Inicio
Sembrar vida, ahí donde mero está la muerte…Jornadas de encuentros desde y con los pueblos de abajo para Resistir y Transformar

Sembrar vida, ahí donde mero está la muerte…Jornadas de encuentros desde y con los pueblos de abajo para Resistir y Transformar

SENTIDO Y CONTENIDO   Sembrar vida, ahí donde mero está la muerte, ha sido y es el camino/horizonte de millones de personas, organizaciones, colectivos, comunidades, pueblos, en campos y ciudades del Planeta Tierra para no desaparecer. Y también se ha vuelto nuestro...

Agresión paramilitar al orden del día en San José de Apartadó

Agresión paramilitar al orden del día en San José de Apartadó

  Nunca los paramilitares en esta zona han estado en la clandestinidad. Un empresario paramilitar sometido al procedimiento de la Ley 975/05 declaró que todos los comandantes de la Brigada XVII del ejército, desde los años 90, habían sido su mejor respaldo. Tampoco el accionar...

Inició la pre-cumbre de comunicación indígena en Bolivia

Inició la pre-cumbre de comunicación indígena en Bolivia

  El 17 de septiembre, inició la Pre-cumbre Continental de Comunicación Indígena Originaria Campesina en La Paz, Bolivia. Aproximadamente 250 delegados nacionales e internacionales de los colectivos de comunicación respondieron a esta convocatoria. El objetivo de este encuentro...

  • Sembrar vida, ahí donde mero está la muerte…Jornadas de encuentros desde y con los pueblos de abajo para Resistir y Transformar

    Sembrar vida, ahí donde mero está la muerte…Jornadas de encuentros desde y con los pueblos de abajo para Resistir y Transformar

    Martes, 16 Septiembre 2014 18:30
  • Agresión paramilitar al orden del día en San José de Apartadó

    Agresión paramilitar al orden del día en San José de Apartadó

    Miércoles, 17 Septiembre 2014 15:50
  • Inició la pre-cumbre de comunicación indígena en Bolivia

    Inició la pre-cumbre de comunicación indígena en Bolivia

    Jueves, 18 Septiembre 2014 13:15

Nuestra Palabra

De cómo nos están mapeando y despojando para "La paz"...

Las Expediciones Bowman coordinan al Pentágono, las universidades y organizaciones y líderes de procesos indígenas y populares. Donde quiera que se implementan hay guerra para la paz del modelo, sea México, Centro América o Colombia urbana y rural. Pasan mayormente desapercibidas. Sus ideólogos no son suficientemente estudiados ni controvertidos. Sus contrapartes gozan de recursos y prestigio. Los efectos en despojo y sometimiento son, ni más ni menos, la conquista hoy, en su modelo post-neoliberal, extractivista legitimado. Hay que hacerle Minga a esta amenaza real para conocerla y detenerla. Así No!!

Menú Multimedia

  • Video inicio

    Hagamos Memoria: Denuncias de Gloria Cuartas, exalcaldesa de Apartadó sobre masacre paramilitar

Nuestra Palabra Kueta Susuza

  • El Pueblo Awá continúa en resistencia en medio de los que buscan deslegitimar su lucha

    A pesar de que la manifestación se ha desarrollado de manera pacífica, las tropas del Ejército Nacional pertenecientes al batallón de montaña Nº53 a cargo del Teniente Aguilar que se encuentran en inmediaciones a la movilización, han estado ejerciendo presión sobre los cabildantes tratando de deslegitimar la acción que en el ejercicio de su Autonomía y reivindicación de sus derechos viene realizando el pueblo indígena; 
     
  • Nariño: El Pueblo Awá se moviliza frente al estruendo de los fusiles y el silencio indiferente del estado colombiano

    Las autoridades tradicionales Awá asociados a la Unidad Indígena del Pueblo Awá -UNIPA, damos a conocer a la sociedad colombiana y la opinión pública nacional e internacional de la movilización masiva que se adelantará a partir del día 10 de septiembre del año en curso, por tiempo indefinido y de manera simultánea en la vía Pasto-Tumaco y vía Junín-Barbacoas del departamento de Nariño.
     
  • Caloto, Cauca: Asesinado Joaquín Gómez Muñoz, docente de la vereda El Credo

    La situación de violencia se agudiza en el Cauca. Mientras los voceros del gobierno y las FARC se contradicen en sus anuncios oficiales sobre los avances en los diálogos en la Habana, el pueblo colombiano enfrenta el recrudecimiento de la guerra; y el departamento del Cauca, uno de los botines por los que se debaten, gobierno, guerrilas y empresas, sigue siendo uno de los territorios más golpeados.  

Contexto Colombiano

  • La cuestión agraria

    Ofende leer a Hommes, el ministro de César Gaviria, quien tuvo a cargo implantar la “apertura económica”, causante de la más grave crisis agraria de la historia rural colombiana, pontificar ahora, sobre qué hacer para superar tan enorme daño al agro nacional.
     
  • Campesinos del Putumayo continúan en el dialogo

    Yules Anzueta, líder campesinoLos campesinos del Putumayo continuaran con los diálogos con el Gobierno Nacional a pesar de las dificultades registradas en las últimas horas cuando uno de sus lideres fue detenido por las autoridades por el supuesto delito de subversión y terrorismo.
     
     
  • ¿Sí serán los pájaros los que agreden a las escopetas?

    La persecución a nuestra Comunidad de Paz de San José de Apartadó está saturada de episodios macabros y absurdos, pero quizás algo faltaba: que nos demandaran por “perseguir” y “amenazar” a quienes nos han masacrado, torturado, desplazado, violado, despojado, estigmatizado, calumniado y arruinado.

     

Vivencias Globales

  • Campesinos salvadoreños promueven su receta sostenible

    La campesina Brenda Arely Sánchez abre con su machete un obturado canal en el estero Cuche de Monte, en la bahía de Jiquilisco, en la costa pacífica de El Salvador. Los sedimentos cierran los canales y ponen en peligro el ecosistema de manglares. Crédito: Edgardo Ayala/IPS
    Campesinos de una de las zonas costeras más frágiles de El Salvador impulsan un modelo de crecimiento económico sostenible, que respete el ambiente y ofrezca educación y seguridad a la población, como claves para el despegue de la región.
     
  • Cajamarca: Denuncian intención trasvasar aguas de la laguna El Perol

    El secretario de la Plataforma Interinstitucional Celendina (PIC),  Milton Sánchez, denunció que el gobierno y la empresa Minera Yanacocha, teniendo por intención el trasvase de las aguas de la laguna El Perol, para poder hacer reservorios en las inmediaciones del proyecto Conga, han cambiado al director de la Autoridad Administrativa de Agua VI Marañón.
     
  • “Taller Internacional Audiovisual Indígena en Ngulumapu”

    Afiche WebConvocatoria para el Taller Audiovisual Indígena de CLACPI y la Minga de Saberes por la Comunicación Indígena. Postulaciones del 9 al 22 de septiembre. Lxs esperamos! 
     
     

Comunicados

La guerra continúa afectando nuestra vida y nuestra Mama Kiwe - Madre Tierra
Las Autoridades Indígenas del Norte del Cauca que integramos la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca-ACIN, nuevamente expresamos nuestro rechazo y alertamos a la comunidad nacional e internacional acerca de la agudización del conflicto armado en nuestros territorios, en lo que ha corrido de este año han sido asesinados tres maestros comunitarios.
 
(141)
Caloto – Cauca: Acciones de control territorial en los Cabildos Indígenas de Huellas, Toez y López Adentro
Los tres cabildos de Caloto convocan a Armonizar el territorio mediante el desalojo de maquinaria para la extracción minera que afecta el territorio y la comunidad. Responsabilizar a los mineros de la cuenca del río Palo, actores armados, socios y compañías de propietarios de fincas privadas aledañas por cualquier tipo de retaliación física psicológica a comuneros, guardias indígenas, cabildantes y comunidad en general de los cabildos ejecutantes de la resolución número 001-02-2014. El encuentro será a partir del 3 de abril del 2014.
(2219)

Documentos

Deplazamiento por enfrentamiento armado Farc y Ejército, en el Consejo comunitario Guapi Abajo – Guapi (Costa Pacífica del Cauca)
Las 2 familias que resistían en la comunidad de “El Partidero” (porque todo el resto de la población y de las comunidades cercanas llevan más de 3 años desplazadas) y 10 familias indígenas en el Consejo comunitario de comunidades negras de Guapi Abajo – municipio de Guapi (costa pacífica de Cauca), se desplazaron desde el día 9 de septiembre de 2014 a raíz del fuego cruzado entre el Ejército y el Frente 29 de las Farc- Ep.
(12)
Continuan los asesinatos en la industria petrolera
Una vez más  rechazamos a quienes creen que todas las diferencias se  pueden resolver a punta de pistola, ensañándose  con los trabajadores del sector petrolero. Hoy lamentamos  la muerte de Germán Arturo Ariza Camacho y Jairo Aguilar, contratistas de la empresa Termotécnica Coindustrial, quienes  fueron asesinados el domingo 14 de septiembre, de 2014, mientras realizaban labores de inspección en el oleoducto Caño Limón Coveñas, en jurisdicción de la vereda Villa Nueva, municipio de Teorama, Norte de Santander.
(19)

ACIN - Çxhab Wala Kiwe

Si todos fuéramos Toribío

Ratio:  / 0
MaloBueno 

Tal vez por primera vez los colombianos estamos escuchando con respeto a los indígenas del norte del Cauca: se lo han ganado por su actitud vertical al rechazar por igual a todos los actores armados. Un ejemplo de dignidad.

Una seguridad equivocada

Si todos fuéramos Toribío y tuviésemos el valor civil y el coraje de los indígenas del norte del Cauca, la paz estaría más cercana — como una llave que debemos forjar entre todos en el yunque de la civilidad — y la guerra quedaría confinada retumbando en exclusivos clubes capitalinos, como un eco de dementes. Pero no.

Resulta que somos citadinos que nos refugiamos en unidades residenciales y edificios custodiados por compañías de seguridad privada: nuestro mayor desvelo y obsesión parecería ser el evitar a cualquier precio resultar víctimas de la inseguridad. Incluso a muchos los tiene sin cuidado convertirse en cómplices de victimarios, con tal de vivir seguros.

Por eso somos incapaces de imaginar una seguridad sin armas, sin cámaras de vigilancia en cada esquina y sin una nutrida presencia policial en las calles.

Por la misma razón, bastantes citadinos confunden el Estado de derecho con la fuerza que protege exclusivamente sus derechos. Su ciudadanía se agota en el ejercicio de sus ganancias, el aumento de sus valores bursátiles y la defensa de sus privilegios.

Una mayoría considerable imagina a la Fuerza Pública como una red más amplia de seguridad privada que se extiende por el territorio nacional al servicio del turismo, la recreación y los negocios: “Vive Colombia, viaja por ella”.

En fin, en nuestras ciudades predomina una seguridad individual paranoica que se nutre del miedo y de la desconfianza, sustentada en el poder del dinero que proporciona escoltas, compañías de vigilancia privada y hasta generosas recompensas oficiales.

Por ello, en los barrios periféricos y marginales donde los derechos, los bienes y los servicios estatales realmente escasean, paradójicamente son las bandas armadas ilegales quienes brindan la seguridad o desatan el terror, según sus conveniencias personales y afinidades ideológicas.

El Estado compra lealtades fugaces de redes de informantes y pretende que con solo añadir el adjetivo “democrática” va a dotar de legitimidad y derecho a dicha política. Pero con toda su parafernalia de “cooperantes” y una mayor presencia de la Fuerza Pública, la política de seguridad no ha funcionado realmente ni en el departamento de Cauca ni en muchas otras ciudades y regiones del campo colombiano: es decir, donde más falta hace.

Incluso su prestigio mediático no ha logrado ocultar la tenebrosa sombra de los “falsos positivos”, pues ya han sido condenados 14 miembros del Ejército por el asesinato de jóvenes de Soacha, víctimas de una red de seguridad nada democrática y peligrosamente criminal por sus resultados prácticos Todos los anteriores y dolorosos acontecimientos demuestran que es una falacia equiparar “seguridad democrática” y paz.

Una paz telúrica y ciudadana

Así lo están demostrando, con sus palabras y acciones, los indígenas organizados en el Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC) y en la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca (ACIN), con la vocería de Feliciano Valencia y el respaldo monolítico de la Guardia Indígena, exigiendo a todas las organizaciones armadas por igual — desde la Fuerza Pública hasta las FARC — que los dejen sembrar la paz telúrica en su territorio y cosecharla en su vida comunitaria.

Aquella paz que sólo germina a partir de acuerdos que honran la palabra y de la Minga que dignifica la vida de todos, protegida por el poder civil de su invencible Guardia Indígena. No quieren la paz de las fosas y de los campos minados, de los bombardeos oficiales y de las celadas guerrilleras, de los falsos discursos gubernamentales y de las quimeras revolucionarias, que cada día cobran más víctimas indígenas y campesinas.
Hernando_Llano_Angel_guardia_indigena
La política de seguridad no ha funcionado realmente ni en el departamento de Caucani en muchas otras ciudades y regiones del campo colombiano: es decir, donde más falta hace.   

Repudian la paz de los vencedores, que sólo aumenta el odio de los vencidos y su infinita e inagotable memoria vengativa. Esa paz que se proclama todos los días, desde hace más de medio siglo, en los partes de victoria oficial contra los “bandoleros” de ayer y los “terroristas” de hoy. Y que a su vez los “terroristas” desmienten con sus “heroicas” acciones contra la Fuerza Pública, donde casi siempre la mayoría de las víctimas terminan siendo civiles.  

Los indígenas repudian y rechazan esa criminal paz por la que deliran todos los “señores de la guerra”, desde los uniformados hasta los pusilánimes “ciudadanos de bien”, siempre dispuestos a elegir a quien imparta órdenes para que otros maten y mueran en nombre de la “patria” y la “democracia”.

Seguramente por ello los pueblos indígenas no cuentan con ejércitos, sino con guardia indígena, no disponen de armas sino de bastones, no tienen proyectiles sino palabras. Y con ellos forman un vasto tejido humano que presta seguridad a la comunidad y a la “Madre Tierra”, porque están comprometidos con una paz telúrica, en armonía cósmica con la vida: saben bien “que sólo el equilibrio deshace la fuerza”.

No les interesa tanto dominar, controlar, expoliar o explotar el territorio, sino conservarlo y legarlo a las generaciones venideras en beneficio de todos. Por eso están empeñados en que abandonen el territorio de sus resguardos y municipios aquellos que a punta de armas y violencia o leyes y tratados comerciales pretenden aniquilar el orden de la vida para proteger las inversiones de su orden.

Textos que inspiran respeto

En tal empeño no temen confrontar a los mercaderes, tanto los legales como los ilegales. A los narcotraficantes los han emplazado desde tiempo atrás, como dejaron constancia en la Declaración Final de la Segunda Minga proclamada en Tacueyó en febrero de 2009 en su sexto punto:

“Los cultivos de coca se han convertido también en un pretexto de intervención de los actores armados legales e ilegales. Se han convertido en una estrategia de ampliación territorial y de suplantación de la autoridad indígena por parte de las FARC, que aprovechándose de la situación económica de algunas familias que tienen cultivos, pretende imponerles impuestos, aplicarles supuestas normas y cooptarlos. También los cultivos se utilizan como pretexto para la intervención del Estado, que ha incumplido totalmente los compromisos de erradicación voluntaria, desconoce nuestras propuestas de sustitución de cultivos, y en cambio privilegia la guerra química, los mecanismos militares y el involucramiento de las comunidades en la estrategia de guerra”.

“Con el pretexto de su guerra contra el Estado, la insurgencia ataca a las comunidades y busca suplantar nuestra autoridad. Mientras nosotros construimos un gobierno municipal popular que le rinde cuentas a los cabildos y a la asamblea de comuneros, la guerrilla se toma los municipios, destruye nuestras casas y da pretexto para que la fuerza pública invada las comunidades; nosotros, con la autoridad de nuestros bastones, desmontamos las trincheras de la policía del centro de Caldono, Toribío y Jambaló para que su presencia no afecte a la población civil, mientras la guerrilla deja minas antipersona y no tiene ninguna consideración por la gente que no hace parte de la guerra; mientras nosotros sin ningún temor le hacemos juicio político a los militares que han asesinado a comuneros indígenas, ellos secuestran a miembros de nuestras comunidades para ajusticiarlos por supuestos delitos, como si no hubiéramos dado prueba de tener mejor capacidad de aplicar justicia comunitaria que ninguna otra institución.

Es como si estuvieran en contra del poder popular y del gobierno directo de los comuneros indígenas; pareciera que están por la toma del poder que los sectores populares y los indígenas hemos construido con mucho esfuerzo, y hubieran renunciado a tomarse el poder que tienen los ricos”.

Por todo lo anterior, concluyen en la Declaración de Jambaló:

“Apoyamos todo esfuerzo hacia un proceso de paz que se dé en el territorio nacional, siempre y cuando sea una paz dialogada, concertada con la población civil y con soluciones prácticas a los problemas a corto, mediano y largo plazo. No aceptamos la intervención de ningún actor armado o externo en nuestra vida, en nuestro ejercicio de gobierno propio y libre determinación, o la aplicación de justicia; exigimos a unos y otros, que respeten el Derecho Internacional Humanitario y los Derechos Humanos, a que no nos involucren en actividades militares, a que no nos ataquen a mansalva”.

Si todos tuviéramos la coherencia que han demostrado los indígenas al no separar la palabra de la acción, entonces nuestro poder civil haría posible la paz, porque los violentos no tendrían otra opción que deponer sus armas y aceptar los argumentos de la vida, la justicia y la dignidad que hoy encarnan los pobladores de Toribio y el norte del Cauca.

Por eso deberíamos empezar a reconocer que Toribio somos todos y construir juntos, en una Minga nacional, una paz telúrica y ciudadana, sin vencedores ni vencidos, donde la reconciliación sea posible en torno a la memoria, la verdad y la dignidad de todas las víctimas junto al cuidado y el respeto de nuestra “Madre Tierra”.

Para mayor comprensión de la actual coyuntura, consultar la declaración del CRIC: "Terminar la guerra, defender la autonomía, reconstruir los bienes civiles y construir la paz".

http://razonpublica.com/index.php/regiones-temas-31/3103-si-todos-fueramos-toribio-.html

Comments   

 
#1 Miller 2012-07-18 12:17
Todos los colombianos de una manera u otra, tenemos sangre indígena en nuestras venas, la Paz en un territorio se logra siguiendo unos lineamientos políticos serios, que busquen el beneficio de un país como un todo, sentir orgullo de lo que representa el Estado y sus dirigentes, la época revolucionaria ha demostrado que ya pasó a ser un cartel de narcotráfico y debemos apoyarnos en lo que tenemos y lo único fuerte son las fuerzas militares, no son perfectas pero con ellas podemos contar.
 

Add comment

Visitas

007242
Hoy
Ayer
Esta semana
La semana pasada
Este mes
El mes pasado
Todos los días
7242
0
7242
0
7242
0
7242

Tu IP: 54.161.175.231
Server Time: 2014-09-18 17:12:16

Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca - ACIN CXAB WALA KIWE - Territorio del Gran Pueblo correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Calle 3 - 7 A 20. Telefax: (2) 8290958 - (2) 8293999 Santander de Quilichao - Cauca – Colombia. Desarrollado por Gustavo Ulcué Campo Nasalucx Comunicaciones