Inicio
Cauca - Colombia: Violencia del ESMAD en medio de los diálogos entre gobierno y comunidades indígenas

Cauca - Colombia: Violencia del ESMAD en medio de los diálogos entre gobierno y comunidades indígenas

  BOLETIN N° 7 DE DERECHOS HUMANOS. El Tejido Defensa de la Vida y los Derechos Humanos de ACIN informa a la opinión pública nacional e internacional que en desarrollo de las acciones legítimas de liberación de la madre tierra, y pese a las voluntades de dialogo expresados...

Corteros del Ingenio Risaralda declaran huelga

Corteros del Ingenio Risaralda declaran huelga

Denuncian persecución sindical y exigen contratación directa e indefinida Desde tempranas horas de este lunes 2 de marzo, unos 500 corteros de caña afiliados al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Industria Agropecuaria (Sintrainagro) en el Ingenio Risaralda, ubicado en el Valle del...

Los indígenas tienen derecho a representar sus propios intereses. Nadie puede suplantarlos

Los indígenas tienen derecho a representar sus propios intereses. Nadie puede suplantarlos

Todd Howland, representante de la ONU en Colombia del Alto Comisionado para los Derechos Humanos recoge en una columna lo que no han querido ni podido entender ni asumir los poderes, los actores armados y la gran mayoría de la sociedad colombiana: los pueblos indígenas no deben ser salvados,...

  • Cauca - Colombia: Violencia del ESMAD en medio de los diálogos entre gobierno y comunidades indígenas

    Cauca - Colombia: Violencia del ESMAD en medio de los diálogos entre gobierno y comunidades indígenas

    Martes, 03 Marzo 2015 18:24
  • Corteros del Ingenio Risaralda declaran huelga

    Corteros del Ingenio Risaralda declaran huelga

    Miércoles, 04 Marzo 2015 09:54
  • Los indígenas tienen derecho a representar sus propios intereses. Nadie puede suplantarlos

    Los indígenas tienen derecho a representar sus propios intereses. Nadie puede suplantarlos

    Miércoles, 04 Marzo 2015 11:10

Nuestra Palabra

Cauca - Colombia: La estrategia militar golpea a las comunidades indígenas que liberan la Madre Tierra

Nos preguntamos qué está pasando en el norte del Cauca. Los diálogos de Paz siguen en la Habana, los medios oficiales y el gobierno aseguran que ambos actores armados no han incumplido el acuerdo de cese al fuego bilateral, pero en el Cauca siguen las amenazas, la persecución y los homicidios; en lo corrido que va del año 2015 el lugar más asediado ha sido Caloto.

Menú Multimedia

  • Video inicio

    NECESITAMOS LA TIERRA PARA DEFENDER LA NATURALEZA

Nuestra Palabra Kueta Susuza

  • Cauca - Colombia: Comunero indígena de Pitayó asesinado por el ejército nacional

     
    Un soldado, de la Fuerza de Tarea Apolo del Ejército, asesinó a un comunero de la vereda Caparrosa, jurisdicción del resguardo indígena de Pitayó, en el municipio de Silvia Cauca. La fuerza pública en cabeza del ejército nacional continúa con el Proyecto de Muerte en los territorios indígenas.
     
  • Cauca - Colombia: Ataque informatico contra los medios comunitarios

    Informamos a la comunidad y la opinión pública que las páginas web nasaacin.org, pueblosencamino.org, orewa.org.co, somosdefensores.org, entre otras páginas web de las organizaciones indígenas, sociales y afros de Colombia, que se encuentran alojadas en el servidor del Proceso de Comunidades Negras - PCN, dejaron de funcionar durante la mañana del día 2 de marzo del presente año, después de sufrir un ataque técnico a la estructura de seguridad del servidor.
     
  • ¡La memoria de nuestros Talul (mayores) permanece latente para la liberación de la madre tierra!

    Un llamado por la pervivencia de la vida de todos los nasas en la minga de la liberación de la madre tierra, en el Territorio Indígena Ancestral de Corinto.


    Cuentan los abuelos que pactada la constitución nacional de Colombia en 1886, cuatro años después se les hizo un reconocimiento a los indígenas por la participación de lucha libertadora contra los españoles. Esta bondad que parecía tan prometedora en el desarrollo del principio de la democracia y la participación, sólo se convirtió en instrumento para socavar y continuar con la política de extermino del pueblo indígena.

Contexto Colombiano

  • Resistencia y dignidad contra la guerra

    La comunidad de Paz de San José de Apartadó, en Colombia, conmemora los 10 años de la masacre con la que quisieron acabarla y se dispone a celebrar sus 18 años de vida como organización que no admite a ningún actor armado en su territorio

    Natalia tenía 5 años, Santiago; su hermano, apenas dos. Vivían en una de las veredas de la comunidad de Paz de San José de Apartado, en lo alto de una montaña del Urabá antioqueño. Su padre Alfonso Bolívar suplicó que no los matarán, pero ya viendo el inminente final le dijo a la niña que debían prepararse para un largo viaje. Natalia cogió entonces una ropita para su hermanito y la metió en una bolsa. Los paramilitares y los militares del Ejército colombiano que habían irrumpido en la casa, efectivamente, no tuvieron piedad de los pequeños y acabaron degollándolos. “Mátenlos porque sino de mayores acabarán siendo guerrilleros”, dijeron según consta en la reconstrucción de los hechos acaecido en el juicio.

     
  • Campesinos de Arauca resisten intento de desalojo por parte de la OXY

    En un nuevo intento de desalojo que pretende realizar la multinacional petrolera contra campesinos y desplazados en Arauca, las comunidades mantienen  una férrea resistencia que ya completa 16 meses. El nuevo intento de desalojo fue postergado hasta definir la ubicación geográfica de los predios entre el Municipio de Arauca y Arauquita.

     
  • Las autoridades indígenas Inga y Kamentsa del Valle de Sibundoy, le dicen no a la multinacional minera Angloamerican PCL

    TERRITORIO TAMABIOY: Los Pueblos Indígenas Kamëntsá Biyá e Inga habitamos desde tiempos milenarios en el gran Territorio Ancestral Carlos Tamabioy área comprendida dentro de los Departamentos de Nariño, Putumayo y Cauca, al suroccidente Colombiano en Sur América
     
     

Vivencias Globales

  • Video documental: Asfaltar Bolivia

    Yurakarés, Moxeños y Chimanes conviven en las riberas de los caudalosos ríos Isiboro y Sécure y afluentes tributarios. Sus habitantes, se refugiaron allí arrinconados por el avance de la colonización su pronunciamento es tajante: rechazan la fragmentación de su territorio por la cuchilla de una carretera ajena a sus vidas e intereses. Es legítima su defensa? Debe el progreso nacional usurpar el destino de unos pueblos para articular el trían de mercancías?
     
  • En México hay una guerra contra los jóvenes

    Una declaración de guerra. No será un siglo de guerras convencionales, pero ya es, y por lo visto así seguirá, un periodo histórico de guerras nombrables o innombrables por agua, petróleo, viento, tierras. Porque un dios o porque otro, por la ruta de un negocio.

     
  • Geopolítica y guerra: reconociendo el contexto actual y la guerra global del capital contra los pueblos

    El 18 de febrero de 2015, se realizó el encuentro sobre Geopolítica y Guerra de Pueblos en Camino. Provocó Raúl Zibechi con Comentario de Héctor Mondragón. El encuentro se realizó por vía electrónica en audio. El contenido de este encuentro se comparte por escrito y en audio.

     

Comunicados

Cauca: S . O . S
La Asociación de Cabildos Indígenas de la Zona Norte del Cauca – ACIN informa, que las familias de la comunidad del territorio ancestral de Corinto Cauca, el pasado mes de diciembre, tomaron la decisión de liberar la madre tierra que les pertenece y que han permanecido ocupando pacíficamente los predios denominados: Miraflores, Quebrada Seca, García arriba, Granaditas. 
(671)
Nuevamente los actores armados que operan en la zona colocan a nuestros niños indígenas en medio del fuego cruzado, ocupan bienes civiles y nos señalan como colaboradores de uno u otro bando en conflicto.

COMUNICADO A LA OPINIÓN PÚBLICA  
Nuevamente nuestras comunidades están siendo víctimas de un conflicto que no es nuestro y los actores  armados nos acusan de ser colaboradores de uno u otro bando. 

(87)

Documentos

Murió el embera Sixto Marmolejo Chiripua
El indígena Embera Dopida de 42 años que sufrió un accidentado el día 20 de febrero de 2015, hora 9,00 AM, cuando se encontraba preparación la tierra para cultivar arroz y maíz, le cayó una rama de un arbolo en la cabeza, lo cual lo dejó inconsciente del golpe que recibió. El medico de Juradó que lo atendió le dio una orden de remisión urgente a un HOSPITAL de III nivel, nunca fue remitido de inmediato.
(19)
Asesinan al periodista Edgar 'Quintín' Quintero en Palmira
El periodista se encontraba en una panadería de la zona céntrica de Palmira cuando fue abordado por un desconocido quien le propinó seis impactos de bala. El periodista de Radio Luna, Edgar Quintero, más conocido como 'Quintín' fue asesinado en la noche de este lunes en Palmira.
(25)

ACIN - Çxhab Wala Kiwe

¿Quién quiere borrar los Resguardos Coloniales?

Ratio:  / 0
MaloBueno 

alt

Una nueva ofensiva contra los resguardos indígenas coloniales se originó en una certificación que debía dar el Incoder ante el ministerio de Hacienda para certificar su existencia, para que la nación le pagara al respectivo municipio el impuesto predial correspondiente al Resguardo, según la ley 44 de 1990 y la ley 223 de 1995. El 24 de septiembre de 2009, el Incoder desconoció los títulos coloniales debidamente al declarar unilateralmente y sin que mediara norma alguna que todos los Resguardos coloniales debían someterse a procesos de clarificación de propiedad y reestructuración registrados. 
Además, afirmó que ningún Resguardo colonial estaba en su base de datos, lo cual es contradicho por documentos de Planeación Nacional y por la base datos que el Incora entregó a la Comisión de Territorios Indígenas en 1997 y que debía estar en Incoder después de su creación en 2003.
 
Luego, el pasado gobierno, en vez de rectificar la declaración arbitraria de un funcionario, la convirtió en el decreto 441 de 2010, el cual sorpresiva e ilegalmente, ordenó al Incoder reestructurar todos los resguardos coloniales antes del 31 de diciembre de 2011. Este decreto violó la Constitución doblemente al establecer que todos los Resguardos coloniales se  reestructuran sólo “con las tierras poseídas por los miembros de la parcialidad a título individual o colectivo, y los predios adquiridos o donados a favor de la comunidad por el Instituto Colombiano de la Reforma Agraria -INCORA u otras entidades”. Esto significa ni más ni menos que excluir del Resguardo tierras que forman parte de él, pero de las cuales fueron ilegalmente despojados los indígenas y que por ello ya no poseen. Significa volver al régimen de indio desplazado, indio despojado y viola la constitución, primero porque se desconoce un derecho adquirido con justo título y segundo, porque los Resguardos indígenas son inalienables. Además contraría la jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que, por ejemplo, sentenció el 29 de marzo de 2006, en el caso de la comunidad Sawhoyamaxa contra Paraguay, que “la posesión no es un requisito que condicione la existencia del derecho de recuperación de las tierras indígenas.”
 
Este decreto ya no está vigente y por el momento ha sido sustituido por el artículo 70 de la ley 1450 del Plan Nacional de Desarrollo, que sin colocar un plazo, reproduce la exigencia de posesión actual como condición para incluir una tierra en la reestructuración de un resguardo, pero añade un parágrafo según el cual la reestructuración se hará “de conformidad con los procedimientos acordados entre el Gobierno Nacional y la Comisión Nacional de Territorios Indígenas, dentro del marco de la Mesa Nacional de concertación de pueblos indígenas”. Este parágrafo se suprime en la versión de abril de 2012 del proyecto de ley de tierras y desarrollo rural.
 
Una versión de febrero del mismo proyecto de ley era aún más agresiva y franca en el desconocimiento del derecho adquirido a la propiedad del Resguardo colonial, al exigir la efectiva “ocupación” de la tierra y desconocer que los indígenas poseen tierras que no ocupan porque son sagradas, de protección ambiental, de uso cultural o territorios de caza, pesca y recolección. Esa aversión decía que:
 
“El Incoder reestructurará los resguardos de origen colonial, mediante el proceso de clarificación establecido en esta Ley, considerando la verificación del territorio efectivamente ocupado por los miembros de la parcialidad a título individual o colectivo y los predios adquiridos o donados a favor de la comunidad por el Instituto Colombiano de la Reforma Agraria INCORA u otras entidades y la vigencia legal de los respectivos títulos de las tierras efectivamente ocupadas.”
 
La redacción actual, aunque menos franca, facilita de todos modos la legalización de despojos territoriales. Sobre el Resguardo colonial existe un derecho adquirido de propiedad colectiva y cuya validez se presume al estar debidamente registrado y debe ser quien lo cuestiona quien presente pruebas en contra. El proceso de clarificación que el proyecto de ley dispone, da en cambio valor de prueba de propiedad a escrituras fabricadas mediante “negocio jurídico celebrado entre particulares” antes de 1974. 
 
Una larga historia de despojos
 
Los resguardos indígenas creados por la corona española, suponía de por sí, que los indígenas eran despojados de las mejores tierras agrícolas y minas de oro y plata y debían conformarse con una parte secundaria de su antiguo territorio. A pesar de eso la lucha por aplicar la legislación de Indias fue difícil por la oposición violenta de los conquistadores, pero los resguardos terminaron por vivir desde 1584, en parte gracias a la resistencia indígena, pero también a la necesidad de alimentos y mano de obra en la colonia, para la cual los resguardos fueron una importante fuente de abastecimiento.
 
No obstante desde la misma colonia los resguardos comenzaron a ser borrados, obra que comenzó el visitador José María Campuzano, quien por ejemplo “extinguió” el resguardo y el pueblo de Busbanzá (Boyacá) y ordenó a los indígenas trasladarse a Gámeza y procedió a rematar las tierras. Lo mismo ocurrió con otros 25 resguardos “visitados” entonces por Campuzano y por Andrés Berdugo. En Cusiana, declararon “vacante” (sin propietarios) el resguardo, porque no vieron indígenas allí asentados y solamente observaron a uno que iba pasando, lo cual se debía desde luego a que los indígenas de ese territorio eran nómadas y por tanto no construían pueblos.
 
La “vacancia” para acabar con los resguardos coloniales fue ampliamente utilizada por la república, que por supuesto no dejó las cosas en manos de un visitador sino que exigió una sentencia judicial de vacancia. Un ejemplo de cómo operaba el asunto puede servir el ejemplo del general Manuel María Palacio, quien se había enamorado del territorio del resguardo de Tubará (Atlántico), porque en una zona denominada “Los Volcanes” si se prendía una hoguera no se apagaba ni con la lluvia y se descubrió que era porque allí había una nueva riqueza, gas natural. Perteneciente al bando triunfador de la guerra civil de 1885, con la protección de los barcos de guerra de Estados Unidos frente a Cartagena, Palacio nombró juez municipal de Tubará a su hermano, quien declaró la “vacancia” del resguardo y lo remató, para que no por casualidad lo comprara Manuel María.
 
Mediante la ley 55 de 1905, de la Asamblea convocada por el general Rafael Reyes, la declaración “vacancia” de los resguardos se facilitó y se convirtió en un procedimiento administrativo, registrado en una notaría, lo cual facilitó a las autoridades del municipio de San Andrés de Sotavento (Córdoba) declara que los indios zenúes no existían para proceder a vender sus tierras. Caso plasmado en el video “Manda el gobierno que los indios no existen”.
 
Otros resguardos, entre ellos la mayoría de los que quedaban en Cundinamarca y Boyacá, fueron disueltos, mediante procedimientos reglamentados desde 1832. Los Hernando de Soto de la época convencía a los indígenas de la importancia de poder arrendar y vender sus tierras, las cuales luego perdieron una por una. Varios litigios judiciales se desataron sobre la transparencia y veracidad de las disoluciones, por ejemplo en el Tolima, pero lo cierto es que por esta vía muchos resguardos coloniales dejaron de existir.
 
Como si las “vacancias” y disoluciones no fueran suficientes, se aprobaron leyes de la república para disolver desde arriba y a la fuerza los resguardos. La ley 32 del 1920 abolió el resguardo indígena de Yumbo (Valle), que se consideraba “un obstáculo” al desarrollo industrial y agrícola. La ley 55 de 1948 abolió el resguardo de los indígenas umbrá y embera de Quinchía (Caldas).
 
Como se ve la mano blanca ha estado muy activa borrando o recortando resguardos coloniales y aun en aquellos que están vigentes aparecen escrituras fabricadas en notarías a favor de particulares que reclaman así la propiedad de fincas dentro de estos resguardos. El desplazamiento forzado durante las últimas décadas agrava la situación de despojo que se prolonga desde el pasado.
 
Se repite la historia
 
El proyecto de ley del gobierno repite la historia del ataque a los resguardos coloniales, mucho más la del despojo de los territorios indígenas no titulados.
 
La ley 160 de 1994, vigente, establece que “no podrán hacerse adjudicaciones de baldíos donde estén establecidas comunidades indígenas o que constituyan su hábitat, sino únicamente y con destino a la constitución de resguardos indígenas”. El proyecto del gobierno modifica esta norma y dice que “no serán adjudicables los terrenos baldíos” “donde se encuentren asentadas tradicionalmente comunidades étnicas, de acuerdo con certificación expedida por el Ministerio del Interior”.
 
Esto significa que desean adjudicar otra vez, como se hacía antes de la ley 30 de 1988, la parte del territorio indígena que no puede calificarse de “asentamiento”, es decir áreas ecológicas, culturales y especialmente de agricultura itinerante y de caza y recolección, donde no hay una ocupación sedentaria sino rotativa o estacional. Antes de la ley 30 el ministerio de Gobierno podía autorizar la adjudicación a particulares de una parte territorio indígena, ahora bastaría que certificara que un área no es territorio indígena, como ya lo ha hecho en los casos del puerto de Dibuya, el resguardo Achagua y los hoteles del parque Tayrona, para que una tierra fuera adjudicada a particulares 
 
Así mismo el proyecto del gobierno elimina la norma que expresamente protege a los pueblos indígenas nómadas, seminómadas y horticultores itinerantes y que dice que “los territorios tradicionalmente utilizados por pueblos indígenas nómadas, seminómadas o agricultores itinerantes para la caza, recolección u horticultura, que se hallaren situados en zonas de reserva forestal a la vigencia de esta Ley, sólo podrán destinarse a la constitución de resguardos indígenas”. Para eliminar esta protección el Estatuto Rural, ley 1152 de 2007, declarado inconstitucional, había sustituido la palabra “utilizados” por “ocupados”, anulando en la práctica la norma. El territorio indígena incluye no solamente las tierras ocupadas, sino la totalidad del hábitat de las regiones utilizadas de alguna otra manera.
 
La forma en que la mano blanca quiere vuelve sobre los territorios indígenas se completa con la eliminación en el proyecto del gobierno del gobernó de la norma de la ley 160, vigente, que reconoce y garantiza la inalienabilidad de las reservas indígenas y que dice: “Los terrenos baldíos determinados por el Incora con el carácter de reservas indígenas, constituyen tierras comunales de grupos étnicos para los fines previstos en el artículo 63 de la Constitución Política y la Ley 21 de 1991”. Las reservas indígenas eran ya un territorio recortado y cuando se convertían en resguardos, eran recortadas nuevamente en forma extrema, como pasó con los Sikuani y los Kofán. Siendo inalienables, según la constitución, no pueden ser más recortadas.
 
El gobierno ha presentado su proyecto a consulta de los pueblos indígenas. ¿Será que va a atender a sus propuestas?
 
Héctor Mondragón
Economista e investigador colombiano, asesor del movimiento campesino, indígena y de afrodescendientes.

Comments   

 
#1 HELMER VASQUEZ COLL 2012-07-26 13:52
HECTOR,Soy desendiente de la civilizacion Kamaash-hu o Mokaná como se nos conoce hoy,mis ancestros habitaron el norte de caribe colombiano,mas exactamente en el antiguo Departamento de Bolivar,hoy Atlánticoy fuimos despojados de nuestras tierras resguardadas por maquinación dolosa,mi bisabuelo,abuelo y parientes lucharon por recuperar el resguardo de indigenas tubara,hasta 1944,que mi abuelo fue apartado por la fuerza del mismo. Me gustaria saber como emprender la batalla juridica para que el estado nos devuelva lo robado.
 

Add comment

Visitas

002340
Hoy
Ayer
Esta semana
La semana pasada
Este mes
El mes pasado
Todos los días
2340
0
48999
6666671
48999
321333
2340

Tu IP: 54.161.236.195
Server Time: 2015-03-05 05:23:22

Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca - ACIN CXAB WALA KIWE - Territorio del Gran Pueblo correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Calle 3 - 7 A 20. Telefax: (2) 8290958 - (2) 8293999 Santander de Quilichao - Cauca – Colombia. Desarrollado por Gustavo Ulcué Campo Nasalucx Comunicaciones