentos

Familias desplazadas de la masacre de Tortugaña Telembí, son re victimizadas por el Estado Colombiano a causa de los incumplimientos de los acuerdos pactados en Mesas de Concertación del Auto 174-2011
"Un Awá sin territorio no es Awá, para nosotros es parte fundamental de la cultura; así mismo, es importante, porque es el lugar donde aprendemos, enseñamos, nos alimentamos, vivimos y convivimos con otros seres (...) por eso somos gente de la selva: Inkal Awá” – Plan de salvaguarda étnico Awá - PSEA 
(67)
La amenaza fantasma
Nadie sabe dónde están, quienes son, y las autoridades mismas señalan que no existen; pero las “Águilas Negras” siguen amenazando defensores(as). Cifras del Boletín trimestral ENERO-MARZO de 2015  del Sistema de Información sobre Agresiones contra Defensores De Derechos Humanos En Colombia – SIADDHH, señalan el incremento de homicidios, atentados y amenazas contra líderes y defensores de los ddhh en Colombia.
(49)

ACIN - Çxhab Wala Kiwe

En la comuna 13 los 'paras' desaparecieron varias casas

Ratio:  / 0
MaloBueno 
alt
Casa del barrio Las Independencias que fue despojada y desvalijada por los paramilitares. En Medellín, decenas de familias fueron despojas de sus casas. Muchas de esas viviendas se convirtieron en guaridas de los paramilitares, que las desmantelaron hasta dejarlas en escombros.
 
María Carmenza*, líder comunitaria, llevaba seis años sin ver su casa. En el 2008,  volvió a Barrio Nuevo acompañada por varios funcionarios de la Personería de Medellín y la abogada que lleva su caso por desplazamiento ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Al llegar al lugar, descubrieron una estructura a punto de caerse a la que sólo le quedaban algunos muros, no tenía nada que ver con la casa en la que vivió trece años junto a sus tres hijas.
 
Su casa era de estilo campesino, los muros blancos, de bahareque, y el techo de teja. Tenía un corredor grande adornado de plantas, tres habitaciones, sala-comedor, cocina y una terraza pequeña. La compró por dos millones de pesos, los ahorros de muchos años, cuando su primera hija estaba en brazos. María Carmenza estaba contenta y tranquila porque la recién nacida tendría un lugar seguro donde crecer.
 
Un medio día de octubre del 2002, esta mujer salió de su casa con sus hijas, sin tiempo para llevarse ni una maleta con ropa. Días antes, apareció en las ‘listas negras’ de los paramilitares: a ella y a otros líderes comunitarios los señalaron como guerrilleros. “Nos llamaban a las casas y nos decían que ya iban a entrar al barrio, que nos iban a asesinar y que no iban a importar ni los hijos de nosotros”.
 
Semanas antes de la Operación Orión, realizada entre el 16 y el 20 de octubre de 2002 por tropas del Ejército y la Policía, agentes de seguridad allanaron varias casas con la excusa de que buscaban armamento o cualquier cosa que pudiera vincular a las personas con las milicias guerrilleras. Según María Carmenza, en esos operativos los líderes fueron reseñados. Ella cuenta que “en esos allanamientos, los militares le hacían alguna pinta a la fachada de la casa.  Esto era para mostrarles a los paramilitares dónde tenían que llegar”.
 
El día que la desplazaron del barrio, también otros cinco líderes abandonaron sus hogares por razones similares. “Esos hombres se apoderaron de nuestras casas. La usaron para quedarse a vivir allí o traían gente de otras partes. Desde eso no pudimos volver. Ellos se fueron quedando ahí en la casa y la fueron desvalijando. Tumbaron las lozas, los baños; decían que era que las necesitaban o que habían mandado por eso. Parecían unos comejenes. Hasta se llevaron las puertas”, recuerda María Carmenza.
 
Las viviendas de los líderes barriales fueron utilizadas por los paramilitares para distintos fines: trinchera para los enfrentamientos, caleta de armas, lugar para planear sus operaciones; también las usaron para vivir en ellas o las arrendaron a otras personas; incluso, llegaron a venderlas falsificando la firma de sus verdaderos dueños. En algunos casos, fueron usadas como centros de tortura y se dice que en los solares de algunas de esas viviendas puede haber cuerpos enterrados.  
 
Según datos recogidos por el Grupo de Memoria Histórica en el informe “La huella invisible de la guerra. Desplazamiento forzado en la Comuna 13”, durante y después de la Operación Orión trescientas cincuenta familias, conformadas por 1.785 personas, denunciaron 521 casos de abandono o pérdida de bienes. Una cifra que no corresponde a los casos que realmente se dieron porque muchos no han sido reportados por el miedo a denunciar los victimarios, quienes después de haber desplazado y despojado no dejaron de amenazar a sus víctimas.
 
Sandra González, investigadora de Corporación Región y quien participó en la elaboración del informe de la comuna 13, cuenta que “encontramos de manera reiterada que los principales responsables del despojo fueron los paramilitares. En ningún caso las personas señalaron las milicias. Era una práctica en la que ocupaban, usurpaban y se usufructuaban de las viviendas. La particularidad es que el despojo trajo consigo la destrucción de las viviendas”.
 
Entre el 2006 y 2008, el proyecto de Protección de Tierras y Patrimonio de la población desplazada, iniciativa de Acción Social, recibió setenta y siete solicitudes de protección, de las cuales veinticuatro eran de bienes en la comuna 13 que fueron abandonados entre el 2001 y 2007. Pero los medios para denunciar estos casos en el momento en que sucedieron no fueron efectivos. Además, la administración municipal se negaba a reconocer, en un principio, el desplazamiento intraurbano.
 
“Yo puse la demanda ante la Fiscalía, y solicité ayuda a la Red de Solidaridad, que es la Acción Social. Ellos se negaron, dijeron que solo era desplazado el que viene de un pueblo; luego empezaron a decir que ellos necesitaban saber cuáles eran mis intereses ideológicos y políticos por los que me habían sacado los grupos paramilitares de mi casa”, narra María Carmenza.
 
Ella se fue para un municipio aledaño a Medellín, y llegó con sus tres hijas a la casa de un familiar que les dio posada durante unas semanas. Luego empezó a trabajar el doble que antes para pagar arriendo y servicios, mercar y sostener el estudio de sus hijas. “Ha sido muy difícil pero no puedo desfallecer. A mis hijas les pude dar el estudio. Ya las dos mayores están en la universidad. Ellas me dan el aliento para salir adelante, han sido muy conscientes de los que nos sucedió”.
 
Al despojo lo sucedió la mora de servicios públicos e impuestos que no paró de cobrarse. A pesar de que con su denuncia a María Carmenza le dijeron que esos cobros se suspenderían, esto no sucedió. Muchos despojados tienen deudas que superan, incluso, el valor de la vivienda.
 
En Medellín, desde el 2009, entró en vigencia el amparo a la propiedad de inmuebles, a partir de esa fecha la Unidad de Desplazamiento Forzado ha recibido más de seiscientas solicitudes de protección. Además, esta Unidad y otras entidades que pertenecen a la Mesa Interinstitucional de Protección de Predios Urbanos Abandonados o en Riesgo de Abandono a consecuencia de la violencia, estudian una prueba piloto para la restitución urbana.
 
Pero este tipo de iniciativas gubernamentales no convencen a las víctimas y aún generan desconfianza, que se engendró por el trato que recibieron en el momento más difícil, cuando fueron expulsados de sus barrios y no recibieron ayuda humanitaria.
 
Según María Carmenza, ella al barrio no puede regresar: “compañeros que volvieron porque supuestamente la Alcaldía les iba brindar seguridad fueron asesinados. Entonces, uno no confía en el Estado. Igual, en este momento la situación está horrible. No hay condiciones para volver, siguen las matanzas, la retención de jóvenes”.
 
Como un indicio negativo, las víctimas de despojo recuerdan la supuesta entrega de casas que en  noviembre del 2006 hicieron en la comuna 13 voceros de la entonces Corporación Democracia, acompañados por el Programa Paz y Reconciliación de la Secretaría de Gobierno.
 
“La gente dice que eso fue una farsa. Entregaban un papel donde decía la dirección de la vivienda y el nombre de la persona. Ese papel era la restitución de las casas, en su mayoría, destruidas. Y los desmovilizados del Bloque Cacique Nutibara nunca reconocieron el despojo sino que decían que era un acto de reconciliación con las víctimas”, explica la investigadora González.
 
Con la Operación Orión no terminaron los casos de despojo. Siguió siendo una práctica con la que los grupos armados se benefician económicamente y afianzan su poder territorial.
 
Según González, hasta el 2009 se seguían registrando estos casos: “Tenemos la historia de una señora a la que en ese tiempo que se suponía ya no estaban los paramilitares, fue interpelada por ‘Los muchachos’. Le dijeron que necesitaban su casa apara guardar armas, luego empezaron a reunirse en ella para planear sus operaciones. Hasta que empezaron a exigirle que les planchara la ropa. La señora no se aguantó más y se fue. Ella no denuncia porque tiene miedo que la maten”.
 
Por su lado, María Carmenza no se resigna a la pérdida. Aunque de su casa solo queda el recuerdo, ella quiere que su caso sea reconocido por el Estado, y reclama lo mismo que el gobierno le ha prometido: verdad, justicia y reparación.
 
“Voy a seguir luchando por recuperar lo que era de nosotros. Mi caso ya está en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Creemos que va muy adelante, al menos los entes internacionales nos oyeron, porque acá el mismo Estado violentó una cantidad de derechos contra mi familia y mi persona”, dice.
 
Muchas veces, en eventos que convocan a las víctimas, María Carmenza se encuentra con algunos de que fueron sus vecinos. A ella le da tristeza porque ellos le recuerdan ese barrio al que le cogió tanto cariño. Pero al mismo tiempo, la nostalgia se esfuma y la reemplazan otras imágenes, las de los heridos y cuerpos sin vida abandonados que vio en esas callejuelas. Por eso prefiere mantenerse lejos y salvaguardar lo que durante los últimos diez años ha reconstruido con sus hijas.  
 
*Nombre cambiado para proteger la fuente.
 
Foto: Cortesía Corporación Región.
 

Add comment

Visitas

7263513
Hoy
Ayer
Esta semana
La semana pasada
Este mes
El mes pasado
Todos los días
1456
9052
20445
7170820
1456
310398
7263513

Tu IP: 54.161.198.195
Server Time: 2015-04-21 03:22:40

Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca - ACIN CXAB WALA KIWE - Territorio del Gran Pueblo correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Calle 3 - 7 A 20. Telefax: (2) 8290958 - (2) 8293999 Santander de Quilichao - Cauca – Colombia. Desarrollado por Gustavo Ulcué Campo Nasalucx Comunicaciones