Inicio
Cómo se planea la maquinaria de exterminio en el mundo

Cómo se planea la maquinaria de exterminio en el mundo

 Reflexiones y haceres a partir de la masacre de estudiantes de Ayotzinapa. Como parte de las Jornadas de Encuentros desde y con los pueblos de abajo para resistir y transformar: Sembrar vida ahí donde mero esta la muerte.

Chocó: El conflicto armado pone en riesgo a los Wounaan

Chocó: El conflicto armado pone en riesgo a los Wounaan

  Comunicado Wounaan Municipio Litoral del San Juan-Chocó   Los wounaan del municipio de Litoral del San Juan, sigue con mucha preocupación por la situación que se está presentando en la región, la tranquilidad de las comunidades no es como antes, por la...

Cauca: “La memoria de resistencia de nuestro pueblo indígena se debe seguir caminando”

Cauca: “La memoria de resistencia de nuestro pueblo indígena se debe seguir caminando”

  La comunidad indígena del resguardo de Toribío se concentró en la vereda el Tablazo, el pasado 7 de octubre. Alrededor de las semillas, artesanías, juegos, música, danzas y comida propia, se escucharon relatos de los que se han ido de este mundo terrenal. Se escucharon los...

  • Cómo se planea la maquinaria de exterminio en el mundo

    Cómo se planea la maquinaria de exterminio en el mundo

    Miércoles, 22 Octubre 2014 12:52
  • Chocó: El conflicto armado pone en riesgo a los Wounaan

    Chocó: El conflicto armado pone en riesgo a los Wounaan

    Miércoles, 22 Octubre 2014 19:30
  • Cauca: “La memoria de resistencia de nuestro pueblo indígena se debe seguir caminando”

    Cauca: “La memoria de resistencia de nuestro pueblo indígena se debe seguir caminando”

    Jueves, 23 Octubre 2014 20:29

Nuestra Palabra

Carta abierta por la masacre de Ayotzinapa

"... somos un caso más de gente desaparecida, en México y en Guerrero se mata gente por los llamados "daños colaterales" por sus chingadas políticas entre diferentes fuerzas... nosotros no queremos ser parte de esto, queremos un México Justo y Libre." Omar García - sobreviviente de la Masacre de estudiantes de Ayotzinapa, México.

Menú Multimedia

  • Video inicio

    El periódico LUCHA INDÍGENA. Director: Hugo Blanco

Nuestra Palabra Kueta Susuza

  • Persecución y atentado a nuestros líderes, lideresas, autoridades tradicionales y espirituales

    COMUNICADO A LA OPINIÓN PÚBLICA. Violentar la pervivencia de un pueblo es un etnocidio de carácter cultural, quitarle la vida a un ser indígena, es exterminar una cultura, historia y una memoria de pueblos es matar la vida total. De ahí que atentar contra un líder indígena para las comunidades es una tragedia de incalculables magnitudes para la pervivencia como pueblos milenarios. 
     
  • Cauca: “territorios libres de minería”

    La importancia de la pervivencia de las comunidades indígenas es la garantía de los territorio libre de minería y políticas neoliberales. El tema minero-energético fue uno de los problemas más discutido por los participantes del congreso extraordinario del CRIC, quienes durante los días 14, 15, 16 de octubre replicaron la inconformidad ante la falta de garantías a ejercer los decretos ya firmados de salud y educación y sistemas general de participación, que de ningún modo cumple con la libertad plena de los territorios indígenas. 
     
  • Congreso del CRIC, acuerdos firmados y la soberanía de los territorios indígenas

    El primer día se inició hablando del post conflicto para las comunidades indígenas. Con la participación de aproximadamente 700 personas se dio inicio al congreso extraordinario del  CRIC, el día 13 de octubre de 2014, en la María Piendamó. El trabajo inició con la ponencia del senador Antonio Navarro Wolff sobre “Política agraria y post acuerdos de La Habana”, también se realizó la socialización de los avances del proceso del Auto 004 en la zona norte del Cauca a cargo de Alejandro Casamachín; y finalmente la socialización de los Talleres de capacitación en Consulta Previa, por parte de delegados del ministerio del interior.

Contexto Colombiano

  • La misión de transformar el campo colombiano

    Con el sugestivo y bello título de “Saldar la deuda histórica con el campo”, fue presentado el 14 de octubre de 2014 el informe sobre el marco conceptual de la Misión para la Transformación del Campo, integrada por expertos en el sector rural y dirigida por el connotado economista José Antonio Ocampo.
     
  • Derecho de Petición al Presidente Santos

    "...Como puede ver, Señor Presidente, todos los argumentos de sus subalternos para negarse a acatar la sentencia quedan pulverizados ante los fundamentos tan nítidos de la Corte..." 
     
  • Bombardeos, espionajes, control y creciente poderío paramilitar: así protege el Estado a sus ciudadanos

    Nuevamente nuestra Comunidad de Paz, eleva un clamor urgente ante la solidaridad Nacional e Internacional, por la retencion ilegal del Joven Yhon Eider Flores Serna retenido por la Brigada Movil XI del Ejercito Nacional. De igual forma colocamos ante la humanidad y la historia los nuevos hechos de horror contra nuestra Comunidad de Paz y la poblacion civil de nuestro entorno:
     

Vivencias Globales

  • México: Un Estado fallido planificado

    DF. Exigen investigar desaparición de normalistas en Iguala, Guerrero. Foto: Miguel DimayugaEl Estado se ha convertido en una institución criminal donde se fusionan el narco y los políticos para controlar la sociedad. Un Estado fallido que ha sido construido en las dos últimas décadas para evitar la mayor pesadilla de las elites: una segunda revolución mexicana.
     
     
  • Bolivia: Competencia de la Justicia Comunitaria en tema minería

    EDITORIAL: Ciudadela del conocimiento y de la tecnología, El gobierno propone un proyecto desarrollar y exportar tecnología. Meritorio propósito que, para ser efectivo, debe empezar por desmontar ideas y estructuras que el mismo gobierno ha implementado hasta ahora.
     
  • México: Cholula, 54 años de prisión a inocentes, represión, montajes y terror por denunciar otro negocio corrupto del estado criminal

    Ahora mismo amenazan y reprimen a la población de Cholula. Compartimos el testimonio de sus pobladores. Mientras México y el mundo se encuentran sacudidos por los hechos de Iguala Guerrero en los que quedó una vez más en evidencia la colusión entre los poderes del Estado Mexicano a todo nivel, la Fuerza Pública y grupos paramilitares vinculados al narcotráfico en una guerra de terror y exterminio contra los pueblos para beneficio de intereses de acumulación del Capital Transnacional, en Cholula, Puebla, esta misma guerra genera hechos aterradores. Cholula es un lugar ancestral, sagrado, permanentemente habitado desde hace por lo menos 3000 años. 
     
     

Comunicados

ACIN: Una vez más la justicia que nos debería proteger nos persigue
Nuevamente las comunidades indígenas somos víctimas de la acciones de persecución y estigmatización por parte del gobierno nacional. Esta vez el comunero indígena MANUEL ANTONIO BAUTISTA PEQUI quien es parte de la guardia indígena de la CHXAB WALA KIWE, que ha asumido diversos cargos en la organización como coordinador local y zonal de Guardia indígena, ha sido detenido y posiblemente condenado por rebelión, cuando justo venía realizando un trabajo de prevención de reclutamiento de niños y niñas, jóvenes en el territorio.
(111)
Cauca: Pese a las intimidaciones la comunidad indígena seguirá defendiendo su territorio
COMUNICADO A LA OPINIÓN PUBLICA: Después de la minga colectiva que se realizó en el mes de febrero en el Resguardo Indígena de Huellas - Caloto por la defensa de nuestro territorio y de los recursos naturales, más concretamente en el río Palo, hemos venido sufriendo una serie de intimidaciones a algunas autoridades y líderes de nuestro resguardo.
 
(172)

Documentos

Indígenas Awá presentan su exposición de resistencia y memoria en Bogotá
Tejiendo Memoria y Resistencia +inkal Awá, del Resguardo indígena Tortugaña Telembí
 
Por todos nuestros hermanos y hermanas que cayeron,
por los desaparecidos que buscan,
por la dignidad del pueblo quebrantada,
por el hambre y la abundancia de nuestras riquezas que se juntan,
por el territorio profanado por esta guerra injusta,
por aquellos que no conocieron el Katsa su
por nuestros espíritus protectores que nos acompañan en este largo camino de resistencia.
(Fragmento del proyecto expositivo  ¡Ñambi y Telembí viven! Tejiendo Memoria y Resistencia Awá.)
(26)
Declaración de Dignidad Cafetera Nacional
Ante las declaraciones del Ministro de Agricultura, Doctor Aurelio Iragorri, en el sentido que el programa de Protección del Ingreso del Caficultor -PIC- no iría el año entrante y que -el que se adelanta durante este año- se daría por terminado y los recursos, aún sin ejecutar, se trasladarían a atender otros rubros del Ministerio de Agricultura queremos señalar lo siguiente:
(33)

ACIN - Çxhab Wala Kiwe

Si todos fuéramos Toribío

Ratio:  / 0
MaloBueno 

Tal vez por primera vez los colombianos estamos escuchando con respeto a los indígenas del norte del Cauca: se lo han ganado por su actitud vertical al rechazar por igual a todos los actores armados. Un ejemplo de dignidad.

Una seguridad equivocada

Si todos fuéramos Toribío y tuviésemos el valor civil y el coraje de los indígenas del norte del Cauca, la paz estaría más cercana — como una llave que debemos forjar entre todos en el yunque de la civilidad — y la guerra quedaría confinada retumbando en exclusivos clubes capitalinos, como un eco de dementes. Pero no.

Resulta que somos citadinos que nos refugiamos en unidades residenciales y edificios custodiados por compañías de seguridad privada: nuestro mayor desvelo y obsesión parecería ser el evitar a cualquier precio resultar víctimas de la inseguridad. Incluso a muchos los tiene sin cuidado convertirse en cómplices de victimarios, con tal de vivir seguros.

Por eso somos incapaces de imaginar una seguridad sin armas, sin cámaras de vigilancia en cada esquina y sin una nutrida presencia policial en las calles.

Por la misma razón, bastantes citadinos confunden el Estado de derecho con la fuerza que protege exclusivamente sus derechos. Su ciudadanía se agota en el ejercicio de sus ganancias, el aumento de sus valores bursátiles y la defensa de sus privilegios.

Una mayoría considerable imagina a la Fuerza Pública como una red más amplia de seguridad privada que se extiende por el territorio nacional al servicio del turismo, la recreación y los negocios: “Vive Colombia, viaja por ella”.

En fin, en nuestras ciudades predomina una seguridad individual paranoica que se nutre del miedo y de la desconfianza, sustentada en el poder del dinero que proporciona escoltas, compañías de vigilancia privada y hasta generosas recompensas oficiales.

Por ello, en los barrios periféricos y marginales donde los derechos, los bienes y los servicios estatales realmente escasean, paradójicamente son las bandas armadas ilegales quienes brindan la seguridad o desatan el terror, según sus conveniencias personales y afinidades ideológicas.

El Estado compra lealtades fugaces de redes de informantes y pretende que con solo añadir el adjetivo “democrática” va a dotar de legitimidad y derecho a dicha política. Pero con toda su parafernalia de “cooperantes” y una mayor presencia de la Fuerza Pública, la política de seguridad no ha funcionado realmente ni en el departamento de Cauca ni en muchas otras ciudades y regiones del campo colombiano: es decir, donde más falta hace.

Incluso su prestigio mediático no ha logrado ocultar la tenebrosa sombra de los “falsos positivos”, pues ya han sido condenados 14 miembros del Ejército por el asesinato de jóvenes de Soacha, víctimas de una red de seguridad nada democrática y peligrosamente criminal por sus resultados prácticos Todos los anteriores y dolorosos acontecimientos demuestran que es una falacia equiparar “seguridad democrática” y paz.

Una paz telúrica y ciudadana

Así lo están demostrando, con sus palabras y acciones, los indígenas organizados en el Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC) y en la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca (ACIN), con la vocería de Feliciano Valencia y el respaldo monolítico de la Guardia Indígena, exigiendo a todas las organizaciones armadas por igual — desde la Fuerza Pública hasta las FARC — que los dejen sembrar la paz telúrica en su territorio y cosecharla en su vida comunitaria.

Aquella paz que sólo germina a partir de acuerdos que honran la palabra y de la Minga que dignifica la vida de todos, protegida por el poder civil de su invencible Guardia Indígena. No quieren la paz de las fosas y de los campos minados, de los bombardeos oficiales y de las celadas guerrilleras, de los falsos discursos gubernamentales y de las quimeras revolucionarias, que cada día cobran más víctimas indígenas y campesinas.
Hernando_Llano_Angel_guardia_indigena
La política de seguridad no ha funcionado realmente ni en el departamento de Caucani en muchas otras ciudades y regiones del campo colombiano: es decir, donde más falta hace.   

Repudian la paz de los vencedores, que sólo aumenta el odio de los vencidos y su infinita e inagotable memoria vengativa. Esa paz que se proclama todos los días, desde hace más de medio siglo, en los partes de victoria oficial contra los “bandoleros” de ayer y los “terroristas” de hoy. Y que a su vez los “terroristas” desmienten con sus “heroicas” acciones contra la Fuerza Pública, donde casi siempre la mayoría de las víctimas terminan siendo civiles.  

Los indígenas repudian y rechazan esa criminal paz por la que deliran todos los “señores de la guerra”, desde los uniformados hasta los pusilánimes “ciudadanos de bien”, siempre dispuestos a elegir a quien imparta órdenes para que otros maten y mueran en nombre de la “patria” y la “democracia”.

Seguramente por ello los pueblos indígenas no cuentan con ejércitos, sino con guardia indígena, no disponen de armas sino de bastones, no tienen proyectiles sino palabras. Y con ellos forman un vasto tejido humano que presta seguridad a la comunidad y a la “Madre Tierra”, porque están comprometidos con una paz telúrica, en armonía cósmica con la vida: saben bien “que sólo el equilibrio deshace la fuerza”.

No les interesa tanto dominar, controlar, expoliar o explotar el territorio, sino conservarlo y legarlo a las generaciones venideras en beneficio de todos. Por eso están empeñados en que abandonen el territorio de sus resguardos y municipios aquellos que a punta de armas y violencia o leyes y tratados comerciales pretenden aniquilar el orden de la vida para proteger las inversiones de su orden.

Textos que inspiran respeto

En tal empeño no temen confrontar a los mercaderes, tanto los legales como los ilegales. A los narcotraficantes los han emplazado desde tiempo atrás, como dejaron constancia en la Declaración Final de la Segunda Minga proclamada en Tacueyó en febrero de 2009 en su sexto punto:

“Los cultivos de coca se han convertido también en un pretexto de intervención de los actores armados legales e ilegales. Se han convertido en una estrategia de ampliación territorial y de suplantación de la autoridad indígena por parte de las FARC, que aprovechándose de la situación económica de algunas familias que tienen cultivos, pretende imponerles impuestos, aplicarles supuestas normas y cooptarlos. También los cultivos se utilizan como pretexto para la intervención del Estado, que ha incumplido totalmente los compromisos de erradicación voluntaria, desconoce nuestras propuestas de sustitución de cultivos, y en cambio privilegia la guerra química, los mecanismos militares y el involucramiento de las comunidades en la estrategia de guerra”.

“Con el pretexto de su guerra contra el Estado, la insurgencia ataca a las comunidades y busca suplantar nuestra autoridad. Mientras nosotros construimos un gobierno municipal popular que le rinde cuentas a los cabildos y a la asamblea de comuneros, la guerrilla se toma los municipios, destruye nuestras casas y da pretexto para que la fuerza pública invada las comunidades; nosotros, con la autoridad de nuestros bastones, desmontamos las trincheras de la policía del centro de Caldono, Toribío y Jambaló para que su presencia no afecte a la población civil, mientras la guerrilla deja minas antipersona y no tiene ninguna consideración por la gente que no hace parte de la guerra; mientras nosotros sin ningún temor le hacemos juicio político a los militares que han asesinado a comuneros indígenas, ellos secuestran a miembros de nuestras comunidades para ajusticiarlos por supuestos delitos, como si no hubiéramos dado prueba de tener mejor capacidad de aplicar justicia comunitaria que ninguna otra institución.

Es como si estuvieran en contra del poder popular y del gobierno directo de los comuneros indígenas; pareciera que están por la toma del poder que los sectores populares y los indígenas hemos construido con mucho esfuerzo, y hubieran renunciado a tomarse el poder que tienen los ricos”.

Por todo lo anterior, concluyen en la Declaración de Jambaló:

“Apoyamos todo esfuerzo hacia un proceso de paz que se dé en el territorio nacional, siempre y cuando sea una paz dialogada, concertada con la población civil y con soluciones prácticas a los problemas a corto, mediano y largo plazo. No aceptamos la intervención de ningún actor armado o externo en nuestra vida, en nuestro ejercicio de gobierno propio y libre determinación, o la aplicación de justicia; exigimos a unos y otros, que respeten el Derecho Internacional Humanitario y los Derechos Humanos, a que no nos involucren en actividades militares, a que no nos ataquen a mansalva”.

Si todos tuviéramos la coherencia que han demostrado los indígenas al no separar la palabra de la acción, entonces nuestro poder civil haría posible la paz, porque los violentos no tendrían otra opción que deponer sus armas y aceptar los argumentos de la vida, la justicia y la dignidad que hoy encarnan los pobladores de Toribio y el norte del Cauca.

Por eso deberíamos empezar a reconocer que Toribio somos todos y construir juntos, en una Minga nacional, una paz telúrica y ciudadana, sin vencedores ni vencidos, donde la reconciliación sea posible en torno a la memoria, la verdad y la dignidad de todas las víctimas junto al cuidado y el respeto de nuestra “Madre Tierra”.

Para mayor comprensión de la actual coyuntura, consultar la declaración del CRIC: "Terminar la guerra, defender la autonomía, reconstruir los bienes civiles y construir la paz".

http://razonpublica.com/index.php/regiones-temas-31/3103-si-todos-fueramos-toribio-.html

Comments   

 
#1 Miller 2012-07-18 12:17
Todos los colombianos de una manera u otra, tenemos sangre indígena en nuestras venas, la Paz en un territorio se logra siguiendo unos lineamientos políticos serios, que busquen el beneficio de un país como un todo, sentir orgullo de lo que representa el Estado y sus dirigentes, la época revolucionaria ha demostrado que ya pasó a ser un cartel de narcotráfico y debemos apoyarnos en lo que tenemos y lo único fuerte son las fuerzas militares, no son perfectas pero con ellas podemos contar.
 

Add comment

Visitas

001444
Hoy
Ayer
Esta semana
La semana pasada
Este mes
El mes pasado
Todos los días
1444
0
1444
5306573
1444
307843
1444

Tu IP: 54.234.74.85
Server Time: 2014-10-26 04:04:15

Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca - ACIN CXAB WALA KIWE - Territorio del Gran Pueblo correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Calle 3 - 7 A 20. Telefax: (2) 8290958 - (2) 8293999 Santander de Quilichao - Cauca – Colombia. Desarrollado por Gustavo Ulcué Campo Nasalucx Comunicaciones