Inicio
Una vida de liberación; un trabajo permanente para la libertad de la Madre Tierra

Una vida de liberación; un trabajo permanente para la libertad de la Madre Tierra

En el Norte del Cauca el machete no se deja quieto mucho tiempo. A pesar de la cosecha del café y de los trabajos que van acumulándose en las fincas que por fin pudieron recibir el agua vital de las lluvias,  las comuneras y comuneros siguen movilizados en la liberación de la Madre Tierra.

Tras 14 años de la masacre de Bojayá, comunidad esperan la garantía de sus derechos y la protección de su territorio

Tras 14 años de la masacre de Bojayá, comunidad esperan la garantía de sus derechos y la protección de su territorio

Desde el 29 de abril hasta el 1 de mayo, el Comité por los Derechos de las Víctimas de Bojayá se reunió en asamblea con aproximadamente 200 personas de los pueblos afrocolombianos e indígenas, en la Iglesia donde ocurrió la masacre de más de 70 personas, el 2 de mayo de 2002.

ONU Derechos Humanos rechaza amenazas contra defensores de derechos humanos afrocolombianos en Cauca

ONU Derechos Humanos rechaza amenazas contra defensores de derechos humanos afrocolombianos en Cauca

La Oficina en Colombia del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos expresa su rechazo y seria preocupación por las amenazas de muerte proferidas en contra de Eduard Mina, Francia Márquez, Jhon Jairo Valverde y varios familiares de Francia Márquez. Estos...

  • Una vida de liberación; un trabajo permanente para la libertad de la Madre Tierra

    Una vida de liberación; un trabajo permanente para la libertad de la Madre Tierra

    Lunes, 02 Mayo 2016 19:15
  • Tras 14 años de la masacre de Bojayá, comunidad esperan la garantía de sus derechos y la protección de su territorio

    Tras 14 años de la masacre de Bojayá, comunidad esperan la garantía de sus derechos y la protección de su territorio

    Martes, 03 Mayo 2016 13:01
  • ONU Derechos Humanos rechaza amenazas contra defensores de derechos humanos afrocolombianos en Cauca

    ONU Derechos Humanos rechaza amenazas contra defensores de derechos humanos afrocolombianos en Cauca

    Miércoles, 04 Mayo 2016 08:37

Nuestra Palabra

“Una cosa es lo que piensa el burro y otra cosa el que lo arrea”: Comuneros hablando de “incidir” en la Mesa de Negociaciones de Paz en la Habana- Cuba.

En la Junta Directiva del Consejo Regional indígena del Cauca- CRIC, realizada el 23 de febrero, en la María-Piendamó sitio de  convivencia, diálogo y negociación, las  comunidades de distintas zonas del Cauca  se repartieron en cuatro  comisiones para trabajar  “cuatro preguntas para analizar las problemáticas actuales de los pueblos indígenas”. 

 

Unas de estas preguntas fue: ¿Cómo incidir para que la mesa de negociaciones de paz en la Habana - Cuba, garantice el dialogo con los pueblos indígenas? La respuesta que dieron los participantes fue muy  concreta, señalaron  que la propuesta que dieron algunos líderes de incidir en la mesas de negociaciones de paz entre el gobierno y las guerrillas de las FARC sonaba de forma interesada, porque no es posible  participar en estos diálogos sin tener propuestas que sean construidas de forma consulta y por las bases, en este sentido es mejor exigir a los actores armados y el capital transnacional  que respeten los  territorios en vez de incidir en la mesa que no aborda la crisis del sistema capitalista. 

Menú Multimedia

  • Video inicio

    Intervención: Blanca Andrae Habla sobre proceso de paz

Nuestra Palabra Kueta Susuza

Contexto Colombiano

  • Comunidad indígena en putumayo dijo no a actividad petrolera de amerisur

    El pasado 29 de marzo el Pueblo Murui Monai de Jitoma, en Puerto Leguizamo en el departamento de Putumayo, hizo legitimo su derecho fundamental a la consulta previa para dar su negativa al proyecto de exploración y explotación petrolera en 9 pozos de la multinacional Amerisur Exploración Colombia Ltda.

     
  • SALVAR EL ÚLTIMO RÍO LIBRE Y LIMPIO DE ANTIOQUIA - COLOMBIA

    Estimados Ministros: por favor, solicito cancelar la licencia ambiental para el aprovechamiento de las aguas del Río Samaná Norte, con el proyecto hidroeléctrico Porvenir 2, adelantado por la empresa Celsia, cuyo accionista mayoritario es el grupo Argos S.A, y que fue aprobada de forma irregular por los siguientes argumentos:

     
  • Urge protección de indígenas de Acandí, Chocó

     

    El Juez Especializado en Restitución de Quibdó le solicitó a Procuraduría y Defensoría hacer seguimiento a las órdenes impartidas desde 2011 por la Corte Constitucional, en relación con la protección de los indígenas Embera de dos resguardos en Chocó.

     

    Mientras el procurador General de la Nación, Alejandro Ordóñez, interviene a favor de ganaderos y palmicultores que aseguran ser “víctimas” de la Ley de Restitución de Tierras, los indígenas Embera del municipio de Acandí, Chocó, continúan en situación de vulnerabilidad, sin que este organismo del Ministerio Público cumpla con la orden dada por la Corte Constitucional de apoyar, acompañar y vigilar las medidas de protección contenidas en la Sentencia T-129 de 2011.

    El “jalón de orejas” está contenido en la Auto Interlocutorio 074, fechado el pasado 19 de abril y proferido por el juez Primero Civil de Quibdó, Mario Lozano Madrid, especializado en Restitución de Tierras, a través del cual dicta medidas de protección a favor de los resguardos Chidima Tolo y Pescadito.

     

Vivencias Globales

  • Detienen militares por asesinato de Berta Cáceres

    En diciembre del 2013 hicimos un extenso reportaje en la región de Río Blanco y el lugar al lado de Río Gualqarque en donde la empresa constructora y consorcio Desa quiere levantar la represa Aguazarca.

     

    En ese entonces sabíamos por parte de Bertha que ella había sido acusada y amenazada por parte del vice jefe de la seguridad de la empresa, Douglas Bustillo. Éste habría dicho, según Bertha, que Copinh y Bertha eran guerrilleros. Enfrentamos a Bustillo con las acusaciones allá en el lugar por la obra, las cuales desmintió rotundamente.

     
  • Estados Unidos amenaza derechos indígenas

    Pretende fusionar Relator Especial y Mecanismo de Expertos Diseñan estrategia para fortalecer MEDPI  Obligación de Estados cumplimiento de la Declaración: Alta Comisionada de la ONU

    Genaro Bautista /AIPIN

    Palais des Nations. Ginebra. Estados Unidos lanzó una amenaza que lleva el propósito de reducir los derechos de los pueblos indígenas, al interior de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), de las siete regiones geopolíticas.

     
  • Heridos en agresión planificada a caravana en solidaridad al COPINH

    La Plataforma del Movimiento Social y Popular de Honduras (PMSPH) y las delegaciones que participaron en el Encuentro Internacional de los Pueblos "Berta Cáceres Vive", denunciamos que ayer a las 5:00 de la tarde, integrantes de la plataforma, de las delegaciones internacionales y nacionales que se movilizaban desde el Río Gualcarque hacia Tegucigalpa fueron agredidos y amenazados a muerte por un grupo de hombres al servicio de la empresa Desarrollos Energéticos S.A.(DESA)

     

Comunicados

Las autoridades tradicionales no han ofrecido la guardia indígena, para Salvaguardar zonas de ubicación de las FARC

Comunicado a la Opinión Pública Nacional e Internacional
 Ante el artículo aparecido el día 25 de febrero del presente año en el periódico el
Espectador titulado “Guardia indígena se ofrece para salvaguardar zonas de ubicación de las FARC”, la Consejería mayor del CRIC se permite aclarar lo siguiente: 

(1941)
EL AGUA NO ES UN NEGOCIO ES UN DERECHO FUNDAMENTAL.
Buenaventura Enero del 2016.
 
El COMITE DE LA AGUA Y LA VIDA DE BUENAVENTURA, desea, para este  año nuevo, la unidad y la decisión de 
 
lucha del pueblo para afrontar y lograr la solución definitiva a la problemática del agua y el alcantarillado de 
 
Buenaventura.
(538)

Documentos

Salud en Palogordo en Estado Terminal: nuevamente muere preso por falta de atención médica

La atención en salud es cada vez es más precaria por no decir grave; pareciera que no tiene cura mientras va cobrando vidas en la población privada de la libertad. Poco o nada le importa al Estado colombiano,  tampoco a los organismos de control conocedores de la problemática; ¿cuantos de nosotros: presos políticos, sociales deben morir en las mazmorras del régimen? para que la dignidad humana, según ellos, no sea violada y tema de preocupación por parte del Gobierno Nacional.

(18)
EL MOVIMIENTO SOCIAL Y SINDICAL DEL VALLE DEL CAUCA AMENAZADOS POR AUTODEFENSAS GAITANISTAS DE COLOMBIA – AUG

Las organizaciones sociales, sindicales y derechos humanos abajo firmantes denunciamos ante la comunidad nacional e internacional, las nuevas amenazas de las que ha sido objeto el movimiento social y organizaciones sociales en la región; las que se han venido presentando de manera reiterada, señalando y estigmatizando la labor de los defensores de los Derechos Humanos, de las organizaciones sindicales y en general del movimiento social; estas últimas amenazas han sido proferidas por grupos paramilitares que se hacen llamar movimiento gaitanista de Colombia y que mantienen presencia en la zona del Valle del Cauca y Cauca, amenazas que se han denunciado ante las autoridades competentes, sin que hasta el momento se hallen los responsables de dichas amenazas.

(111)

ACIN - Çxhab Wala Kiwe

Los indígenas del Cauca dan una lección al mundo

Ratio:  / 0
MaloBueno 
altLa gente del Cauca está enseñando. Quien tenga oídos para oír, que oiga…En estos últimos días apareció en los diarios brasileños la noticia de que un grupo de indios colombianos había ocupado una base militar en la ciudad de Toribio, región del Cauca, expulsando de allí al ejército. 
La noticia señalaba que los indígenas estarían cansados de vivir bajo el fuego cruzado de las fuerzas estatales y la guerrilla comandada por las Fuerzas Armadas Revolucionarias Colombianas, las FARC. Pero la sola noticia no da cuenta del largo proceso de lucha y de resistencia de las comunidades indígenas en esa estratégica región. Como de costumbre le ha faltado a la prensa brasileña la contextualización de los hechos.
 
La zona del Cauca se considera un importante y estratégico corredor que vincula la región amazónica al océano Pacífico y permite igualmente el paso al Ecuador, razón que ha alimentado la disputa entre el Estado y las FARC. Hay que añadir asimismo que la situación de guerra civil que vive Colombia tampoco es de ahora. Comenzó en el año 1948 cuando fue asesinado Jorge Gaitán, un político progresista liberal, en vísperas de ganar la elección presidencial, lo que desató una explosiva revuelta popular violentamente reprimida por las fuerzas reaccionarias, que ordenaron el crimen. Desde ese momento la población se vio obligada a armarse para enfrentarse a las fuerzas del ejército como también a numerosos grupos de bandoleros que aprovechaban del caos para robar y saquear.
 
Esta situación de inseguridad y de profunda violencia generó también –en la década de los 60– las fuerzas revolucionarias que bajo la inspiración marxista trataron de organizar al pueblo para alcanzar una ordenada toma del poder. Pero América Latina vivía la sorprendente revolución cubana y la reacción de los EE.UU. fue inmediata. No iban a permitir que surgiera otro foco socialista en su patio trasero. No fue por nada que desde los años 60 las dictaduras proliferaron en el continente.
 
A lo largo de los años y con la ayuda militar de los EE.UU. las fuerzas conservadoras siguieron dominando en Colombia, enfrentando persistentemente la reacción revolucionaria. Ese proceso que aún hoy continua ha causado profundas heridas en el tejido social. Los conflictos y combates que han segado la vida de mucha gente ya duran más de sesenta años. Y como si no fuera bastante persisten en el país los llamados paramilitares, grupos de combate contra la guerrilla formados por militares y mercenarios que imponen el terror. A estos se suman los narcotraficantes financiados por el sistema internacional que también invierten en milicias armadas. En el medio se encuentra el pueblo, la gente que quiere vivir en paz.
 
La región del Cauca es una de las más asoladas por los grupos armados debido a su estratégica localización. Allí viven comunidades indígenas que en todos estos años han venido entregando a sus hijos ya sea al ejército o a la guerrilla y que cotidianamente sufren los ataques de esas fuerzas armadas. Se trata de por lo menos unas 570.000 hectáreas de tierras comunales, en las que esas comunidades plantan y crían sus animales tradicionalmente.
 
La guerra civil que explotó en 1948, poco a poco fue perdiéndose en la memoria de la gente. Generación tras generación se vio enredada en conflictos y en la diaria lucha por la supervivencia. Muchos de los que vivieron los primeros años del conflicto fueron muriendo en el camino y se volvieron cada vez más oscuros los motivos de la revuelta. Hace ya mucho tiempo que Colombia busca el camino de la paz pero no logra pavimentar ese derrotero. En primer término porque el poder económico asociado a los EE.UU. no tiene la menor intención de que sus aliados dejen el poder. Por otra parte la guerrilla no avanza y se mantiene en perpetua resistencia. Y en medio de ese fuego cruzado está la gente común.
 
Los indígenas colombianos tienen una larga historia de luchas y resistencias. Primero contra el agresor colonial y ahora contra el Estado terrorista. La región del Cauca es especialmente muy aguerrida. A partir de 1971 la población indígena organizó el Consejo Regional Indígena del Cauca o CRIC, organización que ha sido protagonista de muchas luchas hasta llegar a organizar un grupo armado de autodefensa que terminó deponiendo las armas mediante un acuerdo de paz en 1991. Como todos los demás colombianos necesitaban defender sus vidas. A partir de la organización del CRIC los indígenas comenzaron a reivindicar sus derechos absolutamente perdidos en lo referente a la tierra, la educación, la salud, la protección de la naturaleza destruida por las empresas mineras.
 
La expulsión del ejército de sus tierras así como la de cualquier otro grupo armado –del tipo de las FARC, los paramilitares o los narcotraficantes– se halla amparada por la decisión comunitaria de poner fin a la sistemática desaparición de personas. “Queremos sembrar en nuestro territorio la paz telúrica e incorporarla a nuestra vida comunitaria”, dicen. Pero esa paz de la que hablan no es la de los vencedores de turno lo que significaría la muerte o el sometimiento de las comunidades ya sea al ejército o a la guerrilla. A ellos no les interesa dominar el territorio sino conservarlo para las futuras generaciones.
 
Una vez más los indígenas están tomando la palabra, siempre ignorada durante más de 500 años.
 
La forma de organizar la vida planteada por las comunidades indígenas no se parangona con el capitalismo imperial, como quiere el gobierno, ni con la forma socialista de matriz europea, como quiere la guerrilla. Los indígenas quieren vivir su vida sobre la base lógica de sus ancestros, con autonomía y autogobierno. Ellos quieren tener derecho a su forma de impartir justicia comunitaria, de escoger su economía, su educación y su salud. Quieren tener derecho a conservar, proteger y administrar los recursos naturales de su territorio. Por eso derribaron los portones del ejército y las carpas de los guerrilleros. “Tanto unos como otros nos expropian, nos quitan la vida y nos niegan el derecho a vivir según nuestra autónoma voluntad. Unos nos importan la guerra y los otros quieren enseñarnos a resistir. Ambos nos ignoran como pueblo” dicen.
 
De modo que las comunidades vinculadas al CRIC siguen una simple pauta de cuatro puntos:
 
1.- Que salgan todos los grupos armados de su territorio
 
2.- Que respeten la forma de organizar su vida
 
3.- Que dejen a su cuidado los recursos naturales
 
4.- Que no se sigan aprovechando de sus sufrimientos y que tampoco hablen de su resistencia.
 
Los indígenas del Cauca quieren que los reconozcan como comunidades autónomas y capaces. Basta ya de la vieja cantinela de que los pueblos autóctonos necesitan tutela y protección. Mantener esa visión es estancarse en el peor momento del mundo medieval. Es preciso que la izquierda y los intelectuales comprendan de una vez por todas que para entender al mundo indígena deben despojarse del paradigma occidental-eurocentrista y mirar al mundo con una óptica diferente, una visión autóctona. Ese ejercicio de humildad y respeto es hoy una obligación en América Latina. Las gentes del Cauca lo están mostrando. Quién tenga oídos que oiga.
 
 
Elaine Tavares
Brasildefato.com
 
Traducido para Rebelión por Susana Merino

 

Comments   

 
#1 Eric van den HOVE 2012-07-23 07:17
Lo unico que me permito ofrecer para este texto tan claro, es intentar ayudar a divulgar su mensaje.
Personalmente mi creencia es que el problema esta no en los grupos, sino en las armas de fuego. Mi propuesta es que la asociacion indigena (cualquiera que sea) promulga un tratado que mencione que: Cualquier persona (legal o ilegal) que utilice, posea, comercialice o produzca armas de uso privativo de las fuerzas armadas es declardo PERSONA NO GRATA en su territorio.
Para que los cabildos uno por uno segun la decision de sus mayores, se suscriba al tratado y lo haga cumplir.
Luego mi sugerencia es que el tribunal indigena, realice un juicio a las empresas que producen armas y que permite por su negligencia que terminen causando daño en personas inocentes.
Pensando Bonito - Diciendo Bonito - Haciendo Bonito.
 

Add comment

Visitas

12126206
Hoy
Ayer
Esta semana
La semana pasada
Este mes
El mes pasado
Todos los días
3211
8743
32892
12003640
32892
424837
12126206

Tu IP: 54.221.165.157
Server Time: 2016-05-04 08:46:19

Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca - ACIN CXAB WALA KIWE - Territorio del Gran Pueblo correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Calle 3 - 7 A 20. Telefax: (2) 8290958 - (2) 8293999 Santander de Quilichao - Cauca – Colombia. Desarrollado por Gustavo Ulcué Campo Nasalucx Comunicaciones